DI VINA COSECHA

¿Quién paga los platos rotos?

juan-soler-mercado

 

♦ La semana pasada, ante la inminente inauguración del antiguo Mercado municipal de Getafe como Centro socio cultural, buena parte del grupo de concejales del PP con Juan Soler a la cabeza visitaron (se ‘colaron’, según la Alcaldesa) en el edificio y se hicieron las correspondientes fotos como quien se ‘pone la medalla’ por una gestión que [efectivamente]  llevaba atascada más de quince años, justo desde los tiempos en que Sara Hernández empezó a trabajar de becaria en el ayuntamiento de Getafe con Pedro Castro de mentor.

Parece lógico que el tercer exalcalde de Getafe intente reclamar la autoría del logro. La cercanía de las elecciones generales está provocando un aumento de la tensión política; cuando se rozan [verbalmente] entre uno, edil, diputado y senador, y la otra, alcaldesa y secretaria general del PSOE-M, —ambos engreídos y endiosados— saltan chispas.

La Alcaldesa ha considerado que «suficiente lástima da» que un senador se cuele en una obra, como única acción de sus cien días de oposición y ha anunciado medidas de la empresa al trabajador que les dejó entrar. Pero bueno, ¿Qué hay que hay de malo en que un concejal elegido democráticamente visite unas obras, que se ponga las medallas que considere oportunas? Y los otros, con notas de prensa en la que tacha a la a primera edila de incompetente y ‘metirosa’. Menudo otoño nos espera hasta que se diluciden las elecciones generales. La ultimas batallas electorales entre Rajoy y Sánchez tienen un escenario ‘de teatrillo y títeres de cachiporra’ en Getafe.

Sin embargo, nos llama la atención la rabia de la Alcaldesa; en realidad es ella la que da lástima. ¿Será verdad que está nerviosa? Piense el lector, —antes de realizar valoraciones partidistas—, que Sara Hernández entró en el Ayuntamiento directamente desde la UGT y que actualmente sigue pagando su cuota de abonada al sindicato. En contra del carné y de la ideología que conlleva, habla como el empresario más cruel. No parece correcto, además de ver responsabilidad en la acción política, amenazar al trabajador que dejó entrar a la comitiva del PP con ‘meterle un puro’ al currito ¿Los platos rotos los paga el trabajador? ¿Porqué? ¿Por dejar pasar a ‘autoridades’? ¿Y si el trabajador es autónomo? Pongamos  por ejemplo, para quitar hierro al asunto,  al gitano del clan de los seguratas calés, el ‘bigilante sinjurado’ que tenía ‘adjudicadas’ las obras de medio Madrid, quien ha permitido el acceso a los representantes públicos…? Se es capaz de ‘pasar’ del problema de los ocupas de Las Margaritas y montar el numerito algo  histérico por las fotos del facebook del exalcalde.

¿No era este payo tan simpático, con la chaquetilla azul y los pantalones ajustados, el que puso la primera piedra? ¡Ay poh dios, señorita, señá alcaldesita, no sea uhte así, que yo no tengo culpa de sus cuitas ni de na; yo, usía, me gano la via como puedo p’a dahles de comeh a los churumbeles..

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies