EL ÚLTIMO HOMBRE

MAD MAX, de George Miller

Cuando era más pequeño de lo que ahora soy, vi en televisión la segunda parte de la emblemática trilogía de los ’80s ‘Mad Max: el guerrero de la carretera’ (1981). Cruel, salvaje y divertida película de acción con Mel Gibson y su perro, de etnia dingo (raza muy famosa por ser la más cotizada en Corea, como alimento de sus habitantes; y en Australia, por las masacres de la que son víctimas por cazadores furtivos) a la cabeza. Me fascinó, la puesta en escena apocalíptica, las crestas punkis, los peinados largos y calculadamente alborotados, el niño sordomudo que se defiende con un boomerang afilado y se queda magnetizado con una diminuta gramola de juguete; la poca o ninguna oportunidad que se le daba a la sensibilidad y al respiro al que la está viendo. Aunque años después capté lo de la moda que ésta puso en la comunidad gay con el cuero, por ejemplo siempre tuve entre mis favoritas la peli. Al poco, un par de años después, vi la tercera y última entrega; ‘Mad Max 3: más allá de la cúpula del Trueno’ (1985), aparte de Gibson, la co-protagonizaba Tina Turner, en el papel de villana. Rompiendo con lo que para mí Tina representaba hasta ese momento como potente cantante y bailarina de bellas piernas y amplia sonrisa amistosa, a partir de Mad Max 3 siempre la vi como una caudilla que canta y baila, con piernas bellísimas y amplia sonrisa aparentemente amistosa. Cosas de críos, cosas mías. Luego unos años más adelante tuve la ocasión de ver la primera parte ‘Mad Max, salvajes de la autopista’ (1979), que me encantó, pero no tanto como la segunda y la tercera, creo que el presupuesto y la poca experiencia del equipo técnico y artístico le restó, a mi parecer, calidad, que no esencia pero sentando (gran) cátedra para el cine sucesivo. Las tres entregas están realizadas por George Miller, pero la última, la de la cúpula del Trueno la co-dirigió con George Ogilvie.

Y aquí se acabó. Se cerró un ciclo. Pese a las numerosas especulaciones o peticiones de público y crítica, George Miller prefirió cambiar de registro y dirigir lo que los estudios de Hollywood le brindaban.

En el año 2008 es cuando tengo noticia de que Miller y el guionista de la primera entrega Nico Lathorius están preparando un nuevo guión para una cuarta entrega con Heath Ledger de protagnista. Ledger fallece, se para el proyecto. Pasa el tiempo, pasan los años y el proyecto sigue encallado. Año 2011: Se piensa en Mel Gibson para encanbezar el film. Mel Gibson está demasiado mayor (dice él) y cree que no podrá estar, con lo que George Miller empieza a buscar actores que puedan reemplazarle. Año 2012: Se recluta a Tom Hardy y Charlize Theron como protagonistas, y a Mel Gibson para un cameo (el cual no desempeña por problemas de agenda y porque sigue diciendo que está mayor), aunque sí se consigue convencer como villano de la nueva entrega a Hugh Keays-Byrne (villano a su vez de la primera Mad Max). Con todo se mueve a todo el equipo artístico y técnico hacia el desierto de Namibia para empezar el rodaje, con un presupuesto titánico de más 100 millones de dolares.

El rodaje comienza en junio de 2012 hasta diciembre del mismo año. Se espera que se estrene en mayo de 2013, pero se retrasa el estreno.

Tras un visionado previo de los productores, se decide que la película se tendrá que VOLVER A RODAR, pero esta vez en Australia, sede de la productora. Así que habrá que redoblar el presupuesto. Nos vamos más allá hasta alcanzar la faraónica cifra presupuestaria de los 200 millones de dolares. El rodaje empieza otra vez en noviembre de 2013 hasta mayo de 2014. Con un estreno previsto para, ahora sí mayo de 2015. 30 años después Mad Max resucita.

Después de haberla visto, salí del cine con la sensación de que no es una cuarta entrega, sino un homenaje a las 3 primeras entregas de la trilogía. ¿Estoy ante una nueva trilogía? No lo sé, ni me importa. Han de pasar unos cuantos años para que cualquiera que vea esta nueva versión del Loco de Max, se recomponga de tamaña obra maestra.

Explosiones, carreras frenéticas por el basto desierto, tornados, tormentas de arena, violencia canalla, toques de humor, estilo serie B (gracias, gracias, gracias), escenas surrealistas e imposibles, pero que gracias a, como cita el cartel, la mente maestra de George Miller son posibles y reales… Y un largo etcétera. Destacaría muchas cosas, pero para ser breve señalaré el cuidado que el director hace de los malos del film. En concreto los momentos en los que, en plena persecución no escatiman en montar una caravana encabezada por un guitarrista pirómano que evoca a Angus Young.

Sin desentrañar nada del nudo y desenlace de la trama, comentaré que la cinta se ubica en un futuro dantesco dominado por tribus sanguinarias, concretamente los de ‘La Ciudadela’, quienes harán prisionero a Max (Tom Hardy), un nómada que busca sobrevivir en solitario, con un traumático pasado; a diferencia de Gibson, este nuevo Max Rokatansky es de hablar menos y más brutal. Paralelamente una miembro de esta sanguinaria tribu, Furiosa (Charlize Theron), comandará junto a las cinco esposas de Inmortal Joe (Hugh Keays-Byrne) una sublevación contra este y sus kamikazes lacayos ‘Niños de la Guerra’.

El reparto lo completan Nicolas Hoult y Zoe Kavitz (hija de Lenny), entre otros. A parte la potente banda sonora con insinuaciones al heavy metal y la música clásica es de Junkie XL, los efectos especiales son de altar alcurnia, tratándose de un equipo técnico de las antípodas, al completo que no tienen nada que envidiar a los que hoy en día se gestan en Hollywood (entiéndase ‘Avatar’, ‘Los Vengadores’, ‘Intersellar’…).

Sin más me despido, no sin antes invitarles y casi obligándoles a presenciar un espectáculo de cine con mayúsculas. De ese que ya no se hace. El cine de acción de los ’80s. Buena semana tengan todos y todas.

  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
  •  
  • 2
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies