DESDE LA DOBLE A

La hipocresía de lo que queda de Leganemos

Es una pena. Es lamentable. Ver la deriva fulminante que ha tenido Leganemos, conocido en redes como Regañemos y similares, en los últimos tiempos. No se presentó a las elecciones para esto, cabe pensar. Sin embargo, el (bochornoso) espectáculo que nos han dejado en estos meses ha sido el de disputas y miserias internas. Cosechó una notable cantidad de votos. No en vano y a buen seguro, los depositantes, en mayo de 2015, de su confianza en el proyecto que tenía por número 1 a Muñoz Murillo, no esperaban semejante desenlace. Dimisiones de concejales, líos internos, reveses judiciales, Podemos de la Comunidad de Madrid que no quiere saber nada de Leganemos, pasar de seis concejales a igualar la marca de ediles que obtuvo Ciudadanos (2) y así sucesivamente… Una verdadera lástima. Están muy bien pagados como para montar estas suertes de entremeses políticos de mal gusto.

Y así las cosas, tenemos como salida a la pataleta, el insulto, el menosprecio a la labor informativa… Bueno, son cosas coyunturales a la caída. Tampoco conviene ser muy duro. Allá ellos. Lo cierto es que en la priorización informativa no cabe en los primeros puesto aquellos partidos que van reduciéndose y muriendo políticamente. Por una cuestión de interés público. De todas maneras, conviene siempre explicar algunas cosas.

El nerviosismo es patente. Y parece ser que hasta provoca salidas de pata de banco, que, incluso, produce momentos de cierta hilaridad a los receptores. Fíjense, Leganemos ha querido rectificar una información de este medio que salió en las últimas fechas. Es notorio que el portavoz se dedicaba al sector del pescado y la otra representante, la concejala Martínez. Borrega, pues no sabemos, puesto que ni oficio ni beneficio se le conoce. Digo esto porque envían la rectificación por correo electrónico. Un correo electrónico de un medio, que recibe cientos de mails al día, puede perderse, la persona que lo abre no estar en el plazo, ir a otra carpeta… En fin, qué menos, que aunque no sean del gremio, sepan que tampoco pasa nada por mandar un burofax. Y es que una comunicación tiene que tener constancia de haber sido recibida. Claro, pero un burofax igual está sobre los 15 euros.

Digo, un motivo era rectificar un apellido. Por favor, querido lector o lectora, no se ría. Insisto, a veces, las pataletas producen escenas semejantes. Fíjense, póngase en situación. ¿Recuerdan al último presidente socialista de la nación? Sí, el presidente Zapatero. Efectivamente, José Luis Rodríguez Zapatero. Miles y miles de titulares en su época tales como, el presidente Zapatero ha estado en…, el presidente Zapatero ha visitado este lugar, el presidente Zapatero ha expresado en el Congreso que… Y así podríamos seguir. Imaginen que Zapatero (José Luis) quisiese rectificar eso. Silencio. Pues ha sido el caso de Borrega (Eva). Los de la gente y unidad popular pedían trato de usía en la presunta rectificación. Vale, vale. Doña Martínez. Borrega, lo que usted diga. Hombre unidad claramente Leganemos, no. Ahora, popular… Hay comentarios en redes de su cercanía con el PP en los plenos. Bien, no voy a decir más sobre esto porque está muy claro. Yo, al igual que (Don José Luis) Zapatero jamás me ofendería porque usasen el apellido de la mujer que me dio la vida. El presente y futuro, aprovecho para reivindicarlo, ha de ser manifiestamente feminista. Por cierto, aquello de las interpretaciones de tonos despectivos no es para una presunta rectificación. A una rectificación se suele ir con datos, documentos… ¿Dónde está el tono despectivo, por favor? ¿El presidente Zapatero era despectivo?

De todas formas, la piel cada día está más fina. (Doña, usía) Martínez Borrega se queja porque se emplee un apellido suyo, mientras ella en redes emite ciertos comentarios tales como “quien paga el flautista elige a la melodía. El cronista pantuflo de caspa joven dice lo que su amo no se atreve en el pleno. Ay el pesebre…” Está claro que dispara contra algún periodista, pero no quién porque (Doña, usía) Martínez Borrega es una cobarde que se limita a tirar la piedra. De sus palabras, se infiere que alguien está pagando a un cronista (pantuflo y joven) y ese alguien, como dice (Doña, usía) Martínez Borrega tiene que ser su amo. Y deja el pesebre como telón de fondo. Nos quedamos a medias tintas. Ni dice quién es el amo ni quién cobra por ello. Ni mucho menos tiene nóminas ni nada por el estilo para demostrarlo. Vaya cobardía esa, ¿no? Claro, igual es que algo hay que lanzar. Por cierto, Leganemos pone publicidad en medios locales. Legítimamente, por supuesto. ¿Eso les convierte en amo de ese periódico y esos periodistas? Como pagan (por la publicidad insertada), ¿elige Leganemos esa melodía? ¿Hay otro pesebre de fondo? No sé, me limito a preguntar.

En esto, entra en escena otro pagado por los riñones de los vecinos y vecinas de Leganés, Gaona, que dice que esa persona, cuya identidad no nos reveló (Doña, usía) Martínez Borrega está haciendo méritos para trabajar en otros medios, cita a Goebbels y el fango. Es el mismo, Gaona, quien en esta red social insulta frontalmente a un periodista (eh, que pedimos rectificación por apellidos verdaderos, pero insultamos a periodistas) y banaliza con un tema tan serio como el machismo. Aquí, ni una broma. Ni siquiera ironía periodística en este punto. Gaona, cualquier sospecha sobre esta lacra no es Twitter el lugar, sino un juzgado.

Bien, continuando con esa cobardía, destacar otro ejemplo de (Don, usía) Muñoz Murillo. Menospreció frontalmente a un periodista, llamándolo esclavo, por Twitter, y luego borró el comentario. Pero, este siempre llega al correo, a la pestaña de las redes sociales. Sí, que pedimos rectificación por apellidos verdaderos, pero llamamos esclavos a periodistas. Y encima, en este caso, somos tan cobardes que lo borramos. Pide una disculpa, que siempre es más elegante. Aunque, a mí, siempre me han dicho que la elegancia es un don de serie.

Y es que las salidas de tono de (Don, usía) Muñoz Murillo son, penosamente, varias. Tuvimos que ver cómo en el pleno llamaba mamporrero al portavoz de Ciudadanos. Fuera de lugar. ¿Eso es la democracia? Por cierto, (Don, usía) Muñoz Murillo, que tardó más en entregar su declaración que otros ediles, dice que otros concejales “mandan periodista pagado por partido para arremeter contra los que consideramos que concejales no pueden quejarse por condiciones de trabajo”. Vaya, otra a medias. Ni el nombre, ni las nóminas probatorias de tal afirmación. Otra vez, cobardía. Y se queda tan Pancho.

Entendemos que el revés judicial fue muy duro. Durísimo. Podemos se desvinculaba de Leganemos. Suponía una victoria para las cuatro concejalas no adscritas. En un comunicado de Podemos quedaba clara la ruptura de vínculos con la formación municipal Leganemos. En dicho comunicado, no valoraban nada positivamente las formas, que están alejadas de lo que se presume a la nueva política y organización democrática. No todo es negativo. Al menos las no adscritas han rehusado los enfrentamientos y se centran en Leganés.

Está muy fea la cobardía, que avisa falta de pruebas y falsedades en las acusaciones paridas por la pataleta. Yo no tengo la culpa de que llames mamporrero a un edil. No tengo la culpa de que (Doña, usía) Martínez Borrega llega media hora tarde a una comisión que le tocaba presidir. No tengo la culpa de que tanto Muñoz Murillo como Martínez Borrega se ausentasen en la gran mayoría de las mesas de contratación celebradas en julio, agosto y septiembre. No tengo la culpa de que ocurra otro tanto en las comisiones de contratación. No tengo la culpa de que ocurra otro tanto en comisiones plenarias. No tengo la culpa de que no estuvieran presentes cuando en Comisión de contratación se privatizó la gestión de almacenes municipal. La plantilla municipal preguntaba quién estaba en contra de esto y sólo eran ULEG y las no adscritas. Luego, se les llena la boca con los trabajadores y lo público. Ahí están las actas. Eso, le recordamos a una persona que dedicaba su trabajo al pescado y a otra que ni sabemos ni conocemos y no tienen por qué saber, son pruebas. Eso es llamar al pan, pan y al vino, vino. No decir no sé qué narices por Twitter y esconder la manita. Por otro lado, varias personas que han visitado su grupo municipal nos han hecho llegar que allí tienen metido al perro. Hombre, un mínimo de saber estar. De hecho, también ha llegado a este medio que los  han visto pasear al animal a media mañana por la zona Centro del municipio. Y es que esas ausencias coinciden con sus críticas a Egea. ¿Hipocresía?

Y ya por terminar, rescato algún comentario de gente afín a Leganemos. He tenido que soportar que me dijeran que tengo ego por publicar mis premios, patrocinados alguno de ellos por la APM, en Twitter. Me produce risa el nivel del que hacen gala. Eso lo resume todo. Sé que les puede dar rabia, pero más rabia da una formación sumida en miserias internas y no en solucionar problemas de la gente. Y otra, por no extendernos en esto, que me decía que qué pena de pagar la carrera. Simplemente le contesté que si la había pagado ella. Y así se calló.

Nosotros respetamos muchísimo las opiniones. No podemos gustar a todo el mundo. Algunas valorarán más nuestro trabajo y otros no tanto. Y no pasa nada. Pero, no desatamos en pataleta a través de las redes sociales. Ese no es ni recurso para quien descarta el enfrentamiento pueril.

En fin, veremos cómo reaccionan ante estas líneas. Si les da por volver al naif método de insistir en la pataleta por Twitter o por el contrario se centran en su trabajo por el municipio que, con todo gusto, contaremos desde nuestro periódico. Porque recuerden, aquí, hemos entrevistado a (Don, usía) Muñoz Murillo no una, ni dos veces. A simpatizantes de Leganemos y que los hemos llevado a la tele no una, ni dos veces. Ahí no éramos tan malos, ¿verdad? No hombre no, eso de que cuando nos entrevistas y quedamos bien, estamos contentos y cuando narran que hemos insultado a un edil, por ejemplo, ya no estamos tan contentos es de un nivel muy paupérrimo.

En fin, ojalá, por el bien de todos, remonte algo Leganemos. No en vano, habrá tráfico de noticias, que lejos de caer en olvido alguno, serán publicadas puntualmente y en oportuno momento y, como es debido, con pruebas y documentos. Tengan buena semana y no regañemos.

  •  
  • 50
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    50
    Shares
  •  
  • 50
  •  
  •  
3 Comentarios

3 Comments

  1. Francis

    19 octubre, 2017 at 17:50

    Gran artículo y loable esfuerzo por enseñar periodismo, usos democraticos y decencia a quien no puede captar semejantes sutilezas. De donde no hay no se puede sacar. Se agradece el esfuerzo

  2. NT

    20 octubre, 2017 at 11:52

    Es perra, no perro. Cosas de género, supongo.

  3. francisco miguel rodriguez oliva

    27 octubre, 2017 at 10:15

    para usted, todo lo que no sea hablar bien de ULEG, y mal del resto no es noticia,cuenta cosas de los partidos de leganés, sólo a medias, contando sólo lo que le interesa, sobre todo de LEGANEMOS, que parece el rival directo de ULEG, de quien no he visto nada de las denuncias a DELGADO por sus salidas de tono, ¿no son noticia? y si habla de que LEGANEMOSestá venido a menos, al menos informese de las causas, igual se sorprende de la democracia existente, no somos 7 afiliados, como pasa en ULEG,que cuando se le ha pedido participar en concentraciones vecinales, aparece, como mucho una persona, luego se les llena la boca de PARTIDO DE LEGANÉS,es irrisorio,

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies