LOLA MONTORO

Síndrome de Münchhausen, la enfermedad inventada

munchausen2

 

♦ Quizá porque la enfermedad es una manifestación humana más, resulta fascinante el paralelismo entre algunos síndromes y los fenómenos antropológicos y sociales.

El síndrome de Münchhausen es afortunadamente infrecuente y se caracteriza por aparición de síntomas  inventados por el propio sujeto, con la única finalidad de asumir el papel de enfermo. Las consecuencias de esta actitud pueden ser muy graves y hasta conducir a la muerte.

En 1951, Asher describe el síndrome que toma su nombre del personaje de la obra de Rudolf Erich Raspe (1785). El auténtico barón de Münchhausen realmente existió y convivió con el personaje literario creado por Raspe, que es el que realmente ha trascendido.  En esta obra satírica, el personaje del barón alemán adorna sus andanzas en el ejército ruso e inventa delirantes situaciones.

Los afectados por este síndrome son sujetos conocidos en los servicios sanitarios, muy frecuentadores y verdaderos pacientes profesionales. Asumen el papel de enfermos y no existen incentivos externos ni ganancias económicas que expliquen su comportamiento, de existir algún beneficio aparte de llamar la atención, hablaríamos de simulaciones o de rentistas, nunca de Münchhausen.

En este trastorno predomina la simulación de enfermedades somáticas. Prácticamente nunca simulan enfermedades psicológicas. Entre las formas de presentación del síndrome de Münchhausen destaca el dolor abdominal agudo. Pueden encontrarse diversas cicatrices de exploraciones quirúrgicas anteriores, ya que repiten los síntomas en múltiples ocasiones y En estos casos suelen tener a veces varias cicatrices de sucesivas cirugías exploradoras previas, siempre infructuosas. También es muy frecuente que acudan contando hemorragias nasales, vómitos de sangre o sangrado al orinar.

Otros afectados de este síndrome acuden a los servicios de urgencias con dolor de cabeza de características incongruentes, ataques no clasificados y que no cumplen características de enfermedades conocidas, pérdida de conciencia, mareos o zonas anestesiadas de la piel. Pueden también presentarse con lesiones auto infringidas en la piel con agujas o calor.

En ocasiones presentan dolor en el tórax, síntomas similares a la angina de pecho o a la trombosis. Existe también un subtipo de sujeto que simula síntomas respiratorios. En ocasiones aparecen varios síntomas a la vez, muchas veces muy bien descritos, pero los hallazgos exploratorios y las pruebas descartan las enfermedades y revelan incongruencias.

Está descrito un Síndrome de Münchhausen por poderes que consiste en la simulación de enfermedad de una tercera persona, generalmente un hijo pequeño. Se describió por primera vez en 1977 por R Meadow, pero su existencia como enfermedad definida no está aceptada. Hoy por hoy se considera un tipo de abuso del menor.

Los padres o cuidadores fabrican o exageran la enfermedad contaminan muestras a propósito, explican una historia clínica con falsedades, alteran los resultados de las pruebas o prolongan las heridas o lesiones de sus hijos. En el síndrome de Münchausen por poderes los padres cuentan una colección increíble de síntomas que simulan enfermedades imposibles o atípicas. Es muy frecuente que hayan recibido muchos tratamientos en diversos centros y un historial de reclamaciones, disconformidad con los tratamientos y múltiples cambios de pediatra.

Se puede empezar a sospechar el síndrome de Münchhausen cuando los síntomas del enfermo son inexplicables, crónicos, reiterativos y sin un claro empeoramiento constatable. También cuando hay una llamativa diferencia entre lo que se recoge de la entrevista clínica y los hallazgos exploratorios y de las pruebas diagnósticas.

En el síndrome por poderes los síntomas pueden aparecer solo en presencia de los padres y suelen ser síntomas raros. También es muy frecuente que intoleren sistemáticamente los tratamientos. El padre que padece el síndrome suele ser extrañamente indiferente al pronóstico.

Se encuentra frecuentemente que el padre o la madre del niño víctima del síndrome de Münchhausen por poderes suele tener un historial sugerente de Münchhausen. Suele haber muertes inexplicables en la familia.

El pronóstico del síndrome por poderes es grave, ya que en el 12 % de los casos lleva a la muerte del niño. El riesgo de muerte es más alto si el niño es menor de 5 años, si la madre o padre son Münchhausen, si no disponen de ayudas psicosociales o si el engaño lo realiza uno de los padres con alcoholismo, toxicómano o enfermo mental.

Todas las alertas deben funcionar cuando a pesar de descubrirse engaños e incongruencias, el niño sigue presentando nuevos síntomas sin explicación médica.

En las sociedades humanas también se presentan con frecuencia demandas y exigencias que no corresponden de forma exacta a las carencias y verdaderas necesidades. Muchas veces la intención de las peticiones no es otra que generar un clima acre de descontento, otras la rentabilidad política es más clara y patente. El observador neutral puede analizar como el mismo acontecimiento causa un enfado diferente en función de los intereses en juego de los grupos de poder.  Una muerte, un engaño o corrupción puede resultar intolerable y motivo de revueltas y disturbios mientras otro acontecimiento similar no es ni siquiera un titular.

Los resultados de este Münchhausen social suelen ser medidas inadecuadas, soluciones a problemas distorsionados que no hacen más que generar otros conflictos futuros y en general pérdida de recursos y eficacia de las administraciones.

Por desgracia el engaño es socialmente irreversible y el peregrinaje de los ciudadanos de un sanador a otro, absolutamente infructuoso.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies