GETAFE

Sara Hernández renuncia [como estaba previsto] a su título de ‘baronesa’ socialista

 

El último y más grave error político de Sara Hernández ha sido traicionar a Pedro Sánchez.

Estaba claro desde hace tiempo. Antes de perder con estrépito y ver rodar su cabeza [política], incluso en Getafe. La alcaldesa tenía los días contados como Secretaria General del PSOE-M desde la victoria de Pedro Sánchez en las últimas primarias. Conocida como la traidora por sus maniobras con Pedro Castro, con Tomás Gómez y hasta con el propio Sánchez, que la ungió con su dedo ‘divino’ como baronesa de los socialistas madrileños, no se esperaba otro final que una retirada sin honores. Despues de su última hazaña apoyando a Patxi López [para protegerse de Susana Díaz], Sánchez ha optado por un fiel de los que han mantenido el tipo: José Manuel Franco. Roma no paga traidores. A veces el instinto de superviviencia política  engaña y lleva directo a los ambiciosos a la perdición. Si no hubiera pecado con esta última traición y hubiera permanecido fiel a quién la colocó en la cima del socialismo madrileño, a esta horas estaríamos hablando, en lugar de una defenestración en toda regla, de una seria candidata a  ministrable en el caso de que Sánchez sea elegido algún día presidente de España. Menudo batacazo.

Sara Hernández, a pesar de que seguía mientiendo, o disimulando, y anunciaba que se presentaría [hasta el día de antes de la espantada], solo quería blindarse para repetir como candidata a la alcaldía de Getafe. Postureo. Lo de ser la lideresa del PSOE-M no ha pasado de ser una breve e improductiva ensoñación. Nunca los socialistas cayeron tan abajo en la región de Madrid y en Getafe. El PSOE-M se había mimetizado con la personalidad de su lideresa. Simple y vacío de discurso político. Solo consignas y frases manidas.

Sara Hernández y Cristina González

Su retirada estaba cantada desde hace semanas. Hernández apenas contaba con su círculo más cercano entre ellos, Enrique Rico y su jefa de Gabinete, Cristina González. El alcalde de Fuenlabrada y presidente del PSOE-M, Manuel Robles, igual que sus dos vicesecretarios, el primer edil de Alcalá, Javier Rodríguez, y el de Móstoles, David Lucas, además de la responsable de Igualdad, la diputada Ángeles Álvarez, ya habían abandonado antes el barco pilotado por Sara Hernández. Se barajaba que no fuera capaz siquiera de recoger los avales suficientes para presentarse. Nunca se sabrá.

Confirmada la retirada de Sara Hernández, se allana el camino de José Manuel Franco. Enfrente quedan el diputado Juan Lobato y alcalde de Soto del Real; el ex diputado Eusebio González Jabonero, de la corriente tomasista; Manuel Lucas, edil del PSOE en Valdaracete, y Enrique del Olmo.

Sara Hernández es, de momento, la única gran derrotada en el PSOE madrileño. Apenas dos días después y nadie se acuerda que un día fue la estrella de la fiesta, la elegida de Sánchez. Ni de sus alegres paseos con el gran timonel del ‘no es no’, la comandante Zaida y Meritxell Batet. Ni siquiera estará en la ejecutiva de Franco. Derrota sin contemplaciones y sin armisticio. A la vista de su gestión, tampoco tenía mucho que aportar. Desde ahora, según ha indicado, pretende dedicarse en exclusiva a la alcaldía; ya era hora. Y, sobre todo, a intentar no perder las primarias a nivel local. Los sanchistas se aprestan a cambiar de candidato.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies