DESDE LA DOBLE A

La sonrisa de la estafa

sonrisa-estafa

 

Con nocturnidad. Así fue como, según cuentan los afectados, desmanteló, el dueño de Funnydent, las clínicas. Cristóbal López ha dejado en la estacada a miles de personas que confiaron en él su bien más preciado, la salud. En este caso la salud bucodental.

Este fin de semana publicábamos en la entrevista de una de las afectadas, Tere. Da mucho coraje ver cómo tiene la cara. La salud es lo primero y tendrá que buscarse otro sitio mientras esto se soluciona. Va para largo.

Cristóbal López

Cristóbal López

Es totalmente vergonzante ver cómo se dedican a jugar con nuestra salud sin ningún tipo de pudor ni pena. Es una realidad comprobar que estamos rodeados de gente, como Cristóbal López, sin ningún tipo de escrúpulo y que, en muchas ocasiones, están bien mirados en la moral capitalista.

Esa moral que le permitió el engaño de construir y construir franquicias de clínicas basadas en sus ofertas agresivas. Si comparamos los precios de estas franquicias con las de otra clínica dental del barrio vemos una diferencia muy considerable. Por eso, el público mayoritario del que se ha reído López es gente humilde que buscaba las opciones más baratas. Pero, en este caso, se ha vuelto a cumplir (una vez más) la máxima que avisa de que lo barato sale caro.

Y caro, por ahora, les seguirá saliendo porque deberán seguir pagando aquellos que financiaron sus tratamientos. Los que lo pagaron de una vez para beneficiarse de los descuentos que ofrecían también les tocará esperar. ¿Dónde está todo ese dinero? Es, sin duda, una buena pregunta.

No en vano, si por algo han crecido este tipo de franquicias que comercializan con la salud bucodental es, en parte, porque la Seguridad Social se “olvida” de ella. En la mayoría de los países europeos sí que está integrada en los servicios públicos. Este caso Funnydent debería hacer reflexionar a los representantes públicos (cuando puedan, que ahora con los pactos no hay más horizonte) y ver que ir al dentista es una prioridad máxima (y no un lujo) y debe ser accesible a todo el mundo.

Se reincide en la importancia de recuperar el contrato con la clínica y financiera para poder recuperar ese dinero. En algunos casos, había gente con más de 10,000 euros financiados que fueron confiados a una empresa estafadora.

Era frecuente ver en los escaparates de las franquicias de Cristóbal López, ya detenido, el cartel de la gran y blanca sonrisa. Quizás, esa sonrisa escondía la gran carcajada de este dueño que ya sabía que iba a mofarse de todos aquellos que, buenamente, confiaron en sus tratamientos. Lejos de dejarlos con un buen gesto muchos, como Tere, tienen buenos moratones.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies