ENTREVISTAS

Final feliz: Mónica Carrasco y su hijo Ángel tendrán un nuevo hogar

► Contarán con un alquiler social gracias al IVIMA, no al Ayuntamiento de Leganés

“No tengo noticias de Llorente y tampoco las quiero. Hemos llegado a un final feliz sin la colaboración del alcalde”

Desde este medio hemos ido contando los capítulos de la dura travesía que han tenido Mónica y Ángel desde que supieron que podrían quedarse en la calle. Ha sido una lucha intensa y con un gran desgaste. El objetivo de Mónica, en todo momento, era que Ángel, de ocho años y con parálisis y TEA, entre otras enfermedades, tuviese una vida digna y durmiese bajo un techo. Para Mónica ha sido muy difícil soportar la postura del Ejecutivo de la ciudad, con Santiago Llorente a la cabeza, quienes le han ofrecido caso omiso durante estos meses. Por ahí, ha sido el IVIMA quien ha dado un salida a la situación de esta madre desesperada y su pequeño. En próximas fechas irán a su nuevo hogar con un alquiler social al que podrán hacer frente.

Atrás quedan tantas noches de vigilia, tensiones sin resolver, jornadas frente al ayuntamiento… Ahora, la vida les ofrece una tregua. Tras esta experiencia, Mónica no se baja del barco de la solidaridad. Se ha convertido en una activista más y seguirá remando por acercar a la orilla a los que, como ella antes, sufren ahora por causas semejantes.

Pregunta: ¿Cómo estás ahora que todo ha pasado?
Respuesta: Ya estoy más tranquila. Por fin tenemos buenas noticias, Adrián. Hay una solución. Ya tengo el papel en mi mano de que me han adjudicado una vivienda. Estoy que no me lo creo.

P: ¿Ya has firmado? ¿Por dónde ha venido la ayuda?
R: No, aún no he firmado el contrato. Estoy a la espera de hacerlo. Ha sido gracias al IVIMA, no al Ayuntamiento de Leganés ni, por supuesto a su alcalde, Santiago Llorente.

P: Al saber la noticia, lo primero que has hecho es agradecer a quienes te han acompañado. De hecho, así empezaba nuestra conversación…
R: Es que estoy muy muy agradecida. Agradecida a toda la gente de la PAH, de la plataforma BB Serveis, a los periodistas que habéis estado ahí día a día y a la gente Internet que ha sido muchísima. Si algo me ha quedado claro es que la unión hace la fuerza y la unión es una solución. Así que sí, estoy muy muy contenta

P: Vamos a echar la vista atrás. Hace prácticamente una semana, la noche previa al último pleno celebrado, estabais con sacos durmiendo a las puertas del ayuntamiento…
R: Eso es. Fue una decisión dura, pero había que hacerlo. Y gracias a todos los compañeros y compañeras que ahí se quedaron también. Ese día era miércoles y ahí no tuvimos más noticias. Luego, al día siguiente, ya había pleno. A Santiago Llorente por fuera ni se le ve y, por supuesto, tampoco vino a hablar.

P: Lo que hacéis es pasar al pleno, aunque no fue fácil…
R: Pues, sí. Al principio estaban seleccionado quiénes podían entrar y quiénes no y eso que es un acto público. Eso estaba montando para que nosotros no entráramos. Sin embargo, pudimos hacerlo finalmente.
Tomamos la decisión de pasar para intentar decirle al alcalde que nos diese una solución, pero pasaba totalmente de nosotras. Yo alcé la voz en plena sesión para decirle que nos íbamos a quedar en la calle, que nos diese una respuesta y anda…

P: Y en esas, hasta un grupo municipal le pide a Llorente que, cuánto menos, fuese capaz de mirarte a la cara…
R: Sí, porque con el Gobierno estaba siendo lo mismo de siempre, muchas pegas, muchas trabas y ninguno de ellos nos hacía caso. Incluso, Leganemos y ULEG estaban pidiendo explicaciones. Preguntaban que si de verdad nos iban a dejar, a mi hijo y a mí, en la calle. Y fue un concejal de ULEG quien le pidió que me mirarse a la cara. Pero, la sensación que daba Llorente en todo momento era de no darle ningún tipo de importancia al asunto.

P: No fue muy esperanzador, pero justo el viernes llegaría esa buena noticia…
R: Pues sí porque de allí salimos con un sabor bastante amargo al no conseguir nada. Entonces, el viernes a mediodía me dan la noticia. Me llaman del IVIMA y me contaron lo que había. Me dijeron que tenía un piso adjudicado, aunque el papel que me lo confirma realmente me llegó unos días más tarde. Ahora, estoy a la espera de firmar el contrato.

El instante de la noticia

P: ¿Cómo fue el momento de la llamada?
R: En el momento de la llamada estaba yo sola. Ni me lo podía creer. Tanta lucha, tanta guerra… Es que se me ponen los pelos de punta y la piel de gallina mientras te lo cuento. Tantas noches sin dormir, tanto de ir de un lado para otro. Tantas noches en vela por mi hijo. Yo quería que Ángel tuviese esa tranquilidad y esa vida digna. Y quería ese estar tranquilos de que íbamos a poder pagar un piso. Y, entonces, cuando terminó la llamada fue como esa sensación de estar en una nube. La mejor de las mejores noticias. De todas formas, creo que se podría haber solucionado antes. Pero, bueno, la Comunidad de Madrid actuó y dio una solución.

P: Un piso asequible y en Leganés, que era lo conveniente para Ángel y su enfermedad…
R: Es un alquiler social. Es decir, ponen una cantidad a la que puedas hacer frente con los ingresos que tienes. Al no haberme dado todavía el contrato no me lo he podido leer todavía y estoy aún expectante. Y efectivamente, es en el barrio de San Nicasio. Era lo que necesitaba el niño. Un cambio en el entorno habría sido totalmente perjudicial para su salud, según los médicos.

P: Otro tema que se ha solucionado también ha sido el de la prórroga…
R: Sí, esa fue otra lucha inmediata a la otra. La queríamos para seguir en el piso en el que estoy ahora hasta que terminasen las obras del otro. El juzgado ponía trabas. Es que el piso al que vamos a ir está en arreglos todavía. Si no la hubiese tenido, no sé dónde habría ido o metido mis cosas…

P: ¿Has vuelto a saber algo más del alcalde de Leganés?
R: La verdad es que no tengo noticias de él y tampoco las quiero. Hemos llegado a un final feliz sin la colaboración del alcalde.

P: También esto compensará aquella reunión, por llamarla de alguna manera, con Alfonso Lechón, técnico del ayuntamiento, y que destapamos en este medio…
R: Pues sí. Lo he pasado muy mal. Han sido días muy trágicos y de una situación extrema. De una madre desesperada que lo único que hacía era luchar por los derechos de su hijo y que se ha encontrado muchas trabas por el camino. Al niño lo he mantenido al margen, quien se ha echado todo a las espaldas y ha decidido seguir he sido yo. Ha sido algo crítico, caótico, desesperante, que no se lo deseo a nadie, pero la unión de todos ha dado la solución.

P: De hecho, tú lo tienes claro, ahora eres una activista más….
R: Sin duda. Y ahí hemos estado también con el caso de África cuyo desahucio se consiguió parar. Hay que seguir en la lucha y yo voy a ser una más ayudando a quien pueda. Estas injusticias tan grandes tienen que verse amparadas por los servicios sociales y que haya ayudas a las que creo que tenemos derecho y que no tengamos que vivir este tipo de historias.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies