PARLA

La Policía Local de Parla desactiva una red de tráfico de estupefacientes

  • En la operación han sido detenidos tres individuos de nacionalidad marroquí y se han intervenido más de 600 gramos de hachís.

La Policía Local de Parla ha desactivado una red de tráfico de estupefacientes que actuaba en un local clandestino situado en el centro del municipio, donde se producían operaciones de menudeo de droga. En la intervención han sido detenidos tres individuos de nacionalidad marroquí, que ya están a disposición judicial, que contaban con básculas de precisión, dos vehículos con compartimentos ocultos para el transporte de drogas, ocho teléfonos móviles y un arma blanca. Todos estos materiales han sido incautados por los agentes de Policía Local junto a más de 600 gramos de hachís, después de recuperar parte de la cantidad que uno de los sospechosos vertió por un inodoro.

Según ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Molina, “la desarticulación de esta red de traficantes se ha llevado a cabo durante un dispositivo de control de drogas que Policía Local ha realizado en un bar del centro del municipio”. El citado establecimiento, que ha sido clausurado y precintado, se encuentra en la calle Río Guadalquivir, 9. La Policía Local acudió allí “tras realizar un control de tráfico de consumo de alcohol y drogas, en el que algunos conductores alertaron de la afluencia inusitada de personas con signos de consumir sustancias estupefacientes al mencionado bar, lo que les hizo pensar que posiblemente se trataba de un lugar en el que se estaba traficando con dichas sustancias”, ha afirmado el edil de Seguridad Ciudadana.

Durante el dispositivo establecido en la confluencia de las calles Leganés posterior y Río Guadalquivir para vigilar el local, los agentes observaron a un individuo que salía del bar y entraba en un vehículo estacionado a pocos metros, en la Travesía de Getafe, por lo que decidieron seguirle discretamente.

“Así, los agentes pudieron comprobar que el conductor paró apenas unos metros más adelante, en una calle cercana, y el individuo que había salido del bar se bajó del coche llevando un paquete envuelto en una bolsa de plástico de color azul que no llevaba cuando entró en el vehículo”, ha detallado Molina. En ese momento, la unidad policial solicitó el apoyo de más compañeros con el fin de identificar a los ocupantes.

“Mientras identificaban al conductor, el otro individuo salió corriendo sin atender la voz de “Alto, Policía”, y el agente tuvo que perseguirle hasta un local en la calle Río Ebro. Allí interceptó al individuo y consiguió recuperar una gran cantidad de hachís del paquete, del que se estaba intentando deshacer arrojando la sustancia por un inodoro”, ha detallado Javier Molina.

El peso de la sustancia recuperada en ese punto fue de 300 gramos de hachís. A continuación, los agentes realizaron una inspección del local que dio como resultado el hallazgo de una báscula de precisión, conocida como “tana”, un cuchillo empleado para cortar la droga, con restos de la sustancia estupefaciente, y otros 250 gramos de hachís repartidos en varios paquetes.

Los dos individuos involucraron al camarero del bar de la calle Río Guadalquivir como el suministrador de las sustancias intervenidas, por lo que los agentes acudieron al bar. Al entrar, el sospechoso huyó rápidamente a la cocina, tirando por una tubería un paquete extraño junto a un botellín de cristal.

“El agente pudo escuchar una rotura de cristales en la parte baja del local, como si la tubería no diese a ningún desagüe. Y después de hablar con varios vecinos de la zona, la Policía ha podido confirmar que se trata de un sonido habitual. Se trata del típico modus operandi de los traficantes de menudeo de drogas, que disponen de este tipo de medios para deshacerse de efectos incriminatorios ante la presencia policial y el uso de un botellín es simplemente para que haga peso y caiga más rápidamente”, ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana.

En ese momento, uno de los vecinos señala a los agentes que él también ha podido escuchar el ruido de los cristales rotos y les traslada al lugar exacto, un garaje donde hay una arqueta conectada directamente con la tubería.

En la arqueta, los agentes localizan otra báscula de precisión y una bolsa de basura negra en cuyo interior se encontraba otro paquete de 50 gramos de hachís así como un botellín de cristal roto. “En total, la operación se ha saldado con la incautación de más de 600 gramos de hachís y la intervención de dos balanzas de precisión, ocho teléfonos móviles, un arma blanca y dos vehículos, uno de ellos configurado con compartimentos ocultos para el transporte de drogas. Todo esto unido ha permitido a los agentes tener indicios suficientes para proceder a la detención de tres personas”, ha desglosado Javier Molina.

Detenida la estructura de la organización

La red desarticulada estaba formada por tres ciudadanos de origen marroquí que han sido detenidos y han pasado a disposición judicial acusados de tráfico de estupefacientes. La Policía Local ha intervenido también las llaves del bar y del local, que han sido clausurados y precintados de cara a futuras acciones.

  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
  •  
  • 3
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. genista scorpius

    27 abril, 2017 at 12:25

    ¿No lo podía hacer el pueblo?. La policía siempre dándose bombo y platillo, para destacar como imprescindible.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies