ESPECIAL

ALEJER o la lucha continua contra la ludopatía

Alejer

La Asociación Leganense de Jugadores en Rehabilitación (ALEJER) nació hace 25 años de la mano de Miguel Ángel García y en colaboración de cuatro terapeutas con el objetivo de ayudar a aquellas personas afectadas por el trastorno de ludopatía. En la actualidad cuenta con 12 terapeutas que se turnan según los días de terapia.

Un reportaje de Rocío Alameda Valiente, Andrea Andrade Naula y Ana Cristina Fernández López del Castillo.

♦ No debemos olvidar que el juego es bueno para los seres humanos. Los niños tienen que jugar para comunicarse con los demás, pero esto no tiene nada que ver con la ludopatía, esa urgencia a ‘jugar’ de forma persistente y progresiva y psicológicamente incontrolable. Convertido en un problema de una amplia dimensión, además de ser un problema social, la ludopatia debe ser atajada y para ello los afectados por este trastorno deben ponerse en manos de personas que les ayudarán a superarlo y a retomar el control de una vida normal. La Asociación Leganense de Jugadores en Rehabilitación (ALEJER) intenta, con los medios que dispone, ofrecer esa ayuda a las personas que se acercan hasta ellos.

En la actualidad, esta asociación, ubicada en el Hotel de Asociaciones de Leganés, cuenta con 12 terapeutas que se van turnando según los días de terapia. Dichos terapeutas son familiares de jugadores y exjugadores o, mejor dicho, jugadores en rehabilitación. En las terapias participan una media de 30-40 personas, entre el total de días de terapia.

En cuanto al perfil de personas que acuden a ALEJER, este es el de aquellos para los que el juego se ha convertido en una necesidad.

Respecto a las terapias, existen dos tipos. En la primera, llamada ‘terapia de choque’, los terapeutas transmiten su experiencia como jugadores; además, los acompañantes, que por regla general son mujeres de jugadores, cuentan sus experiencias al convivir con el jugador. Esta terapia tiene una duración de 8 a 10 meses o, incluso, puede llegar al año.

La segunda terapia se lleva a cabo a partir de un año; en ella, llamada también ‘terapia de espejo’, se busca más el fondo de la propia persona, porque, en realidad, el problema de la ludopatía es un problema de actitud, es un problema de una personalidad que no ha crecido como tenía que crecer. Además, durante esa segunda parte, hablan de sus sensaciones, de sus vidas, de sus principios, de sus miedos, de por qué han llegado a dónde han llegado, qué tienen que solucionar en sus vidas para no depender del juego.

Además de estas terapias, en ALEJER se realizan otras actividades, como las relacionadas con la convivencia. Así, un día en verano, todos celebran una comida en el campo, donde no se habla de terapias, sino que se apuesta por la confraternidad y la convivencia. En navidad, también, se organiza una cena con el mismo fin.

Esta asociación, que siempre ha actuado y actuará sin ánimo de lucro, solo recibe una ayuda mínima que únicamente cubre los gastos de mantenimiento de la oficina, lo cual no permite contar con profesionales como psicólogos. Pero, como entidad local quiere estar presente en la vida social de Leganés y, por ello, participa, junto con otras asociaciones relacionadas con temas de salud en eventos como ‘La semana de la salud’, colocando un stand en el recinto que ofrece el Ayuntamiento para este fin y donde los vecinos pueden informarse sobre su labor.

Introducir alguna novedad es uno de los objetivos que tienen en mente, pero no les es fácil llevarlo a cabo por cuestiones económicas. Aun así, están en contacto con otras asociaciones para recibir asesoramiento a nivel organizativo.

 

Entrevista a un jugador anónimo:

“ALEJER me ha ayudado a saber lo que soy, a saber qué límites me tengo que marcar, qué actitudes tengo que cambiar, qué es lo que no debo hacer”

P: ¿Cómo viniste aquí?

R: Vine aquí después de un montón de años de tirar por la borda mi vida con el tema de máquinas y demás. También porque mi mujer me dijo “o te pones en tratamiento o vas a algún sitio o sino te vas de casa”. Entonces, llega un momento que sopesas la balanza y piensas: ¿qué me interesa: irme de casa, seguir en casa, cambiar mi vida?”. Bueno, pues decides intentarlo, por lo menos. Vine pensando que a lo mejor vendría unos días, un fin de semana, un mes a lo sumo, la cosa se tranquiliza, me voy y yo sigo con mi vida. Y Dios dirá.

Sí es cierto que una vez que vienes aquí te abren los ojos. Fueron dos veces las que intenté salir de este tema. Uno es consciente de que está “haciendo mal”. Sabe que está “gastando” o, mejor dicho, jugando con la vida familiar.

En verdad, tú crees que eres capaz de salir solo de ello y, ciertamente, no eres capaz. Entonces llega un momento que dices: “voy a ver si lo puedo arreglar de una vez”, aunque no lo dices tú, alguien te dice: “o lo haces, o puerta”.

P: Anteriormente o actualmente, ¿estás recibiendo ayuda de otra asociación?

R: No, nada más que de esta.

P: Y ¿cuánto tiempo llevas aquí?

R: Llevo aquí ya desde el 19 de enero de 2013.

P: ¿Has sido constante en tu asistencia a las terapias?

R: Sí. Además es muy importante, sobre todo al principio. Llega un momento que esto te engancha y quieres venir, necesitas venir.

P: ¿Quién suele ser tu acompañante en las terapias?

R: Mi mujer. Bueno, mi mujer y, de vez en cuando, alguno de los dos hijos que tengo. Pero normalmente mi mujer, la sufridora.

P: ¿Eres consciente de ser jugador?

R: Sí.

P: ¿Te llevó mucho tiempo darte cuenta de que lo eras?

R: Sí, me di cuenta de ello a los 5 o 6 meses de estar aquí.

P: Y ¿cómo te diste cuenta de ello?

R: Viniendo aquí con la gente que “te abre los ojos”, con la gente que te dice “tienes que estar alerta”, “tú vas a ser jugador toda la vida”. Esto es como el que es fumador, el que es fumador y deja de fumar va a ser fumador toda la vida. Y no es consciente, dice “yo he dejado de fumar y ya no fumo más”; en cuanto te fumes un cigarro, vuelves a fumar. En cuanto eches una moneda, vuelves a jugar. Sí, sí tardé en darme cuenta, pero yo sé que yo voy a ser jugador toda la vida.

P: ¿Cómo empezaste a jugar?

R: Pufff (resopla y suspira). Joder, es que, es que es complicado. Esta pregunta me la hicieron al llegar aquí. Todo empezó porque eché una moneda en su día. A lo mejor ese día no, pero al día siguiente, o al otro, me tocó y dije: “¡Esto es un chollo!”. Es algo que te engancha.

P: ¿No solo es un entretenimiento?

R: No, en un principio sí piensas que es un entretenimiento pero luego dices: “no, ya es una necesidad, necesitas hacerlo”. Sinceramente pueden influir 50.000 cosas. Por ejemplo, tienes un niño y te viene grande. Entonces aprovecho y me voy a dar una vuelta para tomarme una cerveza y ya que me tomo una cerveza veo a uno que está jugando y cojo y juego.

¿De una familia desestructurada? Pues yo creo que no, porque fíjate la cantidad de gente que hay por ahí que viene de familias desestructuradas y no son jugadores. Muchas veces son cosas que nosotros queremos; yo por ejemplo he querido poner como pega eso: el haber tenido un niño pequeño. Por tanto, es el motivo que cada uno se busque, pero te lo buscas tú. Pues hay cantidad de gente que está en la misma situación que tú y no ha llegado a eso.

P: ¿Cuántas horas dedicabas a jugar al día?

R: (Duda). Muy poquitas, porque a lo mejor en una hora u hora y media me había fundido todo en un día. Me gastaba unos 400 o 500 euros.

P: ¿Lo consideras un vicio?

R: Buena pregunta. Yo lo llamaría adicción. Tampoco lo considero una enfermedad. ¿El tabaco es una enfermedad? ¿Ser fumador es una enfermedad? No. ¿El drogadicto? Bueno, según la Organización Mundial de la Salud no sé si lo tiene como enfermedad o no. Adicción sí, ¿vicio? Llega un momento que eres tan adicto que se convierte en vicio. Pero yo particularmente no lo llamaría vicio, adicto sí.

P: ¿Crees que esta asociación te ha ayudado? ¿O puede ayudarte?

R: Sí. Me ayuda sobre todo a ser persona, que hasta ahora no he sido persona. Entonces ellos me han ayudado a saber lo que soy, a saber qué límites me tengo que marcar, qué actitudes tengo que cambiar, qué es lo que no debo hacer, que en todo momento tengo que estar alerta… Crees que vienes aquí sólo por ser jugador y no, venimos por muchas cosas. Pierdes tu identidad, dejas de ser persona. Dejas de serlo para la gente que te quiere tal como eres. Mi mujer y mis hijos dejaron de ser personas por culpa mía. Yo echaba la culpa a mis hijos, pero realmente el que cambió fui yo. Mis hijos siguen siendo como son y nuestra relación ha dado un cambio bestial, aunque ellos siguen estando alerta.

“En mi casa ya se sonríe y hay buen ambiente”

P: Entonces, en la situación que ahora mismo estás, ¿consideras que has cambiado?

R: Sí, pero fíjate, no porque yo me dé cuenta que he cambiado, sino que yo creo que he cambiado porque los que están a mi alrededor han cambiado con respecto a mí. En mi casa ya se sonríe y hay buen ambiente.

P: ¿Y crees que podrías cambiar más?

R: Sí, seguro, pero es muy difícil. Bueno no es que sea difícil, es que tienes que ser muy constante.

P: ¿Crees que el juego está afectando a más gente que antes?

R: Sí, y sobre todo a gente mucho más joven.

P: ¿Por qué?

R: Es cierto que la gente necesita jugar. Pero yo no solo he jugado a las máquinas: el juego es jugar con toda la gente que quieres, es engañarla y manipularla.

P: ¿Cómo te imaginas que hubiera sido tu vida si no hubieras venido aquí?

R: Puf… Pues en un cajero de un banco o debajo de un puente, posiblemente. Yo cuando vine aquí llevaba un mes fuera de mi casa porque me dijo mi mujer que me fuera. Pero si no hubiese sido por mi mujer y por esta asociación yo estaría por ahí.

En definitiva, lo que sí está claro es que aquí, al fin y al cabo, formamos una familia a nuestra manera.

 

[Rocío Alameda Valiente, Andrea Andrade Naula y Ana Cristina Fernández López del Castillo
son estudiantes de periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid]

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. anonimo

    3 diciembre, 2015 at 02:20

    hola a todos soy ….. Padre de familia pero sobre todo un jugador.. Quiero agradecer a esta asociación, la ayuda que ofrecen sin lucro. Hoy x hoy soy uno mas de los que asisten a esta terapias diariamente y desde hace 5 meses. No puedo decir que haya cambiado y que e arreglado mi vida pero si puedo asegurar que es una solucion a tus problemas. Yo llegue pensando que mis problemas eran el juego y el dinero. Y no es cierto el problema soy yo. Esperó poder salir de ello y ver la luz en el fondo del túnel en el que nos metemos los jugadores. La solución esta en…….. Quiero agradeceros la ayuda k me estáis dando y la fuerza k poneis para k salgamos….. OS saluda _ _ _ _ _. Pd. Si crees k puedes ser ludópata no pienses k saldrás solo… Pide ayuda aunque creas que nadie te va a entender… Animo y mucha MIERDA

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies