LEGANÉS

#Morro&Business: UNELE pagó con dinero público a la UC3M por el ‘alquiler del auditorio’ y a Solimpar por “gestión de espacios aledaños”

 

El presidente de UNELE, Augusto Fuentes [enmarcado por el círculo] desayunando a costa de los leganenes en el People&Business

► Lo público, privatizado; y lo privado, subvencionado. UNELE nunca pone nada: su evento People&Business fue subvencionado al cien por cien
► Otra más: Los vecinos vuelven a pagar los premios de UNELE del 20 de diciembre y el Ayuntamiento se niega a decir el coste total
► Dueño de Solimpar: «La comida no la facturé porque me dijo UNELE que no se la subvencionan, que ahora mismo eso está mal vista»

La polémica que ha generado el congreso del People&Business de UNELE y para UNELE, pero con dinero público, ha sido sobresaliente. Para ser justos, no sólo está la cita del 31 de octubre, sino la línea de actuación que mantiene esta Unión Empresarial de Leganés con el Ayuntamiento, con el dinero de todos los vecinos como protagonista en sus manos. Recordemos que ya se cuentan por cientos de miles de euros los que, desde los bolsillos de los ciudadanos, el Ejecutivo socialista decide subvencionarles. Son muchas las voces que no han dudado en calificar a esta suerte de matrimonio como un contubernio. Muchos medios llevaron publicidad de este evento. Nuevo Crónica les cuenta más detalles. La línea de investigación del dinero público nos lleva a preguntarnos varias cuestiones sobre el lugar de celebración del congreso de la grosera conferencia de 100 eruos el minuto, el auditorio de la UC3M. Ahorrándonos los obscenos contrastes, los interrogantes se sucedían: ¿Quién pagó? ¿Por qué se pagó? ¿A quién se pagó? ¿Cuánto se pagó?

Aquí, en cuanto a organización se refiere, la Finca Solimpar juega un papel fundamental. Este periodista ha hablado con su dueño, José Carlos Monge. «Nosotros facturamos a UNELE la gestión de todo el evento. A mí me encargó UNELE la gestión del tema de los espacios para el coffee break, el cóctel y el pincho de la tarde», e indica que los 6.000 euros que marca la factura «fueron por los espacios. El catering fue más dinero. A mí me costó dinero esa historia». Monge me cuenta que tuvo que hablar con los que tienen alquilado la cafetería de la Universidad, «Solimpar gestiona, habla con la colectividad para que nos dejen los espacios aledaños y nos den el cóctel». Y ojo a lo que viene a continuación, «pero, yo el cóctel no lo facturo y lo doy como aportación mía a UNELE. Yo pagué mucho más dinero de lo que facturé a UNELE». ¿A usted le costó dinero?, le pregunto; «claro, lo que pasa es que ayudé a la asociación. Es porque dentro de un catering hay varios conceptos: el personal, el alquiler de espacios y los canapés. La parte de comida no la facturé porque me dijo UNELE que no se la subvencionan, que ahora mismo eso está mal visto, me dijeron”. Vamos, que ¿si no estuviese mal visto, no habría un supuesto cóctel altruista? ¿Por qué hay dos alquileres? “Se alquila a la colectividad. Por eso hay dos alquileres. Uno para lo que es el congreso y luego las zonas aledañas, que hay que hablar con la colectividad. Yo gestioné esas zonas aledañas». Monge es también administrador único de otra empresa con la que emitido otra factura, cuyo concepto reza como organización y ejecución por valor de 10.000 euros. «No lo sé. Tendría que revisarlo. Imagino que iría por otra cosa», esgrime. Bien. Seguimos. Monge me aclara que el día 31, allí, en Solimpar no se hizo nada, pero que ellos como Finca pueden salir y realizar caterings externos. «A mí me encomendaron el catering, que aportara algo. Yo iba a hacer el catering, pero al final lo subcontraté, pero que sepas que al final me costó dinero. Que el gasto ha sido superior al servicio que he facturado, pero no me importa. UNELE me dijo que no podía facturar, que si le podía echar una mano. Entonces, facturamos lo que creíamos lo razonable por el espacio, no por todo el catering. Los 6.000 son por el espacio».

Los premios de UNELE, de nuevo a costa del vecino

Termino con Monge con una cuestión; los premios de UNELE el 20 de diciembre de 2017 en la Finca Solimpar. «Para eso hay una factura y lo paga el Ayuntamiento a Solimpar, porque ha sido quien alberga los premios. No tiene que ver una cosa con la otra. Han venido seguidas las historias, pero son cosas distintas. Lo de los premios de UNELE lo he facturado al Ayuntamiento. Lo que costó no sé si puede decírtelo, de todas maneras será pública». Este periodista ha preguntado oficialmente por la cuantía al Ayuntamiento de Leganés y, casi un mes después, su jefa de Prensa, pagada por todos, vuelve a dar la callada por respuesta. Transparencia nivel Patricia Sánchez Porras.

¿Y la Universidad Carlos III de Madrid? Me pongo en contacto con ellos para preguntarles cuánto cobró la Universidad por el evento, de quién cobró y si se firmó convenio alguno con Solimpar. La respuesta íntegra ha sido «la UC3M alquiló el Auditorio del Campus de Leganés para la celebración del evento ‘Leganés People & Business’ aplicando las tarifas vigentes y procedió a emitir la correspondiente factura a nombre de UNELE, que ha sido abonada».

Una vez más, Leganés entero ha pagado actividades privadas de esta asociación, que no tienen rédito alguno en la sociedad y ascienden a centenares de miles de euros.

  • 10
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares
  • 10
  • 3
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies