OPINIÓN

El peso de la edad

juez

 

Mientras el Ayuntamiento de Leganés daba subvenciones millonarias al Lega, e intenta ceder una parcela al Club para sus entrenamientos en Leganés-Norte, los trabajadores municipales se manifiestan en la grada del Salón de Pleno reivindicando los pagos que les adeudan; mientras, los poetas aficionados hastiados de cuanto nos rodea nos refugiamos en Cervantes, para beber de la gota del entendimiento que dicen que es lo que riega el primer peldaño de la intelectualidad que nunca alcanzaremos.

En la Comedia o entremés de Cervantes “El juez de los divorcios” con el que ayer caí en los brazos de Morfeo, solo en dos líneas —sin entrar en la calidad literaria, que yo no soy juez de letras—, Cervantes desnuda la realidad del hombre maduro, deja el escritor la realidad de la vida cuando en la pareja hay una diferencia de edad. La mujer pide el divorcio y exclama ” el invierno de mi marido y la primavera de mi edad” en quince sílabas descubre y encierra todo, el resto del sainete o comedia es un juego con otros demandantes de divorcio.

Cervantes era joven cuando lo escribió, pero desde el mal aliento, hasta tener a la mujer de enfermera, conjuga ese invierno y el vigor de la primavera. Cervantes jugó con el amor, con los celos del “Celoso Extremeño”, la vejez, la decadencia.

“El viejo celoso” indica que ironizando con la madurez supo envejecer carnalmente, una comedia y dos novelas cortas, le prepararon para la vejez, para el peso de la edad, a pesar de la leyenda de la promiscuidad de “las cervantas” en Valladolid, nuestro escritor supo con cierta pobreza llegar al Parnaso de la “pitopausia”, porque la había analizado, porque bebió de su propia fuente, —a veces siendo yo un pobre profano en lo Cervantino, creo que, sus comedias y novelas ejemplares, las escribió para él—.

La gente hoy se entrena en gimnasios, Cervantes entrenó su mente para saber enfrentarse al peso de la edad. Su obra es un entreno de la mente. Sin que nadie le dijera “el invierno de mi marido y la primavera de mi edad” por eso nadie le lanzó la palangana de agua en la puerta para evitar que viera salir al amante de su joven mujer del lecho placentero.

El peso de la edad, se manifiesta hasta en el mundo animal, recordad:

Aunque no es literal, tan sólo como lo recuerdo: En el Quijote, Cervantes manda regocijarse a Rocinante con una manada de yeguas jóvenes, y el pobre caballo, además de recibir coces y mordiscos de éstas, es golpeado por los yegüeros, debe de bastar con eso para ver el invierno frente a la primavera.

El único consuelo es que, la edad con la experiencia te da el saber, dentro de las limitaciones adquiridas por cada cual. Nuestros mayores se caen más, por eso mismo, por ser mayores, pero aún así, son más cuidadosos, porque aprendieron tropezando en muchas piedras y baldosas de la vida, y este símil es extensible a todas las circunstancias de la vida.

Dice Mariana:

“El invierno de mi marido y la primavera de mi edad; el quitarme el sueño, por levantarme a media noche a calentar paños y saquillos de salvado para ponerle en la ijada; el ponerle, ora aquesto, ora aquella ligadura, que ligado le vea yo a un palo por justicia; el cuidado que tengo de ponerle de noche alta cabecera de la cama, jarabes lenitivos, porque no se ahogue del pecho; y el estar obligada a sufrirle el mal olor de la boca, que le güele mal a tres tiros de arcabuz”

/JOSMAN

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies