LEGANÉS

La ‘espantada’ del Lechero

Santiago Llorente, Miguel Ángel Recuenco y Francisco Felipe González Gervaso

Este pasado jueves [6 de abril de 2017], la Mesa de Contratación del Ayuntamiento de Leganés ha dado por desistida la oferta presentada por la empresa Promociones Inmobiliarias González Gervaso (Promogonsa) en el concurso, negociado sin publicidad, —procedimiento por el que se invita a las empresas que la administración considera adecuadas—, para la construcción de una cocina y un comedor para el CEIP Víctor Pradera de Leganés. El dueño de Promogonsa, propietario además del Restaurante Baco y del periódico Al Cabo de la Calle, se ha convertido él mismo en protagonista de diversas informaciones en Leganés por su relación con el anterior alcalde (PP), el defenestrado Jesús Gómez, con el actual alcalde, el socialista Santiago LLorente, y con el polémico portavoz del PP tras la debacle de su partido en la últimas elecciones municipales, Miguel Ángel Recuenco; un auténtico ‘gobierno en la sombra’, conocido en el municipio como ‘La Conjura del Baco’, por el restaurante donde se forjó el [presunto] pacto que ‘parte el bacalao’ el Ayuntamiento de Leganés.

El concurso de obras se publicó el 28 de abril de 2015. Se presentaron siete empresas. El precio de licitación sin impuestos era de 152.924,99 euros. El criterio para la adjudicación era, precisamente, la mejora en el precio. El 21 de mayo de 2015, tres días antes de las últimas elecciones municipales, se abrieron las ofertas. La empresa más conveniente era Future Technology In Building SL que presentó una oferta de 90.898,63 euros. Le seguían Promogonsa con 104.768,91 euros, Vimac, SA con 106.111,84 euros, Urbios Construcción y Servicios SL con 106.600 euros, Toge con 129.986,25 euros, incluso la getafense Cospusa con 133.258,84 euros; cerraba la clasificación de ofertas Topografia y Obra Civil con 137.127,84 euros.

El 13 de junio, tomó posesión una corporación atomizada y cambió el color de la alcaldía. Del popular Jesús Gómez al socialista Santiago LLorente. Mientras los dos partidos negociaban bajo la mesa del urbanismo, a oscuras, de manera concupiscente, obscena, el urbanismo y el gobierno de la ciudad, la adjudicación de las obras de la cocina y el comedor del Víctor Pradera dormía el sueño de los ambiciosos en el cajón de un restaurante; durante 18 meses. Mientras tanto, los alumnos del Víctor Pradera tienen que ir a otro colegio cercano para poder comer.

Las explicaciones a esta larga desidia de año y medio son, por decirlo de forma suave, vagas y oscuras. La empresa de Felipe González Gervaso, más conocido en Getafe como ‘El Lechero’, era la segunda oferta más ventajosa, la primera tras descartar a FTB por baja temeraria. Durante estos 18 meses se ha ido conformando el pacto ‘secreto’ entre el PSOE-IUCM y el PP. Las ‘idas y comidas’ del primer edil pepinero al restaurante Baco en Getafe en el que han coincidido el aterior alcalde de Leganés (PP), editorialista ‘en negro’ de su franquicia periodística en Leganés, y el actual portavoz del PP, Miguel Ángel Recuenco y, cómo no, el propietario de cenáculo. De los cuatro personajes, dos están citados en el sumario de la trama púnica y en investigaciones judiciales por amaño de facturas, entre otras cuestiones.

Del constructor y editor se investiga, además, el alquiler de un local a la Comunidad de Madrid para sede [cutre e inadecuada] de algunos juzgados de Getafe cuando Francisco [José] Granados Lerena, en ‘chirona’ por la Púnica, estaba al frente de la Consejería de Justicia. El contrato de alquiler es por 9.809,25 euros mensuales (sin IVA) con una periodicidad de cinco años, 117.711 euros anuales. El año pasado, el 30 de mayo, , el contrato de arrendamiento fue prorrogado hasta 2021 a pesar de las críticas por su inadecuada ubicación e idoneidad.

En noviembre de 2016, el gobierno de Santiago Llorente decidió impulsar de nuevo el proceso de licitación. La primera empresa del concurso se descartó por una [presunta] baja temerarias. Además, en el transcurso de la apertura de ofertas hasta la decisión final se declaró en concurso de acreedores, al igual que Vimac SA, la tercera empresa del ranking. Así quedaba expedito el camino para adjudicar a la empresa de Felipe González.

Felipe González  ya tenía, por fin, todas las papeletas para que el Ayuntamiento de Leganés le adjudicara el contrato a su empresa. Pero, parece que ‘el karma’, expresión que se ha puesto de moda con las redes sociales, le ha caído como una maldición. El súper empresario de la construcción, la promoción inmobiliaria, la moda, la zapatería, la comunicación, [Francisco] Felipe González Gervaso fue citado para comparecer el pasado 30 de marzo, en la Comisión de Investigación del caso Púnica en el Ayuntamiento de Leganés y explicar solo sus relaciones empresariales con el gobierno de Leganés y su aparición en el sumario de La Púnica.

Hay que recordar que la trayectoria de Promogonsa y de su dueño en Leganés no ha estado exenta de polémica; entre otras turbias operaciones constatadas, Jesús Gómez (PP) le concedió el mantenimiento de vía pública a dedo por un extravagante procedimiento de ’emergencia” lo que provocó que se condenara al Ayuntamiento a indemnizar con más de 1 millón de euros a quien previamente se ocupaba del mantenimiento [Reynober Velasco] y a la que se le rescindió ilegalmente el contrato como ha confirmado una sentencia judicial. Todo un golpe que reafirma las sospechas sobre la adjudicación.

Lo cierto es que ‘El Lechero de Getafe’, a medio camino entre el ‘rey midas’ de los empresario del ladrillo y el ‘ciudadano Kane’, de los mejores tiempos de la burbuja inmobiliaria y financiera, le entró el ‘cangui’ o, por el contrario, despreció las actuaciones del Ayuntamiento de Leganés. Quizás no pueda hacer lo mismo si le cita el juzgado. En principio, en Leganés, se considera que ‘el cocodrilo de Getafe’ ha dado, como Cagancho, la espantada por respuesta. Dicen, con sorna, que se quedó en su edificio fortaleza de Getafe, rehuyendo la comparecencia, sin la valentía que ha aparentado en tiempos anteriores. Esa pose de torero barato, de yuppi modernito sin ideología, de cuerpecito ‘serrano’ de gimnasio caro, quinqui creso disfrazado de ‘Juan sin Miedo’ de los cuentos del poder y la codicia, —actitud que exhibe desde las páginas de su periódico pepinero— no le sirve cuando se enfrenta a un micrófono para contestar a preguntas delicadas y peligrosas de una instancia oficial. Su situación judicial es complicada; de ahí la precaución para no ‘soltar’ algo que le comprometa, aún más, en las acusaciones de amañar contratos que han sido noticia en otros medios medios de comunicación que, evidentemente no controla, haya provocado su renuncia ‘de facto’ a presentar la documentación requerida por el ayuntamiento para adjudicarle la obra de construcción. Sería la primera vez, que el ‘gastroconstructor’ se deja ‘un cachopo’ en el plato por falta de apetito…

Este asunto huele mal, no solo los cachopos que se meten entre pecho y espalda los miembros de la ‘cofradía del Baco’, antes de conspirar en política y jugar al monopoly con unos buenos gintonics como faros de la codicia. Sólo faltaba el único edil de IU para que el diabólico puzle se completara sin complejos. El urbanismo y los chanchullos, entendidos como siempre, como si aún estuviéramos en los fabulosos primeros años del siglo XXI.

  • 8
  • 41
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    49
    Shares
  • 8
  • 41
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies