CULTURÉATE

No hace falta tener superpoderes para leer cómics de superhéroes

cultureate-largo

Una forma alternativa de ver la cultura


 

No hace falta tener tantos cómics para enterarse y disfrutar de buenas historias

No hace falta tener tantos cómics para enterarse y disfrutar de buenas historias

 

El otro día hablaba por enésima vez de la dificultad de entrar en el mundo del cómic. Años y años de publicaciones (el Joker cumple 75 años, así que imagínate), diferentes series, varias de ellas paralelas, además de los multiversos, las distintas encarnaciones de los personajes… Una locura y un telón de acero para aquellos que pueden estar interesados en conocer los superhéroes.

La forma de publicar cómics es diferente según la zona a la que nos vayamos. Para entender cómo el cómic de superhéroes ha crecido tanto en estos años, hay que entender las diferentes formas de edición.

Para los europeos, el personaje y las historias pertenecen a sus dibujantes y guionistas. Asterix y Obelix lo dibujaron siempre Goscini y Uderzo, Mortadelo es de Ibañez, Blacksad de Guarnido y Canales y Spirou…, bueno, el caso de Spirou es distinto, porque los derechos del personaje pertenecen a una editorial que ha elegido diferentes equipos creativos que han dado miles de vidas distintas, incluso a la vez, al botones pelirrojo.

En el manga japonés es un mangaka -o un equipo de ellos- los que crean y publican la historia. Cuando un manga tiene éxito se puede tirar muchos años de publicaciones semanales, como Naruto que terminó hace poco o One Piece que lleva 15 años y, parece ser, le quedan otros tantos. Esto es agotador y frustrante por lo que no es de extrañar que haya quién lo deje en determinado momento: Akira Toriyama se negó a seguir dibujando DragonBall, aunque en estos días ha salido de su retiro y ha colaborado en la última película.

En el caso americano, la industria del cómic superhéroico (que en el cómic indie hay otras cosas) funciona como una máquina (bien o mal, depende) engrasada. La editorial (Marvel, DC, Vertigo…) poseen los derechos sobre un personaje y buscan un equipo creativo que, bajo unas directrices, cuenta unas historias mensuales del personaje. El equipo está formado por un guionista, un dibujante, un entintador y un colorista que van pasando las páginas de uno a otro para hacer su parte del trabajo como si fuera una cadena de montaje: el guionista crea el argumento y escribe el guión, se lo pasa al dibujante que crea la imagen visual del cómic, este se lo pasa al entintador que repasa los lapices y, al final, llega al colorista que le da color. Esto no es siempre así y muchas veces el guionista y el dibujante trabajando codo con codo, o es el mismo dibujante quien colorea… En Marvel o DC un mismo artista puede trabajar en diferentes colecciones y puede estar escribiendo guiones para Spiderman, para Los Vengadores y para el evento cross-over que toque. Eso sí, lo extraño es que trabaje al mismo tiempo para DC y para Marvel. Por ejemplo, Carlos Pacheco en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada contó que el firmaba acuerdos de exclusividad y, hasta que ese acuerdo expirara, tenía que mirar a DC como si fuera un juguete en el escaparate de una tienda.

Esto explica porqué puedes encontrar hasta tres publicaciones del mismo personaje en una tienda cada mes. En el caso de Batman tienes Batman y Robin, Detective Comics, Batman, Batman/Superman… Diferentes equipos que publican historias diferentes y con enfoques distintos del mismo personaje.

 

Las diferencias no son sólo de formato: tipos de historia, de personaje, forma de trabajar...

Las diferencias no son sólo de formato: tipos de historia, de personaje, forma de trabajar…

 

Las tres opciones tienen sus puntos positivos y sus puntos negativos. En Europa si el creador fallece o decide dejarlo, nos quedamos sin sus historias. Y si a alguien se le ocurre publicar de nuevo, como ocurrió con Asterix y Obelix se lía parda. ¿Lo bueno? Que a lo mejor se retira en su mejor momento y solo tenemos buenas historias. Lo contrario de lo que pasa en Japón, donde estirar tanto el chicle puede producir una merma en la calidad del cómic. Aunque si sigue gustando y se sigue comprando…, ¿quiénes somos para juzgarlo? Y en el cómic americano, el punto positivo es que puedes lograr grandes etapas de cada personaje (Thor de Simonson, Batman de Morrison, Daredevil de Frank Miller) y, además, todo lo contrario, historias o series que son malas o no gustan. El control de las historias también depende de la editorial por lo que la libertad de los autores no es la misma porque tienen que pensar en el próximo acontecimiento que unirá a todos los personajes y hará tambalear, por enésima vez, los cimientos del Universo.

Volviendo al tema principal, sí es muy difícil comenzar a leer cómics de superhéroes. Unido a los muchos años de publicaciones, está el lío de los multiversos, la continuidad que no siempre se respeta y que lleva a reinicios y parches. Pero en Internet o en las tiendas te pueden aconsejar y recomendar. Como he dicho arriba, hay grandes etapas con historias muy diferentes, que se encuentran recopiladas en álbumes o tomos que se pueden encontrar en tiendas de cómics y en grandes superficies.

Por ejemplo, una de las etapas más reconocidas de Thor es la del dibujante y guionista Walter Simonson. Sus historias, la épica, el personaje que creó llevaron esta etapa a la más admirada del dios del trueno. No es lo mismo, pero de Thor también es muy recomendable la etapa de J M. Stracinsky y Oliver Coipel. Thor regresa al mundo tras un tiempo muerto, pues había sucedido el Ragnarok (el fin del mundo nórdico).

En Batman también hay grandes etapas y miniseries que pueden servir como iniciación. Es recomendable empezar con el Año Uno de Miller y Mazzucheli, una miniserie que habla del nacimiento de Batman, seguido por El Largo Halloween y su continuación, Victoria Oscura ambos de Jeph Loeb y Tim Sale.
En el caso de Spiderman, en los 90 brilló por la etapa de Todd McFarlane (creador de Spawn) o, de nuevo, la guionizada por Stracinsky y dibujada por John Romita Jr. Y la etapa de Bendis y Bagley en Ultimate Spiderman, inicio del universo Ultimate, paralelo al tradicional y que nació hace 15 años y aun sigue publicándose con diferentes versiones de casi todos los personajes Marvel.

 

Rediseño de la Liga de la Justicia con motivo del reinicio del Universo DC

Rediseño de la Liga de la Justicia con motivo del reinicio del Universo DC

 

No es imposible entrar de nuevas en la lectura de superhéroes. De vez en cuando, las editoriales hacen reinicios de la numeración o crean eventos que sirvan de puerta para los nuevos lectores. Por ejemplo, hace unos años, DC reinició 52 de sus series, cambió equipos creativos e hizo un importante trabajo de promoción. No empezaron desde cero ni borraron todo lo anterior, pero era más sencillo comprarse el número 1 de Batman o de la Liga de la Justicia que el número ciento y pico. En el caso de Marvel han hecho hace poco algo parecido reiniciando algunas de sus series. Por ejemplo, el Capitán América, que ahora es Sam Wilson (el Halcón), Superior Iron Man y Thor, con una mujer como la portada del martillo. O el propio Universo Ultimate del que hablábamos antes que tenía la misión de modernizar y hacer de nuevo atractivos los personajes tradicionales para que llegaran nuevos lectores.

Muchas son las oportunidades para entrar en el cómic si se quiere. Preguntad al tendero, entrar en Internet o sumergiros en este mundo en el que podéis leer de todo y muy bueno.

 

bonus-track

La mecánica del corazón de Mathias Malzieu. Un deliciosa fabula sobre el amor. Un joven, Jack que nació en la noche más fría del siglo XIX, tiene un reloj en el corazón para evitar que se le pare. Como resultado tendrá que darle cuerda por el resto de su vida y respetar una regla: no enamorarse. Un cuento en el sentido más bello del término del cantante del grupo francés Dionysos, que tienen la banda sonora del libro. Se ha estrenado hace poco una adaptación animada del libro.

Santiago de Cuba. Juego de mesa sobre exportaciones que recuerda al Monopoly. Tú y tus amigos tenéis que competir por llenar un barco con productos de la isla. Invierte dinero, vende productos y compra edificios para lograr más puntos y ganar. Muy divertido y muy fácil de jugar.


 

Por Ángel G Ropero (Raven Stalk)
@raven_stalk
Literatura y Periodismo: http://angelravenstalk.wordpress.com
Galería Flickr: http://www.flickr.com/photos/ravenstalk/

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Raúl

    23 Octubre, 2015 at 11:41

    Me encuentro en la situación que comentas al principio, se hace muy difícil entrar en este inmenso mundo que abarca el comic. De momento estoy mirando una tienda de comics para ver si finalmente me animo a empezar con ello.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies