LEGANÉS

Independencia (Los hermanos Rejón)

 

INTRODUCCIÓN

Los hermanos Rejón, vecinos de Leganés, la madrugada del 2 de mayo de 1.808 se trasladaron a la Plaza de la Cebada donde se disponían a vender sus hortalizas, al igual que otros veinte hortelanos de esta localidad, allí se encontraron con la primera revuelta popular contra el ejército francés, éste con la disculpa de invadir Portugal, lo que estaba invadiendo realmente era España.

España se encontraba por aquellos años desgobernada, el rey Carlos IV había dejado el gobierno en manos de su valido Manuel Godoy, a quien el pueblo denominaba “El Príncipe de la Paz” una parte mayoritaria del pueblo pensaba que la mejor salida a la situación era que el rey abdicara, y ocupara el trono el príncipe Fernando, por ello era conocido como “El Deseado” esta circunstancia provocaba una convulsión política con intrigas palaciegas que Benito Pérez Galdós, nos describió en “ Los Episodios Nacionales” en el núm. 2 titulado: “La Corte de Carlos IV” novela en la cual nos muestra detalladamente una España imperial, pero llena de gobernantes necios y por ello, catastróficos.

A finales de marzo de 1808 se produce el Motín de Aranjuez, tras él Carlos IV, se ve obligado a abdicar en su hijo Fernando. Napoleón los lleva engañados a Francia donde los retiene, mientras el emperador ya cuenta con cien mil hombres en territorio español.

Los hermanos Rejón junto con otros leganenses, intervienen activamente en la mencionada revuelta y al regresar a la villa de Leganés, fue requerida su presencia en el Acuartelamiento de San Carlos, que años más tarde llevaría el nombre de: “Cuartel de Guardías Walonas, ” siendo en la actualidad uno de los edificios de la Universidad Carlos III.

Una vez presentados en dicho acuartelamiento, fueron interrogados por un oficial del ejército francés en relación con su participación en los hechos mencionados, tras reconocer su participación en la revuelta de la Plaza de la Cebada, fueron fusilados en el patio de armas del cuartel, sin proceso judicial alguno.

Tras ciento setenta años de olvido por la población leganense, en 1.980 se investigaron los hechos por el periodista y cronista de la Villa, residente en la localidad, D. Juan Alonso Resalt, siendo recuperados para la memoria de Leganés, la cual les levantó un monumento.

Es por ello, que quienes tenemos la afición de acercarnos con nuestras plumas al teatro, aportemos como en mi caso, unas sencillas páginas a la vida teatral de la ciudad, intentando de esta forma sumarme así al homenaje de mis vecinos de Leganés, para con quienes fueron los primeros “pepineros” en defender a España del ejército francés, en aquellos momentos posiblemente el más poderoso del mundo.

A quienes como ellos, desde una minoría inicial, han sabido siempre defender la fuerza de la razón, contra la razón de la fuerza, desde mis humildes palabras escritas, dedico esta pieza teatral, que sólo pretende ser, un homenaje, un reconocimiento y un canto a la libertad de los hombres, que es su verdadera independencia.

Cada año Leganés les rinde homenaje el día en que la Comunidad de Madrid celebra su fiesta oficial, humildemente quien esto escribe, lo llevó de modo amateur a las candilejas del teatro, con la estimada ayuda de la Asociación de Mujeres Beatriz Cienfuegos, también se emitió por la radio comunitaria Eco-Leganés

José Manuel García García ( JOSMAN )

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies