LEGANÉS

Ricardo López, ULEG: «La policía dice tener órdenes de no tramitar las multas a ciertos bares de Leganés»

Ricardo López y Carlos Delgado

► El alcalde llamó enfermo al portavoz de ULEG y mala persona a otro edil de la misma formación

► Vuelve a sonar la misma melodía.  Martín de la Sierra, bastante nervioso por la denuncia sobre el perdón de las multas a ciertos bares; tanto es así que a Llorente no le quedó otra que ordenar a su concejal de Cultura: “Cállese, señor Martín de la Sierra”.

► El portavoz de Ciudadanos, José Manuel Egea, interpeló a la edil de Deportes sobre la nueva ley en este ámbito

Esta semana tenía lugar un segundo pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Leganés convocado a iniciativa de ULEG, Ciudadanos y las cuatro concejalas no adscritas. El objeto fundamental era poder practicar la parte de control al Gobierno, que no es posible llevar a cabo en los de carácter ordinario. “Que ULEG, Ciudadanos y las no adscritas hayamos presentado petición para esta celebración de un extraordinario responde a la decisión del alcalde de Leganés, de hace año y medio, de no ser controlado. Usted, señor Llorente, decidió realizar plenos a puerta cerrada”, comenzaba en su primera intervención el presidente y portavoz de ULEG, Carlos Delgado, mientras continuaba expresando que “queríamos que diese explicaciones el gerente de facto de EMSULE, el señor José Enrique Serrano. En esta legislatura, esta empresa pública se ha convertido en un nido de opacidad, de corruptelas y de enchufismo. No sé si el alcalde está protegiendo a Serrano o a él mismo por lo que pueda decir éste. Serrano está siendo objeto de investigación de la Guardia Civil. ¿Cuál es el régimen que tiene la jefa de Administración, Sonia Martín, que es su esposa? ¿Para qué necesita EMSULE un asesor de Prensa cuando tenemos un gabinete de Comunicación y a LG Medios? EMSULE es ENCHULE, sobre todo, de gente del PSOE e IUCM”. Delgado también habló sobre la “la póliza de Sanitas para EMSULE, donde están sus cónyuges, que lo tienen a través del representante de Sanitas en Leganés, el señor Augusto Fuentes, a la sazón presidente de UNELE” así como de la cuota de 3.000 euros públicos que aporta la empresa pública del suelo a UNELE, y que destapó este medio.

Sobre este asunto, Rocío Cruz, no adscrita, afirmaba que “da la sensación de que actúa en esta empresa como si fuera su cortijo. ¿Teme usted con la comparecencia del señor Serrano que pueda decir algo que no quiera usted que sepa la ciudadanía?”. Por su parte, ULEG volvía para añadir que “EMSULE y el Ayuntamiento de Leganés tienen una relación jurídica enfermiza”.

Era el turno del alcalde y comenzaba subiendo el nivel: “usted es un enfermo, señor Delgado. Lleva insultado 10 años. Todo es un invento y de la enfermedad mental que tiene usted”. Se dejaban entrever las costuras de argumentación de Llorente.

Avanzaban los temas y venía una de las grandes mentiras de Santiago Llorente Gutiérrez en sede plenaria: “esto es un ayuntamiento transparente en el que fluye la información”. Sin ir más lejos, a este medio se le han negado datos públicos sobre un evento púbico y que, de manera grabada, el concejal de Empleo, Arsenio Rubén Bejarano se comprometió a darlos. Han pasado los meses y, correos y correos y llamadas y llamadas a la jefa de Prensa mediante, nada de nada. Es información pública tapada. Sin embargo, más allá de este ejemplo, Rocío Cruz desmintió pronto al primer edil: “es mentira que nos faciliten toda la información. Es mentira. Del mayor número de requerimientos que hecho desde que estoy en esta corporación, no me han facilitado nada. Y menos de Urbanismo y de Obras”.

Más adelante, Delgado recriminó la ausencia a estas alturas de unos presupuestos y reprochó que éstos junto con las ordenanzas fiscales y el plan económico financiero sigan siendo el ideado por el PP. Cruz tachaba la gestión de Llorente de mercantilista y denunció que “la plantilla de múltiples empresas están hartas de hacerles llegar escritos”. También fueron protagonistas la petición de cese de la directora de NNTT, Virginia Moreno, por el Caso Datos o el nuevo “agujero de seguridad”; el descubierto del padrón municipal del numerito del coche.

Tras todo ello, José Manuel Egea, portavoz de Ciudadanos, interpeló a la edil de Deportes, Elena Ayllón. Preguntó si existe plan relativo a la formación de los técnicos municipales, las acciones respecto a la adecuación de plantilla de trabajadores municipales afectados de la relación de puesto de trabajo conforme a la ley y acciones en relación a la promoción al puesto de director deportivo, preparador físico o monitor deportivo.

El edil de Cultura, Martín de la Sierra

 

Agravio comparativo con las multas a las terrazas

Quedaban dos interpelaciones más. Al delegado de Cultura, el salpicado por el Caso Carmen, Luis Martín de la Sierra, a cargo de Mercedes Condés, no adscrita.

Y la última y que terminó, en general, por ascender el nivel del pleno hasta la terraza del reloj autómata. Era Ricardo López de ULEG quien preguntaba al edil de Seguridad Ciudadana (Llorente, en este caso) sobre cuestiones relacionadas con la seguridad en La Cubierta y loas agravios comparativos con las terrazas. Sobre esto último señaló que “no se están tramitando todas las multas. ¿Sabe usted que existen órdenes del director general de Seguridad Ciudadana para que no se tramiten multas a ciertos bares? Lo dicen los propios policías”.

La respuesta de Llorente es para escucharla: “usted, señor López, es mala persona. No me sentaría a comer con usted. Están solos en los actos”. López le replica que “a mi portavoz le llama enfermo, a mí esto. Es todo un caballero. No tengo ningún problema en que me lo llame. Y solos, no. Lo que no queremos es estar mal acompañados y por eso no me siento con usted en los eventos”.

A continuación, mientras otra edil de ULEG, Mercedes Neria, se esforzaba por hacer algún ruego, rompía la educación plenaria el concejal de Cultura, sí, de nuevo Martín de la Sierra, quien se puso bastante nervioso con la melodía de los bares, multas y perdones a según quiénes. Tanto es así que a Llorente no le quedó otra que ordenar: “Cállese, señor Martín de la Sierra”.

  •  
  • 33
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    33
    Shares
  •  
  • 33
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Jose Luis Rodríguez

    25 noviembre, 2017 at 19:28

    Por supuesto que no se mide a todos con el mismo rasero; no solamente se tiran multas a la papelera, sino que llamas a la policía y te dicen: ay no, no se puede, es amigo de mi jefe a este no podemos multar, sillas y mesas al rededor de los bancos, pegadas al escenario, y te contesta el camarero,”nos las quito me a dicho mi jefe que es amigo de cargos muy altos del ayuntamiento y no pasa nada, las multas se las pasa por el arco del triunfo. ¿Adivina adivinanza, quién es? ¿UNTELE TERRAZA?

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies