CILUSIONADOS

¡Los españoles sí sabemos nadar, digámoselo a Europa!

Pedir dinero prestado no es una deshonra. Creo que la mayoría de nosotros lo ha hecho alguna vez. También las empresas lo hacen. En la mayoría de los casos puede ser incluso algo muy positivo, porque es señal de espíritu emprendedor.También los gobiernos suelen recurrir a los créditos de los bancos para cubrir las necesidades del país. Claro que en este caso hay una gran diferencia respecto a los créditos de los particulares. Mientras nosotros no solemos estar toda la vida endeudados con créditos o hipotecas, y, sobre todo, procuramos devolverlos lo antes posible, los gobiernos, al menos los españoles, no suelen tener ninguna prisa en devolver los créditos. Además, no son ellos los que tienen que responder en caso de impago o de retraso en la devolución,sino los ciudadanos a través de nuestros impuestos. Estas situaciones no tienen nada de extraordinario

Lo que sí es extraordinario es pedir que te salven o que te rescaten. Uno pide auxilio o rescate, cuando se está ahogando o su casa se encuentra en llamas, Y aquí surge la verdadera cuestión: ¿Por qué te estás ahogando o por qué se te está quemando la casa? ¿Ha caído un rayo en tu casa? ¿Se ha hundido el barco en el que viajabas? O ¿has sido tú el que ha prendido fuego y te encuentras atrapado dentro? ¿Por qué nos estamos ahogando los españoles? (Que no se imaginen los “malpensantes” que me estoy refiriendo sólo en el gobierno actual)

Que dada la situación en que nos encontramos en España, pidamos auxilio, es normal. Se trata de nuestra supervivencia. Que hay un deber de socorro que afecta a los demás países de la UE también es verdad. Pero la actitud de los otros países dependerá también de si nuestra llamada de auxilio se debe a que el barco se ha hundido o a que nos hemos metido al mar sin saber nadar. En el primer caso tendríamos que comernos nuestro orgullo nacional y agachar la cabeza.

Pero hay otra cosa que conviene aclarar: los ciudadanos españoles si sabemos nadar: en los últimos años, mientras la deuda nacional subía y subía, las deudas de las familias bajaban considerablemente. Los ciudadanos sí nos hemos apretado el cinturón. Los ciudadanos no tendríamos por qué pasar vergüenza.

¡Que nos rescate Europa!  Sí, pero no a costa de los ciudadanos. Sería la gran oportunidad de la Unión Europea ¡Que obliguen al gobierno a tapar los agujeros por donde se nos va inútilmente gran parte del presupuesto nacional! Si los españoles nos estamos ahogando, no es porque no sepamos nadar.

 

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies