OPINIÓN

El Senado, eslabón débil y urna para ganar el cambio 5

senado

 

Resuelto el momento catalán con, entre otras cosas, el placer por la derrota de los que más han amenazado, regresamos a nuestra obsesión habitual, esa de incordiar sobre los errores de la Transición, convencidos de que seguir haciendo política con instituciones enfermas produce en la sociedad problemas similares a los que sufriría un niño si tuviera que aprender con renglones torcidos, o en un aula tan ausente como el salón de plenos del Senado.

Del 25 de agosto al 27 de septiembre la Cámara “alta” ha emitido 12 notas de prensa, es decir, una cada 2,66 días, tan similar a la media de una nota cada 2,72 días de toda la legislatura. Llama la atención, pues el Gobierno ha metido la directa en lo de cambiar leyes durante este tiempo político de la basura en el que navega, y eso debería haber obligado al Senado a una mayor actividad comunicadora. Sí se ha notado en la composición del contenido de las notas, pues las relativas a legislación han pasado del 40% al 58%.

Esta vez, para evaluar la respuesta de los medios de comunicación nos hemos apuntado al servicio gratuito de “Alertas” de Google, por lo que actualmente, cada vez que en un medio español aparece la palabra “Senado”, recibimos un mensaje del GOM (Gran Ojo Mundial, o sea, Google en nuestra jerga). Durante el mismo periodo en el que el Senado ha emitido las 12 notas de prensa citadas, en nuestro “domicilio” se han amontonado 1.008 mensajes del GOM, lo que nos ha hecho pensar en un cambio radical de la actitud de los medios hacia el Senado, quizás debido a que Sus Señorías atravesaran un periodo de actividad tan frenética que, desbordando a los funcionarios del DE1NPCM3D (Departamento de Emitir Una Nota de Prensa Cada Menos de Tres Días), no dejaran de disparar noticias contra los periodistas de cualquier rincón de nuestra geografía.

Así que, para desentrañar el entuerto, nos decidimos a investigar los contenidos de esas alertas de Google y, tras el muestreo, hemos averiguado lo siguiente:

De las noticias recibidas desde “GOM”, la procedencia según tipo de medio ha sido:

De medios de ámbito general: 393 (39%)
De medios de ámbito local o especializado: 615 (61%)

Y por contenidos:

Candidaturas al Senado para las próximas elecciones: 504 (50%)
Actividad legislativa del Senado: 191 (19%)
Otros asuntos: 313 (31%)

Muchas de la cuales se repiten en varias alertas. Si elegimos con naturalidad, no exenta de intención, una noticia de cada una de las tres clases, nos encontramos, por ejemplo, con:

“La Nueva España”: “La FSA aprueba sus listas a las (elecciones) generales…”
“El Día”: “El Senado aprueba crédito extra de 856 millones para programas de armamento”.
“La Opinión de A Coruña”: “El Senador Javier Losada muestra sus dotes como paparazzi”.

Y vistos los porcentajes, lo cierto es que la mitad de las noticias hablan de la carrera desenfrenada de los políticos de provincias, desde Podemos al PP, por conseguir un escaño bien retribuido en la institución más desprestigiada de todas, y así “realizar” durante cuatro años una actividad perfectamente sustituible, o directamente prescindible.

Mientras tanto, la sociedad y algunos elementos fuera de control también se han seguido manifestando sobre el particular. Por una parte, el eterno Revilla, Presidente de Cantabria, ese que habla con el desparpajo de los libres, sentenció el sábado 26S que el “Senado es un nido de enchufados de la política que hay que eliminar”. Por otra, coexisten en Change.org en este momento ocho iniciativas, fuera del control de los partidos y sin coordinación alguna entre ellas, que piden firmas para lo mismo que propone Revilla, será porque estamos en otoño y ocurre lo de las setas. Y, como era de esperar, ha aparecido también el listo de turno, el inefable “Nicolás”, aquel que era “pequeño” y que parece destinado a escalar hasta la cima de los Rato o Granados, y con mucho tiempo por delante.

Lo políticos habituales, al conservar el inútil Senado para su exclusivo beneficio, lo convierten en víctima propiciatoria de cualquier intención. Más vale que lo eliminemos dignamente y evitemos el peligro que acompaña a todo lo podrido.


 

Domingo Sanz es Licenciado en Políticas Universidad Complutense de Madrid

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies