EXCURSIONES

Arranca el Tren de la Fresa 2015

tren-de-la-fresa-1

 

♦ El Tren de la Fresa, que cumple 31 años,   realizará veintiún viajes en total durante durante esta edición repartidos en dos tandas; hasta el 21 de junio, la primera y entre el 19 de septiembre y el 25 de octubre, la segunda. Los trenes discurren, como ya es tradicional, los sábados y domingos. Incluyen una visita guiada al Palacio Real de Aranjuez, al Museo de Falúas, así como descuentos en el Museo Taurino y diversas actividades de ocio.

Cartel_Tren_Fresa_2015El Tren de la Fresa es una iniciativa conjunta del Museo del Ferrocarril-Fundación de los Ferrocarriles Españoles, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Aranjuez y Patrimonio Nacional. La edición de este año cuenta nuevamente con el apoyo extraordinario de Renfe, que ha facilitado los recursos necesarios para poner en circulación este ferrocarril histórico y ha colaborado con la cesión de una locomotora diésel.

La composición del Tren de la Fresa la completan un furgón y un vagón de los años 60 y cuatro coches de madera denominados ‘Costa’, construidos entre 1914 y 1930, que cubrían los servicios de cercanías de la compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante).

Turismo cultural

El Tren de la Fresa sigue fiel a su cita anual desde que en 1984 se promoviera la idea de rememorar el recorrido del que fue el primer ferrocarril de Madrid y el segundo de la Península. Hoy el recorrido se ha transformado en un atractivo viaje en tren al que se suman la riqueza arquitectónica, artística, paisajística, cultural y gastronómica del Real Sitio de Aranjuez, una ciudad que conserva todo el sabor y esplendor de su regia historia. Durante todo este tiempo, los históricos coches de madera del Tren de la Fresa han transportado a miles de viajeros ofreciendo una experiencia única que aúna ocio y cultura.

En la Exposición Universal de Shanghái 2010 el Tren de la Fresa fue elegido para estar presente en el stand de ICOM (Consejo Internacional de Museos), donde se mostraba la realidad de los museos en los cinco continentes, como ejemplo de contribución de un museo a la revitalización y el dinamismo económico a través de un producto de turismo cultural.

El tramo de línea ferroviaria entre Madrid y Aranjuez se inauguró el 9 de febrero de 1851 y permitió que la capital de España, el Real Sitio de Aranjuez y las poblaciones por las que discurre (Villaverde Bajo, Getafe, Pinto, Valdemoro, Ciempozuelos y Seseña) se incorporaran progresivamente a la era industrial con el impulso de un novedoso modo de transporte al que se comenzó a denominar Camino de Hierro o Ferro-Carril.

El Camino de Hierro entre Madrid y Aranjuez fue el segundo que se puso en explotación en la Península Ibérica, tras el de Barcelona-Mataró, inaugurado en 1848. Los motivos que determinaron que la primera línea que partía desde la capital de España se encaminara precisamente hasta Aranjuez se deben buscar, por una parte, en la voluntad de poner en marcha un proyecto ferroviario que enlazara Madrid con un puerto del Mediterráneo y cuyo trazado no encontrara terrenos quebrados ni excesivas complejidades físicas que dilataran en el tiempo la terminación de la obra, y, por otra, en el interés de la monarquía y de los sucesivos gobiernos por unir dos residencias reales.

El tramo Madrid-Aranjuez incluido en la proyectada línea hasta Alicante recibió el impulso definitivo gracias al empresario malagueño José de Salamanca, que, a finales de 1844, era diputado por Alicante y uno de los más importantes hombres de negocios de la capital del Estado. Aprovechándose de sus influencias económicas, políticas y de su relación con la corte isabelina, se hizo con la concesión de la línea. Obtenida ésta, José de Salamanca y sus socios constituyeron a finales del año 1845 la Sociedad del Camino de Hierro de Madrid a Aranjuez y en mayo de 1846 dieron comienzo los trabajos de construcción, llegando a reunir en los diferentes tajos de obra hasta 7.000 hombres que se emplearon en las labores de explanación y de movimientos de tierra.

La crisis financiera del año 1846 dio al traste con la buena marcha de los trabajos y José de Salamanca se encontró con una falta absoluta de liquidez. El pronunciamiento militar del general Narváez le apartó de la vida pública y motivó su salida del país, exiliándose en Francia durante cerca de año y medio. Amnistiado por Narváez, el empresario José de Salamanca volvió a España, pudo recomponer su capital y reiniciar las obras del ferrocarril Madrid-Aranjuez que habían quedado estancadas desde 1846. Las obras concluyeron y el 9 de febrero de 1851 se inauguró solemnemente el ferrocarril. Los más de mil quinientos invitados pudieron comprobar que en una hora y media se podían recorrer los cuarenta y nueve kilómetros (casi 8 leguas y media) que separaban las dos residencias reales.

Cuando se iniciaron los servicios ferroviarios entre Madrid y Aranjuez, la empresa concesionaria estableció cuatro clases y destinó para ello, por tanto, cuatro tipos de coches de viajeros, desde los más lujosos hasta los más modestos e incómodos, como fueron los de cuarta clase. La puesta en servicio de estos últimos fue justificada por la propia empresa como un medio “para facilitar más y más el uso de este rápido medio de locomoción a toda clase de fortunas”.

 

Aranjuez

El viaje en el Tren de la Fresa tiene como destino Aranjuez, ciudad declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001 por considerarla un claro ejemplo de riqueza patrimonial, desde el punto de vista ecológico, artístico y cultural. Su localización geográfica en la confluencia del Tajo y su principal afluente, el Jarama, unida a la sabia intervención del hombre sobre la naturaleza a lo largo de los siglos, la convierten en un vergel, en un paisaje variado y rico que se caracteriza por una amplia diversidad botánica y faunística.

En 1561 Aranjuez quedó inscrita por deseo de Felipe II en un sistema de Reales Sitios, un conjunto de residencias para una corte itinerante que pasaba el invierno en Madrid, la primavera en Aranjuez, el verano en La Granja y el otoño en El Escorial. El Palacio Real iniciado por este monarca apenas fue objeto de modificaciones importantes hasta la llegada de los Borbones y en particular de Fernando VI, que encargó al arquitecto Santiago Bonavía la fachada principal y la Plaza de Armas, y de Carlos III, quien añadió dos alas perpendiculares a la fachada principal, la Plaza de Armas y la Parada de Palacio. El interior es un recorrido por la historia de la monarquía española y las artes suntuarias y decorativas de los siglos XVIII y XIX.

Carlos IV dotó a la ciudad de la Real Casa del Labrador, un hermoso edificio neoclásico situado en el Jardín del Príncipe, donde la naturaleza rebelde, esplendorosa y pintoresca ofrece al visitante un placentero paseo. Los jardines son otro de los mayores atractivos de Aranjuez, y los hay de estilo francés, como el Parterre, o de inspiración italoflamenca, como el de la Isla, o incluso rincones de ambiente íntimo y familiar, como el Jardín del Rey, oculto en el Palacio.

A la monarquía se vincula también el Museo de Falúas, que acoge las embarcaciones fluviales de recreo que usaron los reyes para navegar por el Tajo, al igual que los Sotos y Paseos Históricos de la localidad o la grandiosa Calle de la Reina, un magnífico paseo entre plátanos de hasta 40 metros de altura.

Diversos edificios históricos jalonan las calles y plazas de Aranjuez. Uno que resalta especialmente es la Plaza de Toros, catalogada como Monumento Histórico Artístico y sede del Museo Taurino. Durante las fiestas de San Fernando, patrón de la ciudad, se celebra la corrida tradicional más importante de la plaza, el 30 de mayo.

Aranjuez es Ciudad de la Cultura, y son frecuentes en ella los festivales de música, conciertos y representaciones teatrales. Es un paraíso para los amantes de la naturaleza y el deporte. Y es también un destino ideal para disfrutar de una amplia riqueza gastronómica, en la que se combinan tradición e innovación.

 


 

DÍAS DE CIRCULACIÓN DEL TREN

Mayo: 2, 3, 16, 17, 23, 24, 30, 31; Junio: 6, 7, 20, 21; Septiembre.- 19, 20, 26, 27; Octubre.- 3, 4, 17, 18, 25

HORARIOS

Ida: Salida del Museo del Ferrocarril a las 10 horas; llegada a la Estación de Aranjuez a las 11:00 horas. Regreso:Salida de la Estación de Aranjuez 18:00 horas; llegada al Museo del Ferrocarril 19 horas. El control de acceso se cerrará 5 minutos antes de la salida del tren.

PRECIOS

Adultos 29,90 €; Niños (de 4 a 12 años) 14,90 €. Los menores de cuatro años viajan gratis si no ocupan asiento. Los precios pueden sufrir un incremento al adquirir su billete en concepto de “gastos de gestión”.

El precio incluye el Viaje de ida y vuelta, degustación de fresón a bordo, traslados de la Estación a la zona monumental en autocar climatizado, visitas al Palacio Real (guiada) y Museo de Falúas (libre) y un descuento del 50 por ciento en el Museo Taurino.

Durante la estancia en Aranjuez, siempre que se identifique como viajero del Tren de la Fresa, podrá disfrutar de promociones y descuentos en diversas actividades culturales y de ocio así como en diferentes servicios turísticos.

VENTA DE BILLETES

• Estaciones de ferrocarril que dispongan de venta anticipada.
• Renfe: Venta telefónica (902 320 320) y  venta en internet.
• Agencias de viajes.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies