PARAÍSOS PERDIDOS

El pecado original

https://fragmentsdevida.wordpress.com/2013/08/16/el-pecado-original/

Siempre fue así. Todos vivimos muertos de miedo. La inmensa mayoría buscamos la empatía y dedicamos nuestras delicadas fuerzas al bien común. A que nos quieran. El tramo histórico de la existencia de un ser humano es objetivamente muy breve. Pero dentro de una piel que nos sangra, cuando nos muerden las navajas, resulta tan corta que cuando nos comenzamos a enterar de qué va esta movida, ya nos sirve para muy poco.

¿En qué se diferencian los que son de izquierdas de los que son de la derechas? Solo hay una pequeña diferencia, los que piensan que tienen la obligación moral de estar con los que más los necesitan y tienen confianza en la bondad de sus semejantes. Y los que en el fondo se creen capaces de un futuro individual mejor, y desconfían del resto que les pueden competir sus oportunidades para destacar dentro de la comunidad.

La fragilidad de la vida, sus continuas decepciones y pérdidas, operan de un modo enigmático entre hermanos. Unos se levantan y vuelven a perder, y otros se ponen a gatas o de rodillas. Y valerosos transgreden las reglas, nunca escritas de su tribu. Se convierten en delincuentes de su moral natal, y roban, mienten y matan de hambre a lejanos congéneres. Siguen siendo respetados y se enriquecen materialmente. Pero todos estos valientes, que se deciden por ser los más listos, no suelen ser a la larga los mejores supervivientes.

Ante la injusticia. Unos se enfrentan indignados en fraternidad y otros se salvan de su miseria, alistándose voluntariamente al bando de sus verdugos. Ambas posturas son igualmente comprensibles y humanas. La paradoja del sentirse vivo es siempre igual de confusa. Uno nunca sabe si realmente se encuentra -en el presente- haciendo lo adecuado. Eso siempre se resuelve en el futuro y algunos ni llegan a obtenerlo.

Pero si realmente fuéramos conscientes del corto camino que nos queda para la muerte y el olvido. De toda la responsabilidad. De toda la intemperie en que dejamos a todos esos niños que han de crecer y desenvolverse con lo que nosotros les entregamos.

Tenemos miedo, y la ignorancia es su mejor medicamento.

Todos lo sabemos.

Compitiendo entre enemigos: La antropología nos dice que los listos no sobreviven. Son las comunidades solidarias que desarrollan proyectos comunes y vivencias enriquecedoras, que propician el amor y la amistad, consiguen altos grados de bienestar y cultura. Seamos sinceros, la antropología también nos dice que estas sociedades tampoco hasta la fecha sobreviven, pero…

Tenemos miedo, y la ignorancia es su mejor medicamento.

Todos lo sabemos.

No medicarse, y leer como si fuéramos eternos…

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies