DIARIO DE UN JUBILADO

El plan contra la hepatitis C, un plan injusto

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“El incumplimiento del plan elaborado por el Ministerio de Sanidad para el abordaje de esta enfermedad carece de financiación y está creando inequidades en el acceso a los tratamientos en función de las comunidades autónomas”, denuncia la Organización Médico Colegial española.

♦ El pasado domingo, 10 de enero, hizo un año que varios cientos de miles de enfermos de hepatitis C, acompañados de sus familiares y amigos, marcharon desde el hospital 12 de Octubre hasta las puertas del palacio de La Moncloa, sede del Gobierno, con la intención de exigir al presidente Mariano Rajoy que el sistema de Salud Pública suministrara, de una vez por todas, los nuevos fármacos que curan de forma definitiva a los enfermos afectados por la hepatitis C.“Tratamientos para todos”, “No son muertes, son asesinatos”, eran algunos de los slogans que la multitud fue denunciando a voz en grito por la Gran Vía madrileña aquella mañana de domingo. Nunca se había visto una manifestación tan multitudinaria de enfermos peleando por su salud y su vida desde los tiempos terribles de la colza allá por los años setenta del siglo pasado.

Cuando los manifestantes llegaron a las puertas de La Moncloa, el presidente del Gobierno no salió a recibirles, estaba celebrando una reunión con los dirigentes de su partido en la ciudad de Toledo. Una vez más, Mariano Rajoy hac-ía oídos sordos a las demandas de los ciudadanos; sin embargo, se vio obligado hacer unas declaraciones a la prensa: “Ni un solo ciudadano español al que un médico le prescriba un medicamento se quedará sin ese medicamento”. Al día siguiente, el nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, afirmaba con todo el descaro —a pesar de los muertos a causa de la hepatitis C— que lo primero que había que hacer era crear un comité de expertos que se iba encargar de elaborar un Plan Nacional contra la hepatitis C en vez de afrontar el problema de una vez por todas.

Pasaron varios meses y, por fin, en el mes de abril, se hacía público el mencio-nado Plan en el que se decía que en nuestro país había 95.524 enfermos de hepatitis C diagnosticados pero que tan solo se tenía la intención de tratar a 51.964 con un coste de 727 millones de euros a lo largo de tres años.

La Organización Médico Colegial junto con la plataforma de enfermos de hepatitis C denunciaban el pasado mes de diciembre: “El incumplimiento del plan elaborado por el Ministerio de Sanidad para el abordaje de esta enfermedad al considerar que carece de financiación está creando inequidades en el acceso a los tratamientos en función de las comunidades autónomas”. Esta semana morían tres enfermos de hepatitis C en Galicia a los que no se les había dado los antivirales que les había podido salvar la vida.

Al parecer, la Comunidad de Madrid es la única comunidad que ha dado pasos para solucionar el problema suministrando el antiviral a los enfermos que el virus ha comenzado a arruinarles el hígado, los F-2, los F-3 y los F- 4, a costa del presupuesto de los hospitales. Lo curioso es que el mencionado Plan no tiene en cuenta al 30% de los afectados, un total de 28.657 según las cifras del ministro, los F-0 y F-1 que, en opinión de más de un hepatólogo, son los pacientes ideales para suministrarles los mencionados medicamentos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
2 Comentarios

2 Comments

  1. Lilián Bobaso

    15 enero, 2016 at 08:32

    Totalmente injusto el rechazo del gobierno de Rajoy de implementar un plan de salud para todos los afectados. La hepatitis C es una enfermedad que afectó durante estos dos últimos años a mi yerno. Recién hace dos meses fue dado de alta, pero con cuidados permanentes. Su prepaga, y la Obra social de la Universidad de Buenos Aires que tiene mi hija, aportaron los medicamentos necesarios, pues escapa al bolsillo de cualquier enfermo, aunque sea de clase media, por el altísimo costo que tienen.
    muy importante que sigan luchando.

    ________________________________________

  2. pituka

    15 enero, 2016 at 10:58

    No hay que ser hepatólogo para darse cuenta lo absurdo e injusto del plan, ni siquiera están curando a los f2 y f3, pero es que lo absurdo es que esta panda de gobernantes de pena que tenemos, no se tome en serio el tema y nos deje estar padeciendo una enfermedad hasta que el hígado se nos fastidie, eso es de anormales. Nunca en toda mi vida podía haber imaginado que iba a llegar un tratamiento que efectivamente cura, y te digan no, no te lo vamos a dar hasta que el hígado se te dañe; me suelo pellizcar a menudo para ver si se acaba la pesadilla pero no consigo despertarme, aunque la mala leche que se me está metiendo en el cuerpo no se la voy a perdonar nunca, y si el hígado me llegara a un estado que no se me regenere por culpa de no haberme tratado a tiempo, habiendo llevado toda la vida pagando impuestos religiosamente, mejor dicho siendo asaltada por el gobierno de turno, me voy a dedicar lo que me quede de vida a demandarlos, aunque me cueste un riñón.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies