DEPORTES

A tortas con la enfermedad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un cuadrilátero de boxeo infunde esperanzas a Ana Pardo de la Paz, gracias al combate benéfico que se realizará el próximo 4 de junio en Leganés para recaudar dinero y poder financiar el tratamiento que pueda paliar su enfermedad

♦ Ana Pardo de la Paz es una joven de 35 años que nació en Asturias en 1980. Cuando tenía 22 años le detectaron una enfermedad por la que desde entonces sufre una malformación arteriovenosa con derrame de nivel d9, que se ha acabado derivando en el síndrome de cola de caballo.

La cola de caballo o cauda equina es una enfermedad causada por una gran hernia discal en la región lumbar, que comprime las raíces nerviosas en el extremo de la medula espinal. Es una enfermedad poco frecuente que, a diferencia de otras dolencias en la espalda, puede ser de larga data o crónica.

En el caso de Ana, la enfermedad condiciona su vida con la parálisis y fuertes dolores. Desde que los problemas fueron detectados, su vida se ha vinculado con los hospitales y los doctores que la han ido atendiendo. Decenas son ya las intervenciones quirúrgicas a las que se ha sometido, además de varias estancias en la UCI, la Unidad de Cuidados Intensivos, y en la Unidad del Dolor.

En su largo peregrinaje por las salas de los hospitales, Ana Pardo siempre ha sido consciente de la gravedad de la malformación que comenzó cuando sufrió un derrame en uno de los aneurismas de la arteria principal de la médula. El particular caso de la joven ha sido analizado en congresos médicos internacionales por la singularidad de su enfermendad, aunque la solución aun está por llegar.

Pero Ana es luchadora y tiene unas ganas inmensas por vivir. Así los afirmaba ella misma: «Creo que el cerebro es muy sabio y la persona que ve que su fin puede estar cerca tiene muchas más ganas de vivir».

«Creo que el cerebro es muy sabio y la persona que ve que su fin puede estar cerca tiene muchas más ganas de vivir».

El coraje que caracteriza a la protagonista de esta valiente historia traspaso el pasado domingo la barrera del anonimato. Ana publicó en la red social Facebook un vídeo de aproximadamente 25 minutos donde explicaba su enfermedad. La joven derrocha ganas de vivir e ilusión por curarse, y ella misma califica como un sueño la esperanza de pasar este calvario y dejar de padecer esos dolores tan inmensos que le aturden su existencia.

El su video, Ana de forma sencilla nos explica su historial médico, tratando de ser concisa pero transmitiéndonos un lado puramente humano de las adversidades que ha atravesado a causa de las continuas estancias en hospitales. En todas las intervenciones se necesitaba embolizarla, pero su caso fue descartado en el Hospital Central Universitario de Asturias y en el Hospital de Valdecilla en Santander.

Finalmente, se trasladó a Madrid para ser atendida en el Hospital Puerta de Hierro donde en cuatro ocasiones fue embolizada, pero de forma fallida. Las consecuencias de estas intervenciones realizadas en 2007 fueron mayores dolores en la médula. Los médicos la pronosticaron cinco años de vida pero eso si antes, nos cuenta Ana, «no reventaba una vena y volvía a sangrar, en cuyo caso podía quedarme tetrapléjica, en estado vegetativo o, directamente, no contarlo».

Su ilusión es ser independiente dentro de sus posibilidades, por lo que nunca ha tirado la toalla. En el video, Ana nos habla del doctor Leopoldo Guimaraens, quien logró embolizarla en tres intervenciones consecutivas en los meses de enero, mayo y septiembre de 2008 en el Hospital Nuestra Señora del Rosario en Madrid. Ana afirma: «Me sentía mejor pero como era un tratamiento experimental, llegaron los recortes y no pude dar la tercera sesión». Por ello, el proceso quedó paralizado y tan solo ha intentado paliar esos dolores atroces a base de ingerir cantidades exageradas de medicamentos, morfina y metadona, con el único consuelo de tratar calmar el dolor.

«Me sentía mejor pero como era un tratamiento experimental, llegaron los recortes y no pude dar la tercera sesión».

Leopoldo Guimaraens ha depositado una nueva ola de esperanza a Ana, al ponerla en contacto con el doctor Jesús Devesa, quien conoce un tratamiento con la hormona del crecimiento que podría regenerar el tejido dañado y se podrían reducir sus dolores. Esta última opción despierta en ella una nueva ilusión, pues como Ana afirma “yo nunca pierdo la esperanza”.

Los costes de este último tratamiento alcanzan cifras muy elevadas, cantidades que su familia no puede costearse y que tampoco puede obtener por créditos bancarios. Ante la dificultad de obtener esos ingresos, su amigo Iván Marcuello y su hermana la boxeadora Yoli Pardo han organizado una velada de boxeo de carácter benéfico que se organiza anualmente en Madrid con el objetivo de recaudar la cifra aproximada de cien mil euros. El tratamiento se realizará en Santiago de Compostela.

La velada benéfica ya está organizada. Será el próximo 4 de junio de 2015 en el Teatro Egaleo de Leganés, municipio del sur de Madrid. Para poder colaborar con la joven, se ha habilitado una cuenta en Sabadell, cuyo número es 0081 5704 88 0001065910.

La joven tan solo puede sentirse agradecida ante la ayuda y el apoyo que está recibiendo. Desde el momento en que publicó el video, Ana no ha dejado de recibir correos y mensajes recibiendo ánimos, y lleva varios días acostándose a las cinco de la mañana para poder responder a todos los mensajes recibidos.

Si quieres ver el vídeo de Ana entra en:

AMPLIAR INFORMACIÓN

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies