RINCÓN DEL BUTARQUE

Leganés es la mariposa de Lorca

Leganés es como el principio de Septiembre, empieza a agotarse como el verano, los días acortan y el calor empieza a ser más llevadero o menos agresivo. Su legislatura se agota y el silo donde se guarda el haber está vacuo.

Leganés como escribió Lorca, tiene ese “Maleficio de la Mariposa” tiene herida un ala, y cae, y cae, hasta que unas curianas y gusanos la cuidan y hasta el joven Curianito le ofrece su amor y la abraza. “Sin ti mi corazón se está secando”

Decía Lorca que: “Lo peor que puede hacer un poeta es perder u olvidar un libro de versos en el campo”

Pero así estamos: “¿Quién le pierde entre sombras?” “Quién le manda sufrir sin tener alas?”

Esta es la metáfora de un gobierno limitado, que sin intención quebró el ala ciudadana o de la ciudad, la lanzó desde un alto ciprés imaginario, que es el reloj de autómatas del Ayuntamiento.

La mariposa dormita, los adláteres son como los gusanos luminosos, alrededor de la doliente, pero no hay alivio, ni presupuesto, y todos andan como la mariposa, buscando el leve rocío de la madrugada sobre las hierbas, y sobre el pétalo de una rosa, éste se va evaporando, porque la naturaleza milagrea cada día, por más que los hombres la dañemos,

Los poetas olvidamos el libro en el campo, sobre su musgo, y cada mañana lo reescribimos, y el silfo nos corrige, y nos alegramos, quisiéramos estar equivocados y no confundir a los insectos, salvo a la luciérnaga que tiene luz propia y sabe hacia dónde va, aunque su luz sea un efímero reclamo reproductivo.

¿Pero quiénes son los insectos? La poesía vive, pero Lorca ya no está para explicarlo.

Y en este maleficio vive Leganés que mariposea sin alas, y a veces tiene ese duermevela que preocupa, con un alacrán acechante que devora todo, amenazando las antenas y el ala del insecto lepidóptero, y es curioso, como es una cucaracha con discapacidad física, mutilada de una pata, su primera defensora.

Pero sólo cabe esperar a Mayo, para apagar estas “Luces de Bohemia”  y ver amanecer un nuevo tiempo, y quizás metafóricamente, uno de esos sabios científicos, y mal pagados del Severo Ochoa, en un gesto altruista pueda realizar un trasplante de ala, y la mariposa, vuelva volar y en su vuelo, como con vista de Águila, puede ver Leganés como su trofeo deportivo, “Un pepino de oro” que no se vuelva a oxidar ni con el agua salada de la mar.

Porque hoy Leganés, es una moneda de cobre sumergida en un galeón, sí, un tesoro, pero hundido. Sí, hay vida, pero sólo marítima, donde los cachalotes confunden la vieja embarcación con un castillo de arena, que una y otra vez golpean con su cola.

Los grandes genios crean la metáfora, para lo que es, una comparación tácita, que se intuye solamente, Lorca la escribió por encargo, pero no escribió lo encargado, escribió para enseñarnos a ver y ser, fracasó en el Teatro Eslava en 1919, pero quien realmente fracasó fue España, no supo y quizás hoy  no sabe entenderlo.

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies