SALUD

Estudio del Hospital de Getafe sobre el diagnóstico del cáncer de mama

Rosario Granados, jefa del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Getafe (en el centro de la imagen) durante un congreso en Argentina en 2013

Rosario Granados, jefa del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Getafe (en el centro de la imagen) durante un congreso en Argentina en 2013

 

♦ El Hospital Universitario de Getafe ha publicado un estudio científico en la revista Biosensors and Bioelectronics que certifica la validez de un biosensor magnético para mejorar la detección de dos moléculas (miR-21 y miR-205) relacionadas con el cáncer de mama.

El trabajo, presentado recientemente en el Congreso Americano de Patología (USCAP), ha sido realizado por el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital en colaboración con el Departamento de Química Analítica de la Universidad Complutense y el Departamento de Medicina Celular y Molecular del Centro de Investigaciones Biológicas Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CIB-CSIC).

Diferentes estudios han demostrado que las pacientes con cáncer de mama triple negativo (el más agresivo) presentan una expresión de la molécula miR-205 por debajo de lo normal, lo que impide frenar la proliferación celular desencadenante del cáncer provocando la expansión de la enfermedad. Junto a esta molécula, la miR-21 también está asociada al cáncer de mama y actúa como un oncogén relacionado con mayor agresividad tumoral y metástasis.

Los autores del estudio han diseñado un biosensor magnético electroquímico que ha demostrado ser capaz de cuantificar, de manera selectiva, la presencia de estas dos moléculas en tejidos tumorales de pacientes con cáncer de mama.

 

Cómo funciona

El sensor se basa tanto en la incubación del ARN total extraído de la muestra en estudio como en la captura de ARN de cadena doble formado sobre partículas magnéticas. Gracias a la captura magnética de las partículas modificadas sobre el electrodo impreso, se consigue la medida electroquímica de las moléculas.

La principal ventaja del dispositivo frente a otras herramientas existentes es que en solo 15 minutos permite determinar la expresión de las dos moléculas en muestras extraídas de tejidos tumorales o de células. Para ello, el sensor emplea un protocolo sencillo y fácilmente automatizable.

“De esta forma podemos conocer mejor cómo se va modulando la acción de los genes que afectan a la progresión del cáncer de mama”, ha destacado Rosario Granados, jefa del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Getafe, que considera que “el objetivo es ampliar la información disponible sobre el comportamiento biológico y el pronóstico en esta patología”.

Según JoséMaría Sánchez-Puelles, del CIB-CSIC, “la implementación de nuevas herramientas como los sensores electroquímicos permitiría cuantificar los principales marcadores diagnóstico de forma rápida y eficiente, a partir del diseño de dispositivos para la multidetección simultánea en muestras de pacientes”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies