CILUSIONADOS

¿Qué Europa queremos? (04.09.2020)

He venido hablando las últimas semanas de la obligación que tenemos de decir a la Presidenta de la Comisión hacia dónde debe ir, en nuestra opinión, la UE y qué cosas queremos que cambien o mejoren en Europa. Voy a presentaros hoy la carta que yo personalmente le quiero mandar, y me gustaría explicaros más detenidamente el porqué y el orden de mis propuestas. Pero me tendré que limitar a lo más elemental por razón de espacio y de tiempo. Sé que muchas de mis ideas os sonarán lejanas e irreales o utópicas, pero son el fruto de muchos años de vivencias, de estudio y de trabajo de información sobre temas de la Unión. Ojalá que algún europeísta más preparado que yo (sólo por citar a algunos: Teresa Freixas, Susana del Río Villar y Araceli Mangas) las encuentre interesantes, las haga suyas y las fundamente.

Algunas de mis propuestas exigen una modificación de los tratados, y esto supone un proceso lento y complicado, pero creo que contentarse con pequeños retoques y un maquillaje superficial de la imagen de la UE no produciría otra cosa que desaliento y frustración. Pienso que la cuestión es importante y urgente, sobre todo si se tiene en cuenta que los jefes de gobierno de los Estados miembros, en mi opinión, vienen violando desde hace tiempo el espíritu del Tratado de la Unión Europea. Y lo argumento:

Según dicho tratado debemos ir a una ”Unión cada vez más estrecha” entre los ciudadanos de Europa. Por tanto, no hacer nada y, mucho más, impedirlo, va en contra del Tratado UE, Podríamos decir que es anticonstitucional. Hay más, el principio de subsidiaridad (art.5 del mismo tratado) dice que la Unión intervendrá cuando los objetivos puedan alcanzarse mejor a escala de la Unión.Pues, bien, hay muchos campos en los que los Estados miembros son impotentes para resolver los problemas: sanidad, finanzas, medio ambiente, seguridad. Inmigración….. Por estas dos razones, estamos obligados, y mucho más los políticos y el Consejo Europeo, a avanzar hacia la integración europea

Tras esta brevísima introducción, paso a la carta que quiero mandar hoy mismo a la presidenta de la Comisión Europea. La carta está sujeta a modificaciones y ampliaciones durante las próximas semanas y, posiblemente, a nuevos envíos, pero podéis utilizarla y apropiaros de ella sin necesidad de citarla.

“A Frau von der Leyen
Sra. Presidenta de la Comisión

Gracias por brindarnos a los ciudadanos de la Unión la posibilidad de dirigirnos a usted. En respuesta a la invitación que usted nos ha pasado, quisiera exponerle mis propuestas, que reúno en dos bloques:

A) Reforma de los tratados:

1) Abolición de la exigencia del voto a la unanimidad o por consenso tanto en el Consejo como en el Consejo Europeo.

2) Modificación profunda de los artículos relacionados con el principio de subsidiaridad; mientras tanto, en virtud de este principio y dada la impotencia e incapacidad de los Gobiernos nacionales para resolver muchos problemas, estas cuestiones deberían pasar a ser competencia de la Unión.

3) Modificación de las condiciones para que la salida de la Unión no resulte tan fácil, exigiendo, entre otras cosas, que se consulte a todos los ciudadanos de la Unión.

4) Modificación para que la mayoría de las cuestiones que actualmente son competencia exclusiva del Consejo Europeo puedan pasar, sin modificación de los tratados, al ámbito de la Unión. Es inconcebible que las cuestiones más importantes de la Unión estén fuera del control del Parlamento Europeo y del Tribunal de Justicia.

5) Modificación del concepto de ciudadanía europea, para que se pueda hablar de auténtica ciudadanía, no de una ciudadanía de segunda categoría que cualquier gobierno nacional nos pueda arrebatar.

B- Cuestión de la ciudadanía

1. Para que el ciudadano europeo sienta que la Unión es algo propio y no un invento de los políticos o de los jefes de gobierno, debe tener un Parlamento Europeo que realmente lo represente y con poderes en muchas cuestiones en las que actualmente ni interviene ni se le consulta; además, es necesario que al ciudadano europeo nadie le pueda quitar contra su voluntad la ciudadanía europea.

2. Es necesario que el ciudadano vea y sienta que es él quien también atribuye las competencias a la Unión. Habría que modificar, por tanto, el artículo 5 del Tratado UE, que dice “…la Unión actúa dentro de los límites de las competencias que le atribuyen los Estados miembros”. La palabra “Estados” es muy confusa en este contexto y nadie la relaciona con los ciudadanos. Sin embargo, los ciudadanos sí participamos de alguna manera en la atribución de esas competencias, pues los tratados tienen que ser aprobados por el Parlamento Europeo, y el Parlamento Europeo sí nos representa.

3. Es necesario, además, que los ciudadanos podamos participar en la elección del Presidente de la Unión.

4. Son urgentes unas listas transnacionales para las elecciones al Parlamento Europeo y que las elecciones se celebren el mismo día en todos los Estados miembros.

5. El día de Europa debe ser festivo en toda la Unión.

6. El programa Erasmus se debe ampliar a todos los niveles de la enseñanza y a los trabajadores jóvenes.

Reciba, señora Presidenta, estas líneas como una pequeña contribución a esa Europa que todos deseamos, junto con mi sincera felicitación“.

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies