DEPORTES

La ampliación del estadio de Butarque, que costará 2,5 millones de euros, podría no estar acabada para el inicio de la Liga

Butarque-Leganes

En la actualidad tiene una capacidad para 8.138 personas sentadas.

♦ El Ayuntamiento de Leganés se gastará 2,5 millones de euros en la ampliación del Estadio Municipal de Butarque  mediante la argucia de una subvención al Club. Sin embargo, la obra que se pretende realizar podría no estar finalizada para el comienzo de la ‘liga de las estrellas’.  Así lo ha reconocido Santiago Llorente  aunque, según ha adelantado el primer edil, la ampliación será «una obra sencilla que consiste en descender hacia abajo y añadir 5 filas lo que sumará  un total de 11.000 entradas para el recinto». Mal presagio, crecer hacia abajo. Lo único bueno de la estratagema [municipal] es que la obra quedará como una mejora de la instalación municipal. Lo malo es que el beneficio que va a general la operación, a corto y medio plazo, mediante  la venta de entradas y abonos es para una entidad privada.

Actualmente el Estadio Muncipal de Butarque tiene una capacidad para 8.138 personas sentadas. A pesar de la ampliación, el estadio no cumpliría los requisitos de la Liga Profesional de Fútbol que exige como mínimo 15.000 asientos. Esta limitación se podría solucionar con una excepción y la promesa de llegar a esa cifra con el tiempo suficiente para ejecutar las obras.

En todo caso, si la obra del ‘nuevo estadio municipal de Butarque’ estuviera empantanado y no hubiera finalizado para el debut del  Lega en Primera División, el Lega podría tener su «bautismo de juego» en la primera categoría del fútbol nacional —paradójicamente y a pesar de la rivalidad existente— en un campo como el Coliseo [también municipal]  Alfonso Pérez donde juega habitualmente el [también subvencionado] Getafe CF, esta próxima temporada en Segunda División. Sería el colmo para la afición azulona: ver desde el infierno a las brigadas blanquiazules con cánticos de primera en ‘su estadio’. El enemigo en casa. Experiencias pepineras: cómo meter un gol al eterno rival.

Santiago Llorente, algo impreciso, ha dicho que «el estadio sí podría estar listo para su uso a principios de septiembre» y ha comprometido a su Gobierno municipal en «hacer lo posible por intentar llegar con las obras hechas». Sin  embargo, la  responsabilidad [final] será del club al quedar encargado de ejecutarlas a cambio de una subvención municipal. A ver si nos enteramos. Una entidad privada, a la que se permite jugar en una instalación municipal, contrata una obra con el dinero del Ayuntamiento camuflado bajo el concepto de subvención. ¿No estaban prohibidas las subvenciones a los clubes deportivos por las normas europeas?  El Ayuntamiento de Leganés y el Lega han iniciado la misma senda que hace años tomaron El Ayuntamiento de Getafe y el Geta. Todo [sea] por el fútbol.

La decisión de «adjudicar» esa golosa subvención está pendiente de que sea aprobada por el Pleno Municipal, fragmentado con cuatro grupos de seis ediles (PSOE, Leganemos, ULEG y PP), un edil de IUCM (en el gobierno), un edil de Ciudadanos y otro tránsfuga , precisamente de Ciudadanos (gobierno en la sombra). Nadie duda de la argucia del gobierno local de Santiago Llorente se apruebe con los votos, al menos, de PSOE, IU, PP y tránsfuga; posiblemente también con el voto favorable del edil de Ciudadanos. Eso es lo que hay seguro a falta de la decisión de ULEG y de  Leganemos, sin transcendencia para el resultado final. Gana el fútbol.  Aunque, para dar el pego, Santiago Llorente ha especificado que la adjudicación de la obra deberá cumplir igualmente la Ley de Contratos del Sector Público y el visto bueno de la Administración. Al fin, el estadio y el dinero es municipal.  ¿Y si se hace una chapuza, por A o por B,  de quién es la responsabilidad?

Para suavizar las posturas políticas y enduzar el pastel del ‘futbolismo’, el alcalde ha instado a que si se quiere que el equipo [entidad privada] «esté en Primera, se debe garantizar que el campo cumple con los requisitos mínimos para ello». Lo más lógico, fuera de populismos baratos, firmar un convenio con el Club en el que se permitiera la ampliación [con el visto bueno de los técnicos de Urbanismo] a costa del dinero de los dueños del equipo. Al fin, el beneficio [económico] es para dos o tres personas. Un negocio como otro cualquiera, que puede salir bien o mal; pero no a costa del erario público.

El regidor de Leganés ha descartado, al meno este año, «la ampliación original, por la que uno de los laterales crecería hacia arriba. Es imposible en tan poco tiempo realizar ese proyecto», aunque ha avanzado que «en el futuro [el próximo verano], se plantearán la posibilidad de ampliar el estadio hacia arriba para crecer hasta los 15.000 espectadores».

Llorente ha aprovechado para reclamar a la Comunidad de Madrid que ayude a «la construcción de la Ciudad Deportiva del Leganés, como ha hecho con otros clubes de Madrid, por ejemplo con el Rayo Vallecano en el PAU de Vallecas». El Alcalde ha asegurado que la presidenta regional, Cristina Cifuentes, ha pedido al Ayuntamiento que pacte un proyecto y que haga la solicitud para ver si la Comunidad de Madrid puede asumirlo». El primer edil, a pesar del derroche planificado, ha manifestado que la  «Leganés tiene muchas necesidades y no puede dedicar todo su presupuesto al fútbol» [profesional]. Ni mucho menos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Josman.

    13 julio, 2016 at 12:38

    En tiempo pasado la Iglesia era el opio del pueblo, hoy lo es el fútbol, somo un pueblo seguidores de un balón y 22 jugadores tratando de introducirlo en una porteria, mientras tanto aún hay niños con malnutrición, parados de larga duración, recortes en todos los servicios al ciudadano, la biblioteca central abandonada, hasta se dice que la escuelas infantiles sin aire acondicionado, pero llevan razón, el voto viene también del mundo del fútbol, porque hay más niños sudando que aficionados al Lega, y eso es tener contentos a los futboleros, se ve más el campo deportivo que la miseria individual.
    Los leganenses somos así, no practicamos la reflexión,si es que reflexionamos, somos mas de pelotas que de literatura, más de impulso físico que de materia gris, aquí el pensamiento es de minorías, es algo de estantería en mueble de Ikea, los gobiernos nutrieron las bibliotecas, más libros que vecinos, pero el vecino tras los estudios académicos profesionales, no vuelve a la lectura, ni siquiera a esta mía, para decirme que no llevo razón, la razón,quizás no la lleve yo, pero el opio futbolero la enturbia, y es la baza, la única baza de un alcalde que abrazado al PP, tiene para pervivir, que ya es bastante.

    JOSMAN.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies