CULTURA

Centro de Poesía José Hierro de Getafe: un canto a lo poético

► La biblioteca cuenta con 8.000 volúmenes de poesía moderna y archivo de voces

Calle de José Hierro. Número 7. Metrosur Conservatorio. En las próximas líneas, nos vamos a adentrar en uno de los focos más importantes de la Cultura, efectivamente con mayúsculas, del municipio getafense. Estamos ante el edificio de la Fundación Centro de Poesía José Hierro, poeta perteneciente al encuadre de la poesía desarraigada o existencial. Hierro, quien solía escribir sus creaciones en La Moderna, guardada por los bohemios cielos de Atocha y Puente de Vallecas, nació en el año 1922 y nos dejó, si es que un poeta puede dejar para siempre, unos días antes de la Nochebuena del 2002. Quienes lo conocieron afirman la naturalidad y sencillez, que no simplicidad, como vestimenta preferida del poeta protagonista de este reportaje. Él era Pepe. Hoy Getafe guarda mucho de él, y da, también, mucho de su figura. Pero, y ya les avanzo, que no sólo el legado y actividad de este centro se custodia para el municipio. Y es que una de las metas principales es hacer llegar su labor más allá de las fronteras. Fronteras que dibujan los humanos, pero que la poesía salta porque no conoce. Por eso, la FCPJH de Getafe quiere mostrarse y dar la vuelta al mundo. Y es que este arte, la poesía, es patrimonio inquebrantable de la humanidad y sus culturas.

Nada más entrar por la puerta, es fácil darse cuenta de la tranquilidad que reina en el lugar. Un sitio amable, luminoso y confortable. Un centro creado en el año 2003; hoy, como hemos avanzado, espacio de referencia. Espacio, cómo no puede ser de otra manera, al que han sumado muchas fuerzas para que viese la luz la familia Romero Hierro. En ese sentido destacar la persona de Manolo Romero, yerno de Hierro, y Margarita, su hija, fallecida dos años más tarde de su padre, a los 53. Es Margarita, como consecuencia de que era su lugar de residencia, quien tiene mucha buena culpa de la instalación del Centro en la localidad getafense.

Me reciben Julieta Valero, coordinadora general del centro y María Periñán, técnico de gestión cultural. Con ellas doy un paseo por las instalaciones mientras me van contando lo que allí sucede. Contamos con aulas, un auditorio y una importante y amplia biblioteca. Comenzamos a hablar de los objetivos que se marca. Obviamente, entre ellos, está el promover, fomentar y difundir la figura, vida y obra de José Hierro. Son muchos más, pero podemos destacar algunos otros como el fomento de la creación poética y literaria, la colaboración con entidades de la misma naturaleza y fines, facilitar el conocimiento de la Fundación en el ámbito de la educación formal y no formal, especialmente entre escolares y universitarios o promover el estudio y la investigación de la poesía, especialmente la española del siglo XX. Apuntar que es, precisamente, desde el año 2007 cuando se está en este mismo edificio cuyo suelo es de la Comunidad de Madrid y el inmueble del Ayuntamiento de Getafe.

Insistimos, no queda reducido a lo local. Me comentan que, por supuesto, la intención es expandirlo mucho más allá de Getafe, más allá de la Comunidad de Madrid, de la escena nacional y así, incluso y por qué no, poder llegar al ámbito internacional. En ese sentido, ya se están dando pasos como el I Premio Margarita Hierro, acciones de carácter global. En cuanto a lo nacional, se desarrollan actividades que se realizan en conjunto con otras entidades culturales.

Taller en el Centro de Poesía José Hierro

Uno de los pilares fundamentales que aquí desarrollan y potencian es el área formativa. Podemos, efectivamente, adentrarnos en el debate de si las capacidades para escribir poesía son innatas o, por el contrario, se pueden adquirir. Más allá de eso, en este lugar encontrarás una atractiva oferta de talleres y seminarios con un buen equipo de docentes. De hecho, para este curso, contarán con cinco talleres de poesía y uno de narrativa. Serán seis los profesores que, según afirman desde la Fundación, acompañen a quienes quieran realizar su inscripción a partir del 11 de septiembre a experimentar el riesgo, los abismos y los placeres de la creatividad desatada y la lectura y reflexión compartidas. Por eso mismo, este Centro está totalmente abierto a toda la ciudadanía. La participación en estos talleres está abierta completamente a cualquiera que le pueda interesar. Sus plazas, eso sí, son limitadas y se llena muy rápido, pero con temáticas muy variadas. Los hay desde un laboratorio de creación poética hasta un taller de lectura, taller de narrativa… Algunos cuentan con lista de espera. Por ejemplo, Olvido García Valdés, mujer con mucho renombre en el mundo poético, tiene mucha lista de espera, o Nacho Miranda

Y es que estos nombres tan conocidos están compartiendo su sapiencia con los vecinos y vecinas. Con gente normal y corriente, que de eso se trata. Por ahí, es verdad que la parte presencial suele afectar más a la gente de Getafe cuyo ámbito local goza de una cobertura poética muy grande.

Otro de los propósitos marcados en la hoja de ruta de este Centro es el de traer a alguien conocido, al menos una vez por semana, para celebrar charlas y encuentros. También, en ocasiones, dos veces por semana, tiene lugar un acto relativo al mundo poético. Ya puede ser un recital, una lectura, la presentación de un libro, algún tipo de recital a nivel local o nacional… También se han traído a editores… En cualquier caso, tiene que ver con una actividad ligada, qué duda cabe, al mundo que nos ocupa y envuelve en estos renglones, el poético.

Acto en el Centro José Hierro

Nayagua y festivales de poesía

No hay que dejar de comentar los casi diez años de trayectoria de la revista literaria Nayagua. Ella es una suerte de retina y también de voz de un notable espectro de poetas, narradores, críticos, artistas gráficos y agitadores de la escena poética. Comportan una gran variedad, pero coincidentes en la ancha concepción del hecho literario. A través de un PDF de la web de la FCPJH, se puede descargar el texto que Manolo Romero escribió para fijar la historia de Nayagua, que califican desde la Fundación como una palabra ya mítica, plena de significado literario y vital.

Otro ejemplo del trabajo de este centro tuvo lugar en la presente primavera con el festival De Poesía por Getafe, entre los días 17 y 28 de abril. Fue su segunda edición y tuvo un cariz muy festivo, sonoro, callejero y, claro está, participativo. El verso se erigió como protagonista de multitud de actividades que fueron programadas en diferentes puntos de la localidad tales como el conocido Espacio Mercado, el teatro Federico García Lorca o colegios e institutos de la zona. Además, se aprovechó para homenajear a la figura de Gloria Fuertes, precisamente en el centenario de su nacimiento.

La biblioteca, alma del Centro

Vamos acabando la visita. Pero, todavía queda un lugar, dentro de este espacio, que no puede dejar de ser visitado. Es la biblioteca. Aquí, me reseñan que el principal problema que tiene es que, de momento, está si una gestión directa. Es decir, sin una persona que se encargue del funcionamiento, de su registro. Aunque sí tiene disponibles muchísimos volúmenes, más de 8.000. Son todos de poesía contemporánea y cuenta con un fondo muy variado. En ese aspecto, cuenta con un archivo de voces originales de poetas, manuscritos, dibujos, pinturas y documentos únicos, que está a disposición de todo aquel que desee consultaros.

Y claro está, gran parte del legado de José Hierro se encuentra en el Centro. Ello permite a los interesados en su figura, vida y obra tener una oportunidad para poder ahondar mucho más en estos detalles. Hierro que no llegó a ver la inauguración, pero sí que se involucró mucho en su creación. Y como se ha indicado anteriormente, la familia Romero Hierro es uno de los principales sostenes de la base de este proyecto.

Ha sido un pequeño buceo en este Centro que se encuentra en la zona de Conservatorio. Abierto y dispuesto a toda persona que se anime a acercase. Desde que comenzó a dar sus pasos, ha seguido una línea ascendente por una causa; esa tan noble, tan bella, tan dolorosa, tan íntima, tan de todos y todas: la poesía.

Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.
No queda nada de lo que fue nada.

José Hierro

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies