ENTREVISTAS

Los ‘tres del pregón’ de San Nicasio tienen cita el próximo día 18 en el Juzgado nº 4 de Getafe

De izqierda a derecha, Óscar, Cristóbal y José ManueL, ‘los tres del pregón’ de San Nicasio

«Se busca que la gente tenga miedo y no se enfrente por ciertas causas»

► «Vimos a concejales del PP, que ahora mismo también están ejerciendo, hablando con los cargos policiales y daba la impresión de que daban órdenes»

► «Jesús Gómez (alcalde de Leganés en 2013) es un macarra y un matón y además le gustaba provocar. Unos días antes de ese pregón, amenazó al PSOE de Leganés con mandar unos skinhead de Vallecas a su caseta»

► «Jesús Gonzalez (comisario jefe de policía nacional de Leganés en 2013) estaba citado en la querella argentina como un torturador. Además, había sido una persona a las órdenes de Billy El Niño»


La reivindicación y lucha pacífica por derechos se sentará el próximo 18 de abril en el banquillo de los acusados, concretamente en el juzgado número 4 de lo penal en Getafe. Son tres, y de Leganés, José Manuel, Óscar y Cristóbal. En el otro lado está la policía, que los acusa de atentado a la autoridad. Todo se remonta a 9 de octubre de 2013, en el pregón de San Nicasio, de ahí que sean conocidos como Los tres del pregón. ¿Se sigue criminalizando la protesta y lucha en nuestro país? ¿Hay que leer entre líneas y son mensajes para conseguir una sociedad sumisa y sometida a los recortes del Estado?

De ser así, ellos tres los tienen claro, nada les frenará en su activismo. En aquella época, gobernaba el PP en Leganés. Es muy significativo lo que cuentan del entonces alcalde, Jesús Gómez y de los ediles de éste, algunos todavía aún en el cargo, y su relación con la policía, así como la figura de Jesús González Reglero.

Eran tres vecinos más, pero la policía los llama por su nombre si bien no acierta a explicarles el motivo de la detención. Además, según nos narran los tres protagonistas, la policía también pegó ese día a dos menores de edad. Muchos más detalles en esta entrevista con José Manuel, Óscar y Cristóbal, quienes el martes 18 irán a luchar por su absolución, día en el que a las 11.30 horas está convocada una concentración a las puertas de los juzgados, en la calle Terradas de Getafe. Eso sí, nada para la lucha, porque la lucha siempre sigue…


Pregunta: ¿Qué ocurrió el día de autos?

— José Manuel: Nos detienen a los tres el día del pregón de las Fiestas de San Nicasio del 2013. La excusa oficial es que le hemos pegado una paliza a seis policías, es decir, atentado a la autoridad por lesiones. Y en el atestado policial se describe cómo los tres pegamos a seis policías.

Pregunta: Precisamente, en estos días hemos visto en varios medios informaciones que relatan cómo muchos policías engrosan atestados…

— Óscar: ¿Es el mismo caso que el nuestro, no?

— José Manuel: Hay muchos informes en ese sentido. De hecho, España ha estado al mismo nivel que Corea del Norte en cuanto a los Derechos Humanos para muchas organizaciones internacionales que velan por el cumplimiento de estos derechos. Además, España se negaba a que hubiese un control sobre esos casos en los que la policía se excedía de sus labores o en cuanto a sus denuncias.

— Cristóbal: Es una forma habitual de proceder de la policía con este tipo de acusaciones para criminalizar a la gente…

Pregunta: Y lo decimos, además, claramente y sin miedo…

— Cristóbal: Sí, sí, por supuesto. Sin miedo; son presiones, son acusaciones falsas que se cuentan no sólo en nuestro caso, sino en muchos otros. Es la misma forma de proceder.

— Óscar: Nuestra versión es pública ya. Ha sido una acusación policial y unas detenciones acompañadas de agresión policial a los tres. Nos piden unos cargos desorbitados…

Pregunta: Vamos a situarnos en el día de los hechos, vais a protestar por una serie de situaciones sociales…

— José Manuel: 9 de octubre de 2013. Sí, además había distintos colectivos con distintas luchas. Estaban los afectados por las preferentes, estaban los afectados por la venta de vivienda pública a fondos buitre, había sindicalistas, había gente del 15-M.
Pregunta: ¿Cómo es vuestra protesta?

— Óscar: Pacífica, todo muy pacífico.

Pregunta: ¿Lleváis alguna pancarta?

— Óscar: Sí, las hay y silbatos.

— José Manuel: Para ser exactos, yo directamente ese día no hice nada más que hacer un par de fotos y hablar con la gente. La mayoría de la gente, y eso se ve en los vídeos, portan pancartas, llevan silbatos, pitan y está todo el mundo quieto sin nadie que haga gestos agresivos ni mucho menos que se intente pegar a nadie.

Pregunta: Además os llaman por vuestros nombres, digamos que os tienen fichados…

— José Manuel: Ese día concretamente, a mí se me acerca un inspector de la policía nacional previamente al pregón y me empieza a hacer un montón de afirmaciones y de preguntas de cómo voy a acabar la noche de qué voy a hacer…

Pregunta: Un poco de intimidación…

— José Manuel: Sí, amedrentando e intimidando. Yo pasaba de él totalmente y no le contesté ni le miraba. De hecho, se ve que le fastidió y me empezó a llamar por mi nombre y mis apellidos a gritos.

 

Listas negras

 

Pregunta: Tú no eras cargo público…

— José Manuel: No era cargo público ni cargo en nada. No militaba en ninguna organización oficial, no tenía ninguna multa, nunca había tenido ningún problema con la policía y desde luego no conocía a ese señor.

— Cristóbal: Las listas negras…

— José Manuel: A ver, hay que aclarar que los tres somos activistas.

— Cristóbal: Y hay que reconocer que las listas negras existen.

— Óscar: Sí, a mí también me llamaban por mi nombre.

— Cristóbal: A mí no me llaman por mi nombre en ningún momento, pero directamente un policía estando yo en una pancarta, sin mediar palabra ni nada, de repente me agarra, me amenaza con darme un puñetazo y me tiran al suelo.

Pregunta: Empleando la fuerza…

— Cristóbal: Sí, yo estaba en una pancarta con una serie de personas en una protesta pacífica, un policía me agarra de la pechera, con el otro puño me amenaza, me dice que esté quieto y me tira… Me pisa la espalda y la cara. Yo no ofrecí ningún tipo de resistencia. Estás en una protesta pacífica y te encuentras con que un policía te agarra y te tira al suelo sin mediar palabra…

Pregunta: Volviendo a las listas negras, impresiona. Es que como si hubiese una especie de fichero…

— Óscar: A mí, por ejemplo, me detienen porque la gente lo oye. El hecho de que lo digan y que varios policías miren a donde estoy yo es grave porque no tenían motivos para saber mi nombre. Esto lo oye la gente que está en primera fila y es cuando vienen a por mí varios policías. ¿Por qué varios policías tienen que saber quién soy yo? Por eso estamos indicando que las detenciones son completamente a dedo.

— José Manuel: El inspector que había dicho previamente que me había llamado por mi nombre y por mis apellidos, me dijo que me estaban investigando, que me seguían en las redes… Hablando de redes, en esos momentos, llevábamos un mes de campaña difundiendo que el comisario jefe de la policía nacional de Leganés estaba citado en la querella argentina como un torturador. Además, y esto es totalmente verídico, por aquel entonces ya había sido una persona a las órdenes de Billy El Niño, conocido torturador español, y había participado en la unidad de lo político-social. Este era el responsable de la policía nacional en Leganés…

— Óscar: En ese momento, cuando pasa todo esto, está simplemente mencionado. Luego, al tiempo, se le imputó en la causa de la jueza Servini.

— José Manuel: Y al mes de imputársele y de emitirse la orden internacional de busca y captura contra él por torturador, el Estado se niega a entregarle a la Justica.

— Óscar: Es importante señalar que cuando nos detienen, cuando es la carga injustificada, que duramente unos meses antes, al saltar la noticia de que Jesús González Reglero estaba implicado en todos estos papeles de la jueza Servini, de la querella argentina, es cuando salta todo esto. Sucede unos meses antes de las detenciones del pregón de San Nicasio e inevitablemente lo relacionamos.

El entonces Comisario de Policía, Jesús González Reglero. Imagen del año 2012: sermadridsur.com

Pregunta: Y entonces, ¿qué pasa por la cabeza de los policías….?

— José Manuel: El inspector dice: “hay que detener a éste”. Él me señala por la espalda y a mí me detienen dos o tres policías, luego se unen más, y yo les preguntaba qué por qué me detenía y qué había hecho y no me sabía responder. Como mucho me decían que me callase mientras me pisaban la cabeza. No fue hasta que llegamos los tres al coche policial y ya viene el inspector que había dado la orden y que había dicho eso de a por esos tres, cuando nos dice que se nos acusa de atentado a la autoridad y saltan los otros policías: “de eso, de eso; de eso os acusaban”. Pero, en ese momento, esos policías no sabían de qué, tan sólo habían recibido la orden de que nos tenían que detener y habían ido a por nosotros con todo.

— Óscar: Ese día veíamos cómo en la carpa del PP, después del pregón, que el acto grande del día que iba a ser el lucimiento de Jesús Gómez en el pregón, se le desluciera porque había más gente protestando contra él…

Pregunta: También le ocurrió, lo de gente protestando contra su gestión, en Fiestas de Butarque…

— Óscar: Sí, también le ocurrió. Lo que vimos fue a concejales del PP, que ahora mismo también están ejerciendo, hablando con los cargos policiales y daba la impresión de que daban órdenes. Noemí Selas también daba órdenes.

Pero, también es importante reseñar lo que ocurre justo después de nuestra detención. Estaba programada la actuación de una rapera de La Fortuna. Entonces, cuando esta chica está actuando, que era una actuación programada, la letra, de canción protesta, no le cuadra a una de las concejalas y apagó las luces, cortó la actuación y obligó a los policías nacionales a cogerla del escenario y llevársela en volandas. Es inaudito, muy de cortijo.

 

Jesús Gómez (PP) y los skinhead de Vallecas

 

— José Manuel: Y el alcalde (Jesús Gómez), unos días antes de ese pregón, había estado amenazando al PSOE de Leganés con mandar unos skinhead de Vallecas a su caseta… Recuerdo perfectamente que Pedro Atienza lo estuvo denunciando. En aquel momento, todos los partidos de Leganés, excepto el PP, se posicionaron a favor nuestro y en contra tanto de la actuación de la policía como de la del alcalde.

— Óscar: Si por algo se caracteriza Jesús Gómez es por ser un macarra. Era un macarra y un matón y además le gustaba provocar.

— Cristóbal: Y luego otra cosa que también queremos decir es que estas detenciones se producen en unas fiestas populares, en unas fiestas de un barrio en las que había niños, personas de todas las edades y cargan con toda esta gente en un ambiente festivo… Pegan, incluso, a dos menores cuyas familias estaban protestando por la venta de pisos a fondos buitre. Un espectáculo…

— José Manuel: Recordamos los tres a señoras que estaban en las fiestas llorando al ver cómo nos detenían y nos preguntaban por qué nos hacían eso…

Pregunta: Se nota que en el ambiente se respiraban esa injustica…

— José Manuel: Claro, en ese momento, fue algo escandaloso. Como ya te digo, todos los partidos políticos, excepto el PP, se posicionaron en contra de la actuación policial. Centenares de personas que estaban allí en el pregón son nuestros testigos. Al final, hemos elegido y hecho una selección porque no podemos llevar a 200 personas a juicio, pero cualquiera que lo viera sabe perfectamente qué pasó. Fue unánime…

Pregunta: ¿Cómo manejáis el sentimiento de impotencia…?

— José Manuel: Impotencia el primer mes. Cuando, todavía, la gente nos decía que tuviésemos cuidado a la hora de salir a la calle o de ir a una manifestación, concentración, piquete sindical… Yo hablo por mí mismo, no sé los tiempos de vosotros, pero cuando pasó ese primer mes, me dije que ahí no iba a acabar mi activismo. Es que lo que se busca es eso, parar el movimiento para que la gente tenga miedo y ya no se enfrente por ciertas causas.

Otra cosa es la impunidad. Nosotros luchamos por nuestra absolución. Lo que habría que hacer es meter a juicio al inspector que nos señaló, a quien recibía las órdenes y que les admitió a sabiendas de que eran ilegales. Recuerdo perfectamente el policía nacional que nos recibió en los calabozos de la comisaría, que nos daba una palmadita en la espalda y nos decía que cómo se habían pasado los compañeros con nosotros. Yo le decía, “si tú sabes que se han pasado con nosotros, entiendo que es porque te lo han contado por la radio, pues denúncialo que eres policía nacional”. No es cuestión de decir que absolutamente todos los policías son unos violentos que machacan y tal. Hay policías que son unos oficinistas que están haciendo DNI y que no tiene que ser las peores personas, pero está claro que hay un corporativismo a la hora de no denunciar ciertas situaciones ilegales e inmorales.

— Cristóbal: En lo que decías antes, Adrián, claro que hay impotencia y rabia a la hora de reivindicar por unas cosas que tú crees que son justas y que ocurra eso. Esa es su actuación, tampoco nos llevemos a engaño. Lo que nos pasó a nosotros es una cosa que han hecho siempre y que van a seguir haciendo. Ese es su método de reprimir a la gente.

Pregunta: Pero, ¿no creéis que precisamente eso lo tenemos muy asumido en la sociedad y, por tanto, les “otorgamos” esa actuación porque nos han “narcotizado” y les hacemos que ganen esa partida? Entiendo lo que dices, pero en el imaginario de la gente queda eso, por eso igual la masa tiende a ser sumisa…

— Cristóbal: Nosotros estábamos allí porque no aceptamos eso. No aceptamos que nos recorten los derechos, que nos vendan los pisos a fondos buitre…

— José Manuel: De la misma forma que en el imaginario colectivo un político es corrupto per sé y muchos lo son, hay que luchar y no te puedes quedar en casa callado. Cuando me refería a dar la cara, me refería combatir y a no tenerles miedo.

— Cristóbal: Esta manera de criminalizar también es muy peligrosa de cara a la sociedad porque hay quien puede pensar que somos gente violenta…

— José Manuel: Es una forma de limitar derechos. Tenemos sobre el papel una serie de derechos que a la hora de la verdad no se pueden ejercer porque el Estado o las fuerzas de seguridad te los coartan…

— Cristóbal: Lo que está claro es que, al final, al activista eso no le condiciona ni consiguen que te quedes en casa o dejes de protestar; todo lo contrario. Nosotros no hemos dejado de estar y seguiremos.
Pregunta: Evidentemente pedís la absolución y estáis convencidos de que así será…

— José Manuel: Todo el mundo que estuvo allí presente tiene la misma versión menos, lógicamente, los cercanos a Jesús Gómez y que fueron los que dieron esas órdenes.

— Óscar: Lo que esperamos también es que los grupos políticos que se posicionaron en aquel entonces en condena de lo que pasó, mantienen ese compromiso. Vamos a ver si mantienen la postura inicial.

Pregunta: Después, ¿qué va a ver? ¿Si hay una absolución tenéis pensado hacer algo contra esta gente a nivel judicial o que se quede ahí?

— José Manuel: Hay cosas que denunciarlas es más un hecho de épica. A veces, hay que ser conscientes de las limitaciones que tiene el sistema judicial. Igual que ahora ciertas cosas sí se pueden denunciar, por ejemplo la violencia de género, ahora hay juzgados que la atienden. Pero, hace unos años, por los mismos hechos, cualquier mujer podía denunciar y no se tenía en cuenta. Pues de la misma forma, hay otros temas que, siendo igualmente ilegales, el sistema no está preparado para que se denuncie. Y hay una cerrazón y bloqueo total en cuanto a la Justicia de mirar hacia dentro. No hay más que ver que en los pocos casos en los que se ha condenado a policías o a mandos por su actuación policial han sido casos gravísimos y con un montón de pruebas. Y cuando digo gravísimos me refiero a violaciones sexuales, a torturas…

Y esas pocas veces en las que se les ha condenado, se les indultó posteriormente. Incluso a esos mismos policías se les ha puesto a dar clase a otros policías. Te estoy hablando del asesino de Yolanda González, de los mossos d`esquadra que estuvieron implicados en el caso 4F… Al final parece que hay complacencia entre el Estado y cierta violencia policial. Ahí es muy clara la línea que hay desde el franquismo hasta nuestros días y el ejemplo más claro era el del comisario jefe de la policía nacional de aquí; un torturador al que no le pararon su carrera policial, sino que fue ascendido hasta llegar a lo más alto. Y cuando ya estaba emitida la orden de busca y captura contra él, se le jubila con honores y se le deja en su casa tranquilamente cobrando su pensión. Eso es muy gráfico y significativo de cuál es la situación es España.

— Cristóbal: Completamente de acuerdo y muy bien explicado por parte de José Manuel. Por esa misma razón, denunciar a parte del Estado, que usa la fuerza represiva hacia los trabajadores y personas que protestan, es una batalla perdida. Es una batalla perdida porque es denunciar a su propia arma que tienen para reprimirnos. Judicialmente es una batalla perdida, nuestra denuncia es pública y nuestra campaña y así la seguiremos haciendo.

Pregunta: El mensaje con el que, quizás, nos podemos quedar es que la gente siga luchando por lo justo y no se dejen comer la moral…

— Los tres: Por supuesto.

  • 140
  • 68
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    208
    Shares
  • 140
  • 68
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Pingback: El Juzgado de Getafe absuelve a los ‘3 del pregón’ de Leganés – Nuevo Crónica

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies