OPINIÓN

La estabilidad del PP es Rajoy

No titularía así un artículo, salvo intención especulativa declarada, porque no tengo suficiente conocimiento de causa para afirmarlo. Pero si la frase es la respuesta a un periodista de uno de los pocos políticos que parece como si contestaran a lo que se les pregunta, que menos que apreciar el gesto. Y si el importante en cuestión es un antiguo UCD como García-Margallo sería poco menos que una impertinencia no dedicarle tiempo y respeto. Y más si a conticuación afirma, para que nadie piense que la frase fuera una metáfora, que “Sería suicida abrir una guerra sucesoria”.

Así que lo primero que me vino fue un reflejo del viejo deseo anti-franquista: El PP durará lo mismo que la dictadura, es decir, hasta que Rajoy decida retirarse, igual que pasó lo que pasó solo cuando Franco decidió morirse por la gracia de Dios mediante aquella agonía, la más larga y confusa de la historia para todos, mucho más que para el protagonista. Y ya se encarga don Mariano, casi cada día, de recordar tanto parecido entre el mismo y el Caudillo, pues no se corta ni un pelo a la hora de afirmar que él “no” (cuando le miro mientras lo dice yo leo “tampoco”) se retirará nunca, cosa con la que quizás Margallo no esté excesivamente de acuerdo, me permito sospechar.

Pero además de reflejos tengo una edad y el entorno no es aquel, por lo que ya no escribo contra la maldad absoluta como antes de la Transición, y me tomo un tiempo ante cualquier sorpresa antes de sacarle el jugo exprimiendo el teclado. Y hasta me permito aconsejar, a quien además de leer también escriba, una ducha entre ambas cosas pues, al menos en mi caso y por motivos que desconozco pero desentrañaré, parece como si el caudal de agua trajera también ideas nuevas.

Gracias, pues, a la humedad enjabonada, abandoné la primera reflexión sobre el título elegido por José E. Munera*, o quién sabe si por el notorio entrevistado, y le miré a su mirada quieta tal como él mismo me miraba, rodeado de tejados para ilustrar el retrato. Entonces, pensando que a ese hombre no le mueven los mismos y viejos reflejos que a mí, me dejé envolver por la coyuntura y me dio por pensar que el aún ministro, con la vida resuelta y de condición flotante, quizás no descarte la idea de ser uno de los pocos que quiera, para su currículum, haber servido a gobiernos sucesivos y de colores distintos. Esto conciliaría bien con tan atrevida frase, pero interpretada ahora como mensaje sutil a Sánchez y Rivera en apoyo a su estrategia, centrada contra el eslabón más débil del mismo PP, un presidente más metido en el papel de sparring que en el de Mariano. Y más cuando unas palabras después se transforma en profesor de historia de ambos dos, tan jóvenes y tan de confianza como necesitados de un consejero prudente y experto: “Cuando se decidió volar la UCD lo primero que hicieron fue apuntar a la cabeza y cargarse a Suárez. A partir de ahí vino todo rodado”.

Con la toalla en las manos me dio por la ingenuidad y, quizás, lo único que pretendía el ministro era apoyar sinceramente a Rajoy ante la batalla interna de la que todos hablan, pero otras líneas más adelante lo desmiente tajante: “No he oído a ningún dirigente importante del PP que abone esta tesis” (la que propone el “paso a un lado” de Rajoy). Leído lo cual descarto la inocencia, pues no me convencen en un inteligente una verdad y una mentira que se contradigan flagrantes en el mismo contexto.

Así que, mientras no se demuestre lo contrario, dictare mi sentencia: Margallo, armado con toda la diplomacia que es posible durante un desgobierno, ha decidido rescatar su compromiso porque ha ido al cine a ver “Cien años de perdón”. Ahora ya no le parece tan grave “robar” la voluntad que un día le entregó a un partido político tan presuntamente ladrón.

Y me olvidaba de Pablo Iglesias. Mil disculpas, egocéntrico colega. Aunque no lo pienses, puedes adelantarte a Rivera y decirle a Sánchez que quieres que Margallo siga en Exteriores. Nadie pensará que por eso te habrás “vendido” y puede que así tengamos Gobierno.


 

*En la entrevista a José M. García-Margallo en el “Diario de Mallorca”. 27 de marzo de 2016.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies