GETAFE

El barrio getafense de La Alhóndiga tendrá un circuito de ‘parkour’

parkour

♦ A veces hemos observado en nuestras ciudades a jóvenes saltando y flexionando su cuerpo para hacer pequeños recorridos como si fueran cabras. Se tiran de un banco,  y en tres movimientos se encaraman en  un murete, en una barandilla metálica o en la base de una farola. No están locos. Cada día es más frecuente verlos practicar esta especie de gimkana en plazas y espacios públicos.

Simplemente practican el Parkour, una disciplina ‘urbana’ que tiene su origen en los barrios obreros de Francia, consistenten en desplazarse acometiendo todos los obstáculos que aparezcan en el camino y utilizando solo las habilidades del cuerpo para avanzar lo más rápido posible. Su práctica va pareja a la estética y la música de videojuegos como Assassin’s Creed.

Aprovechando la difusión de este movimiento por las ciudades de la zona sur, el Ayuntamiento de Getafe a aprobado la construcción de un circuito de Parkour en esta localidad. El circuito de Parkour se enmarca dentro del programa de regeneración urbana del barrio de la Alhóndiga y estará financiado al cincuenta por ciento con fondos europeos.

El proyecto está impulsado por la empresa pública Getafe Iniciativas, SA (GISA) dentro de los apartados de fomento de los recursos previsto en el plan de regeneración urbana para el ocio y el tiempo libre de los jóvenes.

El circuito de Parkour tiene como objetivo dinamizar espacios de ocio y entrenamiento físico para jóvenes en un entorno urbano y educarlos en el compañerismo, el sentido de comunidad, la capacidad de autonomía, la autosuperación, la perseverancia y el logro de objetivos.

El circuito que ha licitado GISA estará localizado en un solar de la calle Ramón Rubial con una superficie de 700 metros cuadrados y tiene un presupuesto base de 363.000 euros. Las empresas interesadas podrán presentar sus ofertas antes del próximo 23 de diciembre.

El circuito tendrá elementos para trabajar caderas y pantorrilla, levantamiento de piernas y flexión corporal, además de un banco de abdominales, barras paralelas y fijas, escalera horizontal y elementos para el salto. También dispondrá de un pavimento de seguridad con un espesor adecuado a la altura de la caída.

La empresa que finalmente resulte adjudicataria deberá impartir un cursillo con un mínimo de cuarenta hora para la práctica del ‘parkour’, a cargo de monitores con una experiencia de al menos dos años en la enseñanza de esta disciplina.

Traceurs o traceuses

Los practicantes del ‘parkour’ son denominados ‘traceurs’ o ‘traceuses’ en el caso de las mujeres, que traducido del francés significa simplemente trazadores o trazadoras. El entrenamiento del parkour debe ser progresivo y seguro. El objetivo principal del Parkour es formar personas fuertes física y mentalmente capaces de responder ante una emergencia y ser útiles para uno y para los demás, puede ser considerada la practica del parkour como una herramienta social.

Este método de entrenamiento fue desarrollado por David Belle y su amigo Harryson Trujillo a principios de los años 90 inspirados en el “Método natural” de Georges Hébert. Los practicantes de la variante del ‘parkour ‘denominada erróneamente ‘free running’ buscan principalmente la belleza en los desplazamientos, realizando acrobacias y movimientos estéticos derivados de la gimnasia.

Rendimiento motor hábil

Una habilidad se define como toda aquella capacidad aprendida para resolver un problema motor concreto, dando una respuesta eficaz y económica: un movimiento o salto para superar un obstáculo o distancia concretos. Y las aptitudes son aquellos factores que determinarán que una habilidad se vaya a desarrollar con mayor o menor facilidad (fuerza, flexibilidad, coordinación, agilidad, atención…).

De aquí se desprende que entrenar las aptitudes físicas mejorará el rendimiento técnico; la forma física y la técnica siempre van de la mano, pero debemos tener claro al entrenar esta última que el progreso debe orientarse en la búsqueda de la dificultad coordinativa y no en lograr grandes distancias, que serían el resultado de la conjunción del entrenamiento técnico con el físico.

También conviene tener presente que el objetivo del ‘parkour’ no es el aprendizaje de gestos técnicos concretos, sino al aprenderlos contar con un recurso más para resolver problemas, es decir, superar obstáculos. Además, el Parkour no debe limitar a los que lo practican rechazando el aprendizaje de determinadas técnicas, ya que todo influye en las adquisiciones motrices con características similares. Movimientos como las acrobacias u otros elementos que se podrían considerar poco útiles a la hora de desplazarse, pueden llegar a tener un gran valor en el contexto del entrenamiento, ayudándonos a desarrollar una mayor conciencia propia y control sobre el cuerpo, e incluso a mejorar nuestra capacidad de aprender nuevas técnicas. Aprender siempre es positivo.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies