REBELDÍAS

Mi carta para Carles Puigdemont

Hola Carles,

Me han pasado una dirección de correo electrónico de la cárcel alemana donde te tienen, para poder pedir que te suelten. He decidido aprovecharla también para contarte lo que pienso, aunque no creo que te llegue. Por eso te lo diré también en voz alta.

Te escribo y tuteo porque soy mayor que tú, conocí la cárcel por incumplir leyes políticas muchos años antes que tú y además me resultas cercano y normal, sin entrecomillar. Pero nunca he sido cómodo ni para los que me caen bien y no empezaré a serlo ahora. Sería un cínico si estando preocupado con la situación perdiera el tiempo con frases correctas. Me ocurre lo que a Cotarelo cuando el lunes por la mañana, al día siguiente de tu detención, lo llamaron a TV3 para que hablara de su nuevo libro y respondió: “¡¡Qué libro ni que libro, con la situación que tenemos!!”.

Sigo con otras frases que recordarás, aunque no sean textuales.

Primera. “El camino de la independencia será largo y difícil”.

Creo que casi todos los líderes independentistas la han pronunciado y escrito más de una vez. Lo llamaría realismo incuestionable, pero resulta difícil de conciliar con algunas decisiones, a no ser que lo tengáis todo controlado desde siempre. Enhorabuena si me lo pudiera creer.

Segunda. “Si Rajoy propusiera un sistema político como el de Suiza seguramente convencería a muchos catalanes”.

Son tus declaraciones de la semana pasada a un canal público de la TV suiza. Me vienen tantas ideas a la cabeza dando vueltas a esta frase y, al mismo tiempo, la veo tan difícil de conciliar con algunas de las decisiones que habéis ido tomando desde hace años, que me pongo de los nervios.

Tercera. “Ningún juez puede actuar contra el presidente de todos los catalanes”.

Una afirmación absolutamente inadmisible por parte de Roger Torrent en la noche del domingo pasado. No está justificada ni por la lógica indignación del momento, pues tu detención entraba dentro de lo probable. No te puedes ni imaginar la cantidad de munición que esta frase ha proporcionado al ejército de contrarios al independentismo, y en un momento que recuerda al de “¡¡A por ellos!!”.

Cuarta. “No es el momento de la violencia”.

Dicen que procede de un mensaje tuyo, creo que un tweet, dirigido a los catalanes tras la detención. Es tal como se ha leído en algunos medios. Estoy convencido que no era tu intención insinuar que la violencia podría ser la solución en otros “momentos”, pero o cuidamos todos los detalles o estamos perdidos.

Y leo, hoy mismo, lo siguiente: “Según Artadi el papel de los ‘comunes’ de Domenech está en la oposición y es con la CUP con quien ERC y JxCAT tiene que entenderse. En este sentido ha insistido en que las relaciones no están rotas. ‘Una cosa es que tengamos confluencias con los comunes, pero la gente no ha votado un gobierno con comunes’, ha sentenciado”. Además, parece que Elsa exige en público el reconocimiento de que sois “presos políticos” ¿Te imaginas que en el futuro se pueda especular con que el fracaso se podría haber evitado si no se hubieran añadido condiciones simplemente declarativas a un posible aliado con el doble de diputados que la CUP?

Es más, y te lo pregunto en serio porque, como President, eras quien debía tomar la decisión: ¿Acaso crees que el PSOE se hubiera implicado en el 155 si hubieras disuelto el Parlament y convocado autonómicas, por mucho que te insultaran algunos de los tuyos? ¿Y crees también que Rajoy se hubiera atrevido a aplicar el 155 sin el PSOE y con las elecciones convocadas? Creo que os equivocasteis al pensar, una vez más, que en el Estado Español solo existe La Moncloa. No procedía llamar a Pedro Sánchez, simplemente recordar que existía para poder aplicar la mejor estrategia: decisiones que pudieran dividir al adversario. Lo digo por si seguís en lo mismo.

Siendo imposible recorrer de nuevo el pasado no aprovecharé, cómodamente instalado en la libertad de especulación, para aburrir con la cantidad de combinaciones posibles que permiten las variables políticas y jurídicas que se cruzan en la coyuntura presente, pero me temo que entre los vuestros hay quien alucina confiando en que la UE decidirá un día entrar a saco en España para destituir al gobierno central. Si no es así, te pregunto: ¿Crees que sin un gobierno catalán que al menos serviría para debilitar el bloque del 155, va a tardar mucho tiempo Rajoy en intervenir TV3? Es un ejemplo fácil porque la vicepresidenta Soraya ya lo ha insinuado.

Creo que habéis ignorado la heterogeneidad de la otra parte y, por tanto, ni sin que se notara os habéis planteado la menor política de alianzas. Ni con otras fuerzas del resto de España ni tampoco de Europa. Y, guste o no, esa es una condición indispensable para el triunfo de algo que va para “largo” y será “difícil”, porque enfrente hay un adversario en cuyo ADN está escrito que independentismo y republicanismo son los enemigos a exterminar, una vez neutralizado el comunismo.

Aunque haya quien abuse de mencionar los Pactos de la Moncloa, esto me recuerda el fracaso de aquella ruptura que hubiera implicado un cambio de verdad, más allá de lo que estaba cantado tras la muerte de Franco. Europa tampoco se implicó, salvo para financiar al PSOE desde Alemania. Y ahora, por mucho que la UE pueda estar vigilando a Rajoy más de lo que parece, es probable que Moncloa esté deseando que la violencia se dispare en Catalunya para justificar una intervención aún más dura contra vosotros. Que nadie se atrevería a impedir.

No renuncio a proponerte algo: ¿Qué te parece si aprobáis en el Parlament una propuesta dirigida al Congreso consistente en que se inicie el debate para una reforma de la Constitución que finiquite la Monarquía y de paso a una República? Lo digo porque hay quien piensa que la queréis toda para vosotros.

Me disponía a enviarte esto cuando en la tele acaba de aparecer Spencer Tracy haciendo de manco en “Conspiración de silencio”, aquel gran trabajo de Sturges, así que le he dicho a mi nieta que si quiere saber cómo es el país en el que vive no deje de verla y escucharla con atención. Aunque ella sabe que esto no es el Oeste americano tras la Segunda Guerra Mundial, no quiero que pase por este mundo sin escuchar frases como “ningún hombre es un inútil si tiene un amigo” o “de las desgracias algunos pueblos se levantan y otros no, solo depende de sus habitantes”, y muchas otras. Sirven para cualquier lugar y son para toda la vida.

Ahora pienso, Carles, que me habrías entendido mucho mejor y en menos tiempo si en lugar de todo lo demás me hubiera limitado a contarte lo de la película. Pero ya lo tenía escrito.

Quedo, como muchos, a la espera de tu pronto regreso.

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies