AGENDA

La Chamá de Getafe ensalza a la ‘mujer maravillosa’ y ridiculiza a Castro y Soler, los viejos y gordos exalcaldes

Sara Hernández, la wonder woman de la democracia getafense, gana, sin duda, armada  con la espada de los cómics, el escudo y el látigo rompedor

► Esta noche, a las 23 horas, se quema la falla instalada en Plaza España 

► La ‘chamá’ ridiculiza los 40 años de Ayuntamientos democráticos con un montaje burdo  basado en la Liga de la Justicia. Wonder Woman, Batman, Supermán y Acuamásn representan a la democracia.

Wonder Woman gana; y no solo en las elecciones. Es la imagen que proyecta la siempre satírica representación de las fallas o ninots valencianos y que en Getafe se denomina ‘Chamá’, ya sea por algún barbarismo o, mejor dicho, neologismo del castellano más catalanista que igual sugiere una enfermedad tropical con fiebre que el fuego de la noche de San Juan al que arrojamos todo lo malo.

La representación, ejecutada por el fallero valenciano Toni Sanchez, tiene como argumento los 40 años de Ayuntamientos democráticos, asociándolos a la Liga de la Justicia, una película estadounidense de súper héroes. El artista ha modelado, de manera infiel y como el trabajo de un pésimo caricaturista, a los tres alcaldes anteriores, Jesús Prieto, Pedro Castro y Juan Soler asociados a Acuaman, Batman y Supermán. Unos personajes, irreconocibles, si no fuera por los rótulos, que exageran algunos rasgos de los tres exregidores. Hay que decir que no será por falta de experiencia. Toni Sánchez lleva haciendo la falla getafense 27 años. Que se dice pronto.

Juan Soler. Lo más probable es que no vuele, que aterrice bruscamente por culpa de la gravedad

El que se lleva la palma es, sin duda, Juan Soler, el alcalde popular que desplazó a Pedro Castro al que el ninotista ha modelado como una ballena con tetas… impulsándose hacia el espacio aunque, más de uno, se temería, por los kilos que le aquejan, que la aventura acabará en la tierra por culpa de la puñetera gravedad. Quizás el artista sea también del PSOE y odie a todos los Soler del mundo.

Pero bueno, Pedro Castro tampoco ha escapado a la burla del artesano que introdujo en las Fiestas de Getafe al incio de la década de los 90 del siglo pasado. Castro aparece encima de una locomotora disfrazado de Batman, con el rostro oculto, del que solo se percibe un bigote que, en la realidad, hace tiempo permanece rasurado ¿Quién le ha pasado la foto? A lo mejor la guionista quiso mandarlo para siempre a Smallville, pero que nada; que el viejo superhéroe se resiste a ese destino insulso.

Pedro Castro, representado con su inextinguible bigote

Por su parte, Jesús Prieto, en el papel de Acuaman —el origen de todo—, luce melena, tableta en la barriga y tridente en mano como de Neptuno; descaca de la caricatura su fortaleza física, cuando lo notable del personaje [real] es su intelecto, su análisis y su experiencia. No se le reconoce. Quizás, a cualquiera, le pase desapercibido el actor que hace de Acuamán, hijo de un farero y de una diosa de la Altántida.

Un Jesús Prieto, investido de Acuamán, irreconocible como el primer alcalde democrático y en su actual aspecto

¿La rubia representa a la Democracia? ¿Seguro?

En realidad, de ahí deducimos que la guionista de esta peliculita es una mujer, Sara Hernández aparece como Wonder Woman, la cuarta heroína de la saga, que traducido del inglés viene a ser como ‘Mujer Maravillosa’. ¡Qué descaro de guionista! Sospechamos que se trata de la rubia que aparece encima de Jesús Prieto y de Sara Hernández, ordenando y presidiendo el palco de la Liga de la Justicia. Se trata en la ficción de la reina Hippolyta, la madre de Sara Hernández. Pero aquí, descuide el lector, solo aparece su padre putativo en la figura de Batman. Vaya lío de película.

Sara Hernández aparece como una auténtica mujer guerrera del Amazonas, una mujer de rompe y rasga, estilizada —ya sabemos que es una burla—, empuñando una espada, con escudo y látigo. El artista, incluso, en un exceso de celo le ha modelado una piernas altísimas, finas y, lo más insospechado, unas tetas de la misma talla que Juan Soler. Ahora, avéngase estimado lector, mire a la cara de la Mujer Maravillosa para comprender su odio, su intransigencia y sectarismo contra todos los pandemonios o parademonios y contra cualquiera que disienta. Pobres villanos. La democracia no está en peligro. Y si eso es un homenaje, que venta Acuamán y lo diga.

1 Comentario

1 Comment

  1. Avatar

    David

    16 junio, 2019 at 16:24

    Interpretación digna de un cateto que traduce Wonder Woman (mujer maravilla) por mujer maravillosa (wonderful woman).

Responder a David Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies