OPINIÓN

La Marsellesa, tan cerca pero tan lejos

marsellesa

 

Me permitirás, lector, que está vez te trate de tú aunque no te conozca. Hoy son más necesarias que nunca la cercanía y la solidaridad.

Llegará, necesario, el día en que muera, pero seguiré, armado hasta los dientes con sus estrofas, derrotando nazis en el Rick’s.

Hoy he visto envidia entusiasmada en el gesto de un presentador español abriendo el telediario nocturno con Francia. No podía disimular su deseo, personal, de que lo que nos estaba contando pudiera ocurrir aquí algún día, todos los políticos blandiendo el himno nacional en el mismo sitio y al mismo tiempo. No hacían sino lo mismo que repiten cada vez, en la ficción emocionante, los franceses dignos de aquella “Casablanca” que desde que nació es también causa de todos los que aman la libertad, y para siempre.

No supe de lo de París hasta el sábado, e inmediatamente me vino a la memoria el atentado aquel que tanto daño nos hizo. Aún tengo fija hasta la imagen de la baldosa que estaba pisando en mi propia casa aquella mañana cuando me enteré, la del once de marzo más triste de España. Sucedieron tres días que hoy, recordados a la luz de este París de nuevo herido, hacen retumbar los ecos de aquella confusión, interesada y odiosa, que no se le habría ocurrido sembrar a nadie, por muy cobarde que fuera, si nos hubiera ocurrido que un día, en medio de tantos siglos como llevamos recorridos, hubiéramos sido capaces de crear un himno triunfador que no nos deje fríos a tantos millones de nosotros mismos.

A pesar de que esta vez había sido en París un viernes y no ardía el momento álgido del desastre, no quise ser racional ni reflexivo. Solo deseé que mis manos fueran hienas desgarrando corazones de piedra.

Pero regresó al instante el rayo que me había roto el corazón unas semanas antes cuando, por sorpresa, apareció aquel niño, vestido, calzado y tirado, en la pantalla más violenta que recuerdo, devuelto por un mar en el que ya no cabían más muertos. Recuerdo ahora que no leí nada, ni siquiera en silencio, porque me atragantaba. Me ocurrió a primera hora de una tarde caliente y estaba yo allí, solo en mi despacho, de pie y con todas mis décadas encima, ante una imagen que me atrapó con la verdad sin necesidad de palabras. Exclamé algo en voz alta para respirar, y acto seguido rompí a llorar.

Recuperado de mis propios recuerdos, pude volver a este sábado de tantos sentimientos, encontrados otra vez, pero en ese momento me pareció que estaba masticando hierba sucia y seca mientras intentaba gritar odio contra el miedo.

Hoy, esta noche otra vez, minutos después de pensar en esto y mientras se sucedían las novedades de la tragedia por la misma pantalla que había comenzado orgullosa de informar, se coló la segunda de nuestro gobierno y, ayudando a “construir patria” desde el otro extremo de la escala que mide la categoría de nuestros comportamientos, decidió aprovechar la desgracia ajena para insinuar contra los adversarios domésticos, dominada por la psicología de un fracaso expectante que le tiene agarrotada la decencia.

La vida, dicen, da muchas vueltas. Puede ser que un día nos hagan daño e incluso alguien como yo sienta la tentación de odiar a los franceses, pero nunca lo será con tanta fuerza como esta con la que amo a su Marsellesa.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies