REMITIDOS

Una madre denuncia la situación que vive su hijo de 12 años en el CB Leganés

CB-Leganés

María José Maroto ha enviado una carta a los responsables del club de baloncesto Leganés en las que relata la situación de su hijo.

Leganés, 23 de noviembre de 2015

«Estimado representante máximo y junta directiva del club de baloncesto Leganés:

Me pongo en contacto con usted para informarle y denunciar la situación que está viviendo mi hijo Juan Carlos Salguero Maroto dentro de su equipo de baloncesto. Juancar tiene 12 años, pertenece al preinfantil azul que entrena D. Ezequiel Blanquez Sillero como primer entrenador, al segundo no lo he visto nunca…

En el equipo son 13 jugadores, la consecuencia de esta situación es que siempre no se puede convocar a todos los chicos. Se nos informó a los padres de que habría rotación, cosa que sería natural y que tocaría a dicho entrenador, supuesto educador, hacer un cuadrante de faltas para toda la primera parte de la temporada.

Esta rotación no solo no se ha hecho sino que de ocho partidos jugados esta temporada, Juan Carlos ha sido no convocado seis veces. Esto no me parece equitativo. Si mi hijo está en el equipo, tiene que jugar, me da igual quién sea desconvocado, siempre y cuando no sea siempre el mismo jugador.

No entiendo la política de un club que es patrocinado por el ayuntamiento de Leganés entre otros, donde no se trata del mismo modo a jugadores que tienen la misma edad. Al principio de la temporada, el entrenador fue informado de que mi hijo padece fuertes migrañas que le obligan a faltar a clase y hasta a pasar días enteros durmiendo debido al dolor. Dicho problema, hace que Juancar falte a entrenar. Además, los gritos del entrenador y el trato que aparentemente margina al niño, han hecho que tenga miedo a ir a entrenar y que pierda la motivación por este deporte. Además, me he quejado al entrenador, de que mi hijo no está a gusto, y él me dijo que no quiere a un jugador desmotivado en su equipo. Dios mío, él es el culpable de la desmotivación. No es honesto, con todo lo que está haciendo, me está dando a entender que no quiere a Juan Carlos en su equipo. ¿Por qué no me lo dijeron en mayo?, ¿qué valores se están enseñando en el club?, ¿se valora el esfuerzo?, ¿solo importa ganar?, ¿No existe empatía ni compasión por las situaciones personales de los jugadores? Creo que en el mes de junio, ya hace cinco meses, este entrenador ya sabía que no quería a mi hijo en el equipo, ¿por qué no se me dijo entonces? ¿Para que yo pagase y así había más dinero? ¿Es eso lo único que importa?

Yo no soy una madre que se meta en el método de trabajo de un entrenador ni pretendo interferir en nada, ahora bien, cuando Juan Carlos presuntamente está siendo marginado, aislado, separado, para que no participe en los entrenamientos, no me voy a quedar imparcial. Mientras los demás juegan partidillos porque son seis contra seis, “Juancar, tú estira”. Cuando se hacen diferentes dinámicas, “Juancar, tú no hagas esto, estira”. Se le podría estar marginando porque yo no me dedico a hacer lo que algunos padres sí hacen, pelotear al entrenador. Así se ganó él su puesto, echando a otros compañeros, utilizando artimañas para quedarse con un equipo que él no ha formado, pero que ha heredado. Sinceramente, no me parece un profesional vocacional, chilla a los niños en exceso. Les presiona hasta el máximo, les ha concentrado antes de un partido contra ‘Pinto’ que perdieron y terminaron la mayoría llorando, ¿es eso normal?

El año pasado, cada vez que Juancar encestaba, todos sus compañeros se alegraban y le felicitaban, esto no ocurre este año y es que tenían otro entrenador que fomentaba el juego en equipo, la unión entre los jugadores y no ser más que otro ni encestar muchas más canastas. Cuando un chico tiene doce años es muy importante hacer amigos y disfrutar en este deporte. En este equipo no se ve diversión sino mucha presión y hay más de un chico que no se siente bien.

El pasado martes 17 hablé con el coordinador masculino, quien supuestamente va a mediar en la situación. Cuando el pasado sábado 21, me quejé, de forma muy directa, me pidieron una oportunidad, que Juancar iba a ser convocado para el próximo partido, día 28, después de este día ¿cuántos partidos más me van a desconvocar? Cada vez que mi hijo ha faltado, se le ha castigado con un partido desconvocado. Hay otros jugadores que han faltado y solo han sido desconvocados una vez. A otro jugador le duele la cabeza, pero él no es desconvocado. Otro casi no corre en los entrenamientos, y no es desconvocado. Además, ayer 28 fue desconvocado de nuevo por faltar debido a su malestar. Lo que yo digo es que si Juan Carlos no juega, yo no voy a pagar. Además, quiero que se me devuelva lo que ya he pagado para nada.

Lo que ya clamó al cielo, fue cuando el padre de nuestro entrenador, hizo el reconocimiento médico, muy superficial y me sugiere que mi hijo haga natación. El deporte que hace mi hijo lo decide él y en todo caso, yo que soy su madre. Puede hacer baloncesto como cualquier otro niño pero le tienen que motivar, que estimular, que animar.

Para más inri, hoy viernes día 27, vía WhatsApp se me notifica, que como ha faltado esta semana, mañana descansa. Ya van ocho partidos jugados y seis desconvocado.

Voy a dar difusión a este hecho para que no le pase lo mismo a otro jugador y para defender los derechos de mi hijo como niño, como jugador y como persona.

Lo que yo aprecio es que a Juan Carlos no se le está valorando su esfuerzo, se le está invitando que se vaya de allí porque no nos cuadra que tengamos un jugador más y si le duele la cabeza y falta o tiene gripe, es desconvocado y no juega. Está destrozando amistades y no hace su labor motivadora. Solo importa ganar… El jugador desconvocado puede ir al partido, no puede calentar y a veces hasta se le manda a la grada porque, según instrucciones, no puede estar ni en el banquillo. Esto se está cargando ilusiones de un menor por aprender, disfrutar, hacer amigos y ser feliz. Esto no es hacer equipo a mi modo de entender, quiero que se investiguen los hechos que expongo, que se remedie esta situación y si en el plazo de ocho días, no aprecio ninguna modificación al respecto para solucionarlo, tomaré las medidas oportunas.

Sin otro particular, se despide atentamente,»

Mª José Maroto

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Ramón Blánquez Lozano

    1 diciembre, 2015 at 17:45

    Soy el médico que realizó el reconocimiento médico de Juan Carlos.
    Creo que se está manipulando la información y la madre, Dª Mª Jose no está siendo objetiva y no está dando toda la información necesaria para que los lectores de este periódico saquen una conclusión objetiva.
    Es muy fácil defender a un hijo, nos mueven las emociones , nos mueve el corazón pero muchas veces la cabeza no la dejamos trabajar y no valoramos las consecuencias y el daño que podemos hacer.
    No puedo entrar en detalles debido al secreto profesional y al perjuicio que tendría el niño. Puedo decir que M. Jose, la madre de Juan Carlos, ha omitido datos muy importantes para que los lectores de este periódico tengan objetividad sobre este tema y puedan sacar sus propias conclusiones. Le puedo decir, que si mi hijo tuviera lo que tiene Juan Carlos yo, como padre, no dejaría que jugara a baloncesto, hay otros deportes más recomendables.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies