CILUSIONADOS

Conferencia sobre el futuro de Europa III

“Aspiro a que los europeos construyan el futuro de la Unión y que desempeñen un papel destacado en el establecimiento de nuestras prioridades y nuestro nivel de ambición. Deseo que los ciudadanos expresen su opinión en una Conferencia sobre el Futuro de Europa que comenzará en 2020 y se desarrollará durante dos años.

La Conferencia deberá reunir a los ciudadanos (con una fuerte presencia de los jóvenes y la sociedad civil) y a las instituciones europeas como socios en pie de igualdad, y deberá estar bien preparada con un alcance y unos objetivos claros acordados entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión”.

(Palabras de Ursula von der Leyen en la presentación de su programa ante el Parlamento Europeo, cuando era solo candidata al puesto de presidenta de la Comisión).

¿Parole, parole?

Tenemos toda la razón del mundo para desconfiar de las promesas de los políticos y mucho más cuando apelan a la participación y responsabilidad de los ciudadanos. ¿Nos sirve para algo toda esa legión de defensores del pueblo, que no son otra cosa que antiguos políticos gozando de prebendas o canonjías y al servicio de sus compañeros de partido? ¿Nos sirven de algo las iniciativas legislativas populares?

Defenestración democrática de los partidos políticos

Sin embargo, ahora estamos ante una gran oportunidad. En primer lugar, porque la invitación nos la hace un político que no es español y, en segundo lugar, porque esta invitación viene de una mujer. Estos no son argumentos baladíes. Pero a esto se añade que los ciudadanos estamos “hartísimos” de que los políticos no muestren ninguna urgencia para  resolver los grandes problemas que tiene la sociedad y sí mucho interés por cuestiones que pueden enfrentar a la sociedad y a los partidos. La mayoría de los ciudadanos no nos sentimos ni de izquierdas ni de derechas, sino más bien antiizquierdas y antiderechas. La mayoría no nos consideramos ni centralistas ni nacionalistas, sino simplemente ciudadanos, o si preferís españoles y europeos, que queremos ser todos iguales ante la Ley.

Seamos valientes, sin pelos en la lengua, y digamos claramente a la Presidenta de la Comisión Europea qué Europa queremos. Si Europa cambia, cambiará España. Pero si Europa no cambia, España sí cambiará, y probablemente también otros países de la UE, hacia el despeñadero.

En las próximas semanas presentaré una carta abierta dirigida a Ursula von der Leyen, para que la pueda firmar todo el que esté conforme y se sienta europeísta.

Entretanto, os doy el e-mail de la presidenta de la Comisión que me ha proporcionado la Oficina de la Comisión Europea en Madrid: ec-president-vdl@ec.europa.eu    por si queréis dirigiros a ella directamente o utilizar mi carta de la semana anterior.

Aunque participemos, no tenemos garantía absoluta de que nos escucharán, es verdad, pero, si no participamos, estoy segurísimo de que ni siquiera nos oirán.

 

 

 

 

 

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies