OPINIÓN

El ‘récord’ de Sara Hernández

sara-hernandez-regional

Sara Hernández se ha reunido con militantes de más de cincuenta agrupaciones socialistas de la región a lo largo de la semana pasada

La secretaría general del PSOE-M seguirá ausente de Getafe reuniéndose con militantes de distintas zonas de la Comunidad de Madrid a lo largo de esta semana

Según del gabinete del prensa del PSOE-M, uno de los propósitos de los encuentros es dialogar [brevemente, se supone] sobre las necesidades internas del partido y las necesidades de los diferentes municipios

Después de las críticas del exportavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, que llegó a censurar su ausencia con una referencia expresa a las ‘larguísimas’ vacaciones de la Secretaria General del PSOE-M, Sara Hernández ha saltado como un resorte, se ha calzado sus zapatillas de ‘runner política’ y se ha lanzado, como en los absurdos programas televisivos, a ganar el ‘gran prix’ del verano.

La noticia, por sorprendente y poco creíble —pensamos—, ha pasado casi desapercibida en los medios de comunicación, adormilados aún por el sopor y el atontamiento de los últimos días del mes de agosto. Sara Hernández, la flamante y contestada Secretaria General de los Socialistas de Madrid, se ha lanzado (acompañada del secretario de Organización, Enrique Rico y de los más fieles y ágiles miembros de la ejecutiva regional), a una inusitada carrera que ha concluido con un registro increíble, un récord de cincuenta reuniones en distintos municipios en tan solo una semana, lejos de las posibilidades de la mayoría de políticos en activo por jóvenes que sean y de otras profesiones ligadas a las relaciones públicas, el marketing y la venta de ideas o manufacturas.

«Madrid, 31 de agosto de 2015. La Secretaria General del PSOE-M, —reza textual la nota de prensa socialista— Sara Hernández, acompañada por el secretario de organización, Enrique Rico, y miembros de la ejecutiva regional, continúa con el programa de reuniones con agrupaciones socialistas de la Comunidad de Madrid, con el fin de recoger y compartir las propuestas del partido con toda la militancia». ¡Vaya trola eso de ‘con toda’! Con toda no, con una parte; la otra está en el pueblo, en la playa, en la sierra, en el camping…

«Durante la semana pasada, —sigue el relato de su épica itinerancia—, la secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, ha mantenido reuniones con militantes de más cincuenta agrupaciones socialistas. Estas reuniones se han realizado en los distintos territorios y distribuidas en zonas geográficas de la Comunidad de Madrid, siendo estas las zonas de Sierra Oeste, zona Sur y zona Noreste. Hoy (por este lunes) reanudará esas reuniones comenzando con la zona de la Sierra Norte».

«Entre los propósitos de estas reuniones se encuentra el interesarse por la situación de los diferentes municipios, en algunos casos gobernados por el Partido Socialista y en otros no. También se recaba información sobre las necesidades internas de las diferentes agrupaciones socialistas y del Partido Socialista de Madrid, con el fin trasladar a la ciudadanía, con mayor eficacia, las propuestas socialistas».

«Además, de un diálogo productivo, bla, bla, bla…», —la nota de prensa cierra el articulito casi ‘deportivo’ con un párrafo en el que se remarca la ‘legitimidad’ del cargo obtenido en las primarias y ‘la confianza [depositada] de los y las militantes socialistas hacia Sara Hernández’y la necesidad de seguir manteniéndola [la confianza] por el bien de bla, bla, bla… [del PSOE-M].

La noticia, difícil de digerir a pesar de las buenas siestas veraniegas, nos ha motivado un par de reflexiones, sin demasiada importancia, es verdad. La primera y más elemental, para intentar ‘tragárnosla’,  ha sido dividir y calcular el tiempo destinado a ese maratón de ‘control político’ con una simple ‘cuenta de la vieja’. Bien, veamos. Cincuenta reuniones programadas en siete días. Aquí no se descansa ni el domingo. El comando del PSOE-M ha celebrado siete reuniones al día, y falta una hasta las cincuenta que bien podría ser la ‘reunión’ de Getafe que tuvo lugar en cualquier sitio y momento, con cualquier militante o edil y sin cita previa ni desplazamiento.

Hemos presupuesto, visto el tamaño del récord, reuniones tipo ‘exprés’. Veni, vidi, vici. Llegar, hola, qué tal, bueno estáis conmigo o con los otros…  Gracias o, bueno, os váis a enterar. Adiós. Coge el coche; dale que llegamos tarde a Valdarecete y aún nos queda Carabaña, Orusco, Ambite y dos pueblos más. ¡Joder, menuda semana llevamos! Y aún quedan, al menos, otras ciento veinticinco o ciento cuarenta agrupaciones socialistas. Hay que retratarse en toda la región (ahora se dice hacerse un selfie, ya lo sé); y el que se mueva no sale en la estampita oficial ¿Entendido? También se nos ocurre que han sido meros cafés con los grupos más afines a su posición política en las agrupaciones visitadas. Era, aunque ya expiraba agosto, mala época para convocar a los militantes; muchos estarían, como en las primarias que le llevaron a la cúspide del socialismo madrileño, de vacaciones.

A los hechos; siete reuniones exprés: ¿de media a una hora?); siete desplazamientos sin atascos de tráfico: cuando menos, entre que aparcas y no, treinta minutos cada uno, y eso por ser agosto; tiempo para comer y tomar una cocacola entre reunión y reunión: una hora y media, en total, comiendo y bebiendo con prisas. Total, entre nueve y doce horas, y eso siendo rápidos y eficaces como solo la nueva hornada de jóvenes socialistas es capaz. Increíble. Extenuante trabajo para una Secretaria General que ha asumido, sin capacidad ni tiempo, el ‘en-cargo’ de sicario o secuaz político de la dirección federal para ajusticiar a los críticos y rebeldes del antiguo PSM y pacificar  este nuevo PSOE-M.

La segunda reflexión, —imaginamos también que sin importancia, inane—, la realizamos como simple vecino de Getafe, lejos de cualquier malquerencia ideológica, tirria o aversión partidista. Tenía razón Carmona, a pesar de no ser ni simpático siquiera, que Sara estaba disfrutando de unas larguísimas vacaciones [como el resto de los ediles elegidos en pasado 24 de mayo] sobre todo si pensamos que este año cotizará como alcaldesa (que no trabajará a tiempo completo) seis meses y medio por lo cual suponemos que le corresponderán en total dos semanas de vacaciones. Aunque, siendo indulgentes, ya se sabe que los políticos no tienen horario, pero… bueno, un poquito de vergüenza no venía mal con los tiempos que corren. Y, creyendo que ya las ha disfrutado, como afirma su compañero Carmona, se nos ocurre, inevitablemente, la pregunta que ya habrían planteado casi todos los lectores, sin parsimonia ni rodeos.

¿Cuándo y cuánto tiempo dedica [y va a dedicar] Sara Hernández al cargo para el que ha resultado elegida [y por el que cobra] como máxima responsable del Ayuntamiento de Getafe? Pregunta tonta y retórica a la que no esperamos respuesta. Ahora bien, la responsabilidad de su evanescencia como primera edila no es solo suya; sino de los que la apoyaron con un papel mojado en notaría y se lo consienten. A punto de cumplirse los tres primeros meses del nuevo gobierno local (casi los famosos cien días de cortesía), se confirma con más nitidez que Sara Hernánez no va a ser, como algunos preveían, una Alcaldesa a media jornada sino una Alcaldesa ausente, totalmente desaparecida; intentando disimular sus ‘novillos’con notas de prensa insulsas y visitas a obras iniciadas por el equipo de Juan Soler, el anterior Alcalde.

Sara Hernández, para facilitar sus ‘escapadas’ de Getafe y su dedicación a la política madrileña, que parezca que hace algo por el municipio que le paga, ha empezado a transforma al Ayuntamiento de Getafe en una mera ventanilla de solicitudes e instancias. «Sara Hernández insta a… (la Presidenta, a la Comunidad, al Consejero, etcétera) es uno de los titulares más usados hasta el momento en las últimas mociones del Pleno y de la presunta actividad de la propia Alcaldesa desaparecida. Y, hasta que pasen las elecciones generales y se dilucide su tarea bicéfala o pluriempleo, así será. «Sara Hernández insta o pide a…», cualquiera  aunque aparezca en los informativos y supla su ausencia en Getafe con apariciones en las televisiones hablando de política regional o nacional. Eso es osadía, sencillamente, y además fraude a los vecinos de Getafe.

¡Váyase al PSOE-M, señora Hernández, o quédese de Alcaldesa!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Antonio Calvete

    4 Septiembre, 2015 at 17:54

    ¡Qué pena, señor Alcalá,que alguien que se llama a sí mismo periodista considere que este artículo es ejercicio de periodismo!
    Además de un incontable número de calificativos insultantes que, por serlo, sobran, confunde la información con la opinión, primer pecado capital del periodismo. Claro que supongo que no es confusión sino voluntad de insultar.
    También hay voluntad de engañar, segundo pecado capital periodístico. Porque yo no leo en la nota del PSOE-M que trascribe que haya celebrado 50 reuniones con cincuenta agrupaciones, sino que “Estas reuniones se han realizado en los distintos territorios y distribuidas en zonas geográficas de la Comunidad de Madrid, siendo estas las zonas de Sierra Oeste, zona Sur y zona Noreste” lo que claramente da a entender que, lógicamente, se ha reunido en cada una de esas zonas con las agrupaciones de los pueblos que las componen. Pero para entenderlo así hay que querer informar, no tergiversar los hechos. Y si el periodista tiene dudas debe contrastar la información, cosa innecesaria si lo que se pretende no es informar, sino opinar engañando e insultando.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies