EDUCACIÓN

Becas Alumni de la UC3M: la luz de quien no puede costearse los estudios

Apoyo al talento, igualdad de oportunidades y solidaridad

Ionut y Luiza, estudiantes de la UC3M

Ionut y Luiza, estudiantes de la UC3M

 

“Confiar en ti mismo es casi tan importante como tener quien confíe en ti”

”Creo de corazón en la devolución a la sociedad de lo que disfrutamos en el pasado”


 
¿Cuánta gente, tras el Bachillerato, es muy válida para continuar estudiando y no puede por la situación económica de su familia? Quizás, este tipo de preguntas no conviven entre nuestros pensamientos diarios pero sí las acoge la realidad de todos los días. Y es que es un auténtico drama para aquellos chicos y chicas que ven frustrado el sueño de ir la Universidad sólo porque no pueden costearla. Queda claro que la salud económica de la clases medias está herida y es duro comunicar a los hijos que será imposible que accedan a la carrera con la que habían estado ilusionándose tanto tiempo. En verdad, éstas son historias que también están ahí y que merecen darles la vuelta.

Univerdad Carlos III, Campus de Getafe. Concretamente, el edificio 15, justo al lado de la cafetería de Humanidades. Calle Madrid. En ese pabellón, hay una pequeña oficina. Pequeña en lo físico, grande en las metas y sus labores. Se trata de la oficina de Antiguos Alumnos. Ahí está Raquel del Pozo, la coordinadora. Ella estudió Periodismo en esta casa, ejerció un tiempo y regresó para trabajar aquí de nuevo. Rafael Cascales es un getafese y antiguo alumno de esta Universidad que, tras años de esfuerzo y formación, ahora triunfa con sus empresas. Louiza y Ionut eran un ejemplo de haberse quedado a las puertas de la Academia. A todos los relaciona el programa Becas Alumni, que vio la luz en el 2012.

Para hacerse una idea de cuánto cuesta una carrera hay que tener en cuenta que no todas son iguales y las necesidades que tengan. Sin embargo, como media, se cifra en 1500 euros el curso completo. La norma, con el plan Bolonia, será multiplicarlo por cuatro años; de los másters hablaremos en otra ocasión. Ante la oscuridad que puede sentir quien no puede pagarlo y quiere estar, encontramos una luz que los ilumina. El programa de Becas Alumni de la Universidad Carlos III son “ayudas creadas con el objetivo de posibilitar que estudiantes con buen expediente académico y escasos medios económicos puedan venir a estudiar a la UC3M gracias a la solidaridad de muchas personas”, nos explica Raquel. Por supuesto, que hayan demostrado un exigente expediente de notas anterior es condición sine que non. Esto significa que la media de primero de Bachillerato y los dos primeros trimestres de segundo de Bachillerato sea de 8 o más.

Pero, no sólo son esos los únicos requisitos sino que también “ese expediente y la carencia de recursos los tienen que mantener durante sus estudios aquí y devolver el 50% de la ayuda a partir del quinto año de finalización de sus estudios de tal manera que otros jóvenes se puedan beneficiar de esta ayuda en el futuro”, según Raquel.

Lo cierto es que la participación en este programa es abierta. Como nos indica Raquel, “nuestro colectivo de donantes es muy variado y todos comparten su apoyo al talento, la igualdad de oportunidades, carácter solidario y el compromiso de ayudar a quienes más lo necesitan”. Los antiguos alumnos, estudiantes en activo, profesores, departamentos, empresas o particulares pueden brindar la oportunidad de formarse en una de las mejores universidades españolas y que está en la zona Sur de nuestra Comunidad. Quien se sienta identificado con estos valores pueden iluminar el futuro de estos jóvenes. “La experiencia y evolución del programa no ha hecho sino incrementar el número de donantes a lo largo de los años lo cual evidencia que vamos por buen camino”, se enorgullece Raquel. Desde que se pusiera en marcha, hace ya cuatro años, un total de 48 estudiantes han resultados becados.

 

Antiguos alumnos con éxito laboral, donantes

Una de las caras y ejemplo de donante es la de Rafel Cascales, un getafense de toda la vida y también antiguo alumno de esta universidad. Con su esfuerzo y tesón tiene ya dos empresas, aunque él no se considera emprendedor. CASICO, con la que apoya al programa de becas, está de celebración puesto que este mes de enero cumple la redonda cifra de 10 años. Se trata de una consultora de negocio internacional, especialista en el sudeste asiático y China. Ayudan a que otras empresas se posicionen en esos territorios para comprar, vender o lo que precisen.

“Conocía el programa desde su creación, por mi condición de getafense y de antiguo alumno, al estar al tanto de las iniciativas de la Universidad. Me pareció muy buena idea desde el principio, escasa en España aunque muy común en países como EEUU. Sin duda creo que es la dirección que deben seguir todas las universidades. Creo de corazón en la devolución a la sociedad, al menos en parte, de lo que hemos podido disfrutar algunos en el pasado”, opina Rafael y añade que “la implicación de los antiguos alumnos y de la clase empresarial debe ser un pilar para las universidades. Fortalecer esa relación empresa-universidad es básico”.

Por supuesto, Rafael conoce al beneficiario de su beca, que disfrutará de ella toda la carrera. Es Alberto, nació en Teruel, “es un alumno brillante y responsable. Estoy muy contento por él. Una micropyme conlleva mucho esfuerzo, tiempo y recursos para salir adelante. Dedicar esa pequeña parte de mí, de mi proyecto, para que un estudiante se beneficie y pueda cumplir sus sueños, como hice yo, es un placer que no tiene precio. Un enorme orgullo. Obviamente al ser antiguo alumno yo mismo implica mantener un vínculo emocional. La Universidad Carlos III es un referente en España; su prestigio y éxito son y serán los míos”, afirma satisfecho Rafael.

Hay una cosa importante para los donantes de la que nos avisa Raquel, “a raíz de la última reforma fiscal se han incrementado los porcentajes de deducción fiscal en materia de donaciones y el donante se puede beneficiar de una devolución de entre un 25-30% y de hasta un 75% en sus próximas declaraciones de impuestos. Esto hace más atractiva la donación porque nos permite sumar más recursos sin que al donante le suponga más esfuerzo económico”.

 


 

“Quería contemplar mi futuro desde una perspectiva universitaria”


 

 

Y llegamos a los que está muy dispuestos a aprovechar estas sonrisas de la vida. Están en el conocido como Edificio 17, del campus de Getafe, justo enfrente de la oficina de Antiguos Alumnos. Son Luiza e Ionut.

Luiza es estudiante del doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, está en primero. Conoció este programa gracias a su tutora de instituo. Ella lleva luchando por esto desde Bachillerato, su objetivo era contemplar su futuro desde una perspectiva universitaria. “Tenía dudas sobre si podría acceder a la Universidad, principalmente por el tema económico. Lo que sentí en su momento, ante la perspectiva de no poder acceder a unos estudios de Grado por falta de recursos económicos, fue miedo y resquemor. Además, al pensar que a muchos jóvenes son sus padres los que les obligan a entrar en la Universidad y yo podría quedarme fuera… Las Becas Alumni fue una puerta que se abrió para mí. Decidí solicitarlo tras hablarlo con mi madre. Por suerte, en España, aún se premia a quien tiene buenas calificaciones en Bachillerato y Selectividad”.

Ionut vive en Leganés y también es un Becado Alumni. Estudia, en el campus de Leganés y está en tercero de Ingeniería Aeroespacial. “Quieres estudiar en un buen sitio para tener un buen futuro pero, a la vez, tienes que pensar en el impacto económico y la carga que supones para la familia. Cuando supe que quería estudiar Ingeniería Aeroespacial vi que la Uc3m era la que más se adecuaba a lo que yo buscaba. En su web conocí este programa y, tras hablarlo con mis padres, decidí solicitarlo”.

Como dice Luiza, “la beca en sí no está destinada a cubrir un gasto en especial. Son 3000 euros que se ingresan en la cuenta bancaria del universitario y que administrará bajo su criterio” mientras que Iounut apunta que “yo utilizo una parte para el alquiler del piso en Leganés”.

Es evidente que cuando tu sueño es ir a la Universidad y depende de alguna buen alma, como la de Rafael Cascales, los nervios, hasta el día del fallo de la beca, son máximos.

Para Luiza “la reacción fue evidentemente de alegría. A pesar de que al principio era simplemente una lista provisional sirvió para que pasara un verano tranquilo. Además, mis familiares se calmaron y estaban igual de contentos que yo” y para Ionut “la euforia y la alegría que sentí cuando me la concedieron es indescriptible. Fui corriendo a contarlo a mi familia. Tras ello sentí un poco de alivio. Saber que tienes a alguien que te apoya desde el anonimato es un empujón para seguir adelante cuando crees que no llegas. Y es bien útil en época de exámenes ya que ese empujón te hace sentir responsable y dar un poco más de ti”.

Ionut aún no ha conocido a sus donantes aunque hace un par de semanas han intercambiado correos electrónicos. Luiza, sí. “Sé que siempre que lo necesite puedo acudir a ella. En la entrega de becas charlamos y me pareció una mujer magnífica, altamente interesada en mi expediente y en mis estudios”, recuerda Luiza.

Realmente nadie debería quedarse sin Universidad por escasez de renta. No debería ser un impedimento. “Desde luego que no. Sin embargo, la realidad económica de este país ha obligado a muchas personas a renunciar a ello. Hemos visto cómo se han reducido importantes ayudas destinadas al estudio pero al mismo tiempo se ha impulsado el nacimiento de muchas iniciativas de micromecenazgo con las que paliar esta falta de recursos, entre ellas, las Becas Alumni UC3M”, opina Raquel.

Pero, incluso así, no todos pueden aceptar. Cuenta Raquel que “hay jóvenes a los que becamos y aún así no pueden aceptar la beca por tener una situación muy extrema en sus hogares. También hay historias de becados que cuentan en primera persona lo que ha supuesto recibir la beca. Recuerdo una becada que resumía la esencia al decir que confiar en ti mismo es casi tan importante como tener quien confíe en ti”.

Desde la Oficina esperan seguir creciendo y ofrecer más becas porque eso será señal de que cada vez más gente cree en el proyecto. Luiza piensa que “es a una auténtica lástima que haya personas que no puedan beneficiarse del programa, puesto que conozco lo que es la antesala de saber si al final vas a ser premiado o no. Sería magnífico que que cada vez fueran más los donantes y si en el futuro tengo una empresa con éxito uno de mis objetivos sería promover la educación universitaria”. Más o menos como Iounut que espera algún día devolver lo que él recibió, “contribuir de una manera u otra a la formación de un joven es, al fin y al cabo, asegurar el futuro de mañana de una sociedad. Estaría encantado de poder colaborar dentro de unos años para que otros becados sientan lo que yo sentí en el mes de junio de aquel 2013”.


 

Becas-Alumni-foto-2-(1)

Más información: www.uc3m.es/becasalumni y para donaciones https://aa.uc3m.es/colabora

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Pingback: CASICO con las Becas Alumni de la Universidad Carlos III | Casico

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies