CULTURA

Los alumnos de un instituto de Parla sueltan libros en las calles con la etiqueta #ElCopérnicoteprestaunlibro

Copérnico-01

Se trata de una campaña de fomento de la lectura a la que se han sumado los 760 estudiantes Instituto Nicolás Copérnico, junto a profesores y antiguos alumnos.

Con el mensaje “Cógeme, léeme, disfrútame”, los estudiantes donan libros que dejan en cualquier punto de la ciudad.

Dan pistas del lugar colgando en Twitter una foto de la portada del ejemplar y del sitio donde se deposita y piden que quien lo coja vuelva a soltarlo con la etiqueta #ElCopérnicoteprestaunlibro.

♦ En una de las cabinas de teléfono que aún quedan en Parla ha aparecido el libro ‘Paula y el rey niño’ con una pegatina en la que se lee “Cógeme, léeme, disfrútame” y la etiqueta #ElCopérnicoteprestaunlibro. La red social Twitter y las calles de Parla son las herramientas de la campaña de fomento de la lectura que están realizando los alumnos del Instituto Nicolás Copérnico, que sueltan libros en cualquier rincón de la ciudad y lo tuitean para que alguien lo lea y vuelva a soltarlo.

La idea se conoce como “Bookcrossing”. Es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores que después harán lo mismo y fue ideada por un estadounidense hace unos quince años. Y ahora es la primera vez que se lleva a cabo en Parla, gracias a chicos y chicas de 12 a 18 años que sólo en los dos primeros días de esta campaña han “soltado” cerca de una veintena de libros.

La iniciativa ha sido de la profesora de Lengua y Literatura del Copérnico, Esmeralda Muñoz, quien ha explicado que “practicaba el bookcrossing desde hace muchos años, en el Parque de El Retiro, cuando estudiaba la carrera. Y he visto que recientemente Emma Watson, la actriz que interpreta a Hermione en Harry Potter, repartía libros en los metros de Londres y Nueva York”. Así que Esmeralda se preguntó a sí misma “¿por qué no en Parla?”, ya que “Parla tiene una mala fama que no es real”. Y propuso a los compañeros del departamento de Literatura y al resto de docentes del instituto, empezando por la dirección “intentarlo con los adolescentes del Nicolás Copérnico, que tienen mucho potencial y lo van a hacer”, ha contado Esmeralda.

“Todo el equipo mostró su apoyo absoluto”, ha asegurado la profesora. “Esta gente tiene mi Ok de entrada. Por supuesto que cuentan con mi respaldo, mi apoyo y mi participación”, ha remarcado el director del instituto, José María Soler, que ha añadido que “el proyecto ha sido acogido de forma absolutamente espectacular y con mucho cariño por los chicos. Incluso los antiguos alumnos que nos siguen por las redes han recogido la iniciativa y se han sumado a ella”.

#ElCopérnicoteprestaunlibro es una suelta de libros, que donan los alumnos, para que sean leídos y soltados de nuevo en cualquier lugar de Parla. La campaña cuenta con Twitter como red de difusión. “Ni qué decir tiene que las redes sociales encantan a los chicos, así que se han volcado totalmente. Ni querían traer los libros para que les diéramos el visto bueno, querían soltarlos esa misma tarde”, ha desvelado Esmeralda Muñoz.

“La mayor parte de los alumnos están interesados en participar. Incluso los alumnos de Segundo de Bachillerato, que están estudiando sin parar, a lo mejor no se pueden dedicar a escribir el texto y soltarlo, pero muchos han donado libros para que los suelten los niños de la ESO. Así que cada uno va a participar en la medida de sus posibilidades”, ha añadido Muñoz.

Libros donados por los alumnos con el visto bueno de los profesores

Según ha explicado la profesora de Lengua y Literatura, esta suelta de libros requiere seguir unos pasos para que funcione. “El primer paso es traer el libro que van a soltar al instituto. Les decimos que tiene que tener una mínima calidad, es decir, tienen que haberlo leído y haberles gustado. Nos lo tienen que enseñar a los profesores de Lengua para que les demos el visto bueno. Muchos no leen libros de adultos y los traen para que los valoremos”, ha explicado la maestra.

Según ha añadido Esmeralda, en el instituto les dan un texto “que ellos tienen que escribir contando el proyecto, para que la persona que lo coja pueda entender lo que se está encontrando. En el texto aparece nuestra etiqueta, que tienen que reseñar en Twitter. Para soltar un libro, se hace una foto a la portada y al lugar de Parla donde lo ha dejado y se sube a Twitter con la etiqueta, para que el que lo vea pueda, si llega a tiempo, coger el libro. Funciona también como una búsqueda del tesoro”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies