DESDE LA DOBLE A

Llorente, cual caudillo

Es difícil calificar la situación que nos ha hecho vivir este ocho de junio el alcalde de Leganés, Santiago Llorente. Se ha creído que el Ayuntamiento era una suerte de palacio suyo y los agentes policiales, su guardia pretoriana.

Todo empezaba esta mañana cuando delegados del Comité Unitario de Trabajadores acudían a la Casa Consistorial para hablar con Llorente en aras de que reconsiderase su recia postura de continuar con el pliego que da lugar a la privatización del servicio de Mantenimiento de Instalaciones Municipales.

Desde hace un año, Santiago Llorente está haciendo una tarta de despropósitos. Despropósitos tales como los groseros sueldos de la Corporación, los enchufes de gente de partido en cargos importantes y de confianza, la nula inoperancia en la restauración de colegios y centros deportivos, la sobresaliente incapacidad de sacar adelante unos Presupuestos (conformándose así con unos de un Gobierno de corte conservador), la obscena manía de tirar de la tarjeta del Ayuntamiento (la tarjeta de todos) para irse de comilonas con empresarios, dueños de ciertos medios de comunicación, mantener una cifra de desempleado en el municipio inaguantable para una sociedad democrática (más de 15.000)… Y un sinfín de pisos que conforman su tarta de despropósitos. No en vano, el alcalde ha querido ponerle hoy la guinda.

Esa guinda no es otra que la de sacar, a ojos de todos, sus anhelos privatizadores (la S de socialista y la O de obrero están por ahí, mezcladas con el resto de ingredientes de esta tarta), la de no escuchar a los trabajadores y la de cerrar el Ayuntamiento como si fuese su casa. Vale, son tres guindas. Pero, es que Llorente para una sola guinda no se pone.

En la notable sinrazón de la decisión del alcalde de precintar el edificio, representantes sindicales, los propios trabajadores y otros concejales se quedaban en la calle. Más tarde, se dejó pasar a trabajadores y concejales, pero seguía sin permitirse la entrada a los representantes sindicales, aniquilando libertades y derechos. No quiere escuchar ni dialogar el que está bajo las siglas de un partido que lleva por lema “Soluciones Justas”.

Sin embargo, no piensen que Llorente bajó él mismo a echar la llave. No. Ejerció como se comportaría un buen perfil dictatorial. Echó mano de la policía local quien se encargó de impedir el paso a quien no fuese del agrado del máximo edil. Una decisión propia de sátrapas, que hemos tenido que aguantar hoy en Leganés bajo el amparo del paraguas del bochorno. El que se esconde, abusando de su poder, y no quiere dar la cara es un cobarde. Este alcalde en un concurso de cobardes no saldría ganador. Le echarían por abusón. Detrás de esa imagen de regente orondo y bonachón se esconde una persona que maneja las puertas del Ayuntamiento como si fueran las de su vivienda. No. Ésta es la casa de todos y son acciones lamentables y lóbregas.

Previamente a la tarta de despropósitos, Llorente, en plena campaña, no sólo se comprometía a no privatizar ningún servicio sino que además aseguraba estudiar la posibilidad de poder remunicipalizar algunos ya privatizados en épocas pretéritas. Del comunista Rubén Bejarano (socio y valedor de Llorente) ya ni hablamos.

Evidentemente, esta mañana me acerqué a la casa de todos, la de verdad no la iglesia, al Ayuntamiento. No pude pasar. Estuve siempre en plena calle. Eso sí, ya que los tengo en la cara, usé mis ojos y miraba. Ni cinco segundos llevaba cuando un policía abrió con firmeza la puerta y me inquirió que qué quería y qué hacía allí. Bien, estoy en vía pública a las 13h. No me gustó la actitud. El peligro está en ese despacho de alcaldía (cuyas tartas llevamos sufriendo 12 meses) y no en una persona en plena calle y en plena luz. La guardia pretoriana de Santiago no me quitó vigilancia durante el tiempo que allí estuve. No me gustaba esa situación. Consideraba más interesante que ese enconamiento se diese con la carpa ilegal que está a un par de minutos de la zona. Evidentemente la puerta giratoria de la entrada (la real, no la metafórica) estaba bloqueada. Eso o yo no tengo alma y no me reconoce. Me inclino por lo primero.

En estas llegó Oliveira, uno de los directores irregulares según sentencia. No tuvo que hacer esfuerzos pues con avidez le abrieron las puertas los agentes. Será VIP. Unos minutos más tarde llegaba el concejal reprobado y denunciado, Luis Martín de la Sierra. En una actitud incívica tiró su cigarrillo en las rejillas que están en el suelo de la entrada del Ayuntamiento y escupió al suelo nada más de desprenderse del cigarrillo. ¡Qué asco! Luego hacemos campañas de medioambiente, pero esas cosas son soeces y toscas. La melodía que suena en pos del medioambiente nos invita a tirar las cosas a la papelera y a guardarse los esputos para casa.

Esta noche los trabajadores tienen intención de pasarla y encerrarse en el edificio de Plaza de España. Una lucha para dar visibilidad a la desastrosa gestión del Gobierno más minoritario de toda la Historia de Leganés e instarle a que cese su afán privatizador y que tenga la valentía de negociar con representantes sindicales.

Un día que sirve de ejemplo y de representación gráfica del cortijo en el que Llorente ha convertido a Leganés. Mi solidaridad con los trabajadores. Debemos echar mano de la labor de la policía local para otras cuestiones, como quitar carpas ilegales. No me gusta sentirme vigilado en mi ciudad, en plena calle y a plena luz del día. Tengo todo el derecho de estar.

Doce meses en los que Santiago Llorente ha cocinado una considerable tarta de despropósitos. Hoy le ha puesto las guindas. Se cumple un año de legislatura. A mí, me daría vergüenza soplar la vela de este primer aniversario. Pero, es la tarta que tenemos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
2 Comentarios

2 Comments

  1. PBS LEGANES

    9 junio, 2016 at 14:18

    Nuestro querido alcalde leganes llamado santiago Llorente se cree que Leganés es todo suyo. y mas bien son de los vecinos y vecinas de Leganés. El señor Llorente se cree que se puede jugar con los trabajadores de Leganes. Pues estimado señor alcalde de Leganés pues si vosotros sois el cambio del PP a Leganés que venga Santan que lo vea. Desde PBS Leganés apoyaremos a los trabajadores en su demanda. Por que una ciudad como Leganés no puede estar gobernada por gente que lo que quiere es comer a costa de los vecinos, hacerse fotos con los jugadores de fútbol de Leganés pero luego privatizar el mantenimiento de las zonas verdes y limpieza del ayuntamiento.Desde PBS LEGANES le decimos a nuestro señor alcalde de Leganés que dimita ya que para ser alcalde de Leganés no vales Llorente. Firma, el secretario general PBS Leganés y nacional.

  2. Josman

    9 junio, 2016 at 17:10

    Que triste cosas, que cosas tristes, los trabajadores están en su derecho de defender sus ideas, obviamente sin violencia y siin injurias o calumnias, y si cuanto pone esta nota es verdad, y si un solo concejal no puede acceder a la casa de todos, que nos representa sea de la ideología que sea, presuntamente el alcalde podría caer en el caciquismo, que debería de ser lo contrario a socialismo, debemos de esperar por ver en qué acaba todo. Los trabajadores reitero, sin realizar daños en las cosas, que no creo que ocurra, y obviamente como cito arriba, sin insultos tienen el derecho legítimo a reivindicar, protestar y dejarse oír en defensa de sus derechos, y los gobiernos deben de gobernar, administrar, pero que no olviden que son también trabajadores públicos y que nada es de nadie, empezaron cerrando los parques y acabarán cerrando en ocasiones el Ayuntamiento, y eso raya con cierto autoritarismo .

    Josman

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies