CULTURA

Tomás Ramos Garrido, vecino de Parla, galardonado con la medalla de Oro de los Reyes Católicos

concesion-de-medalla-(2)

Otorgada por la Orden de Caballeros y Ballesteros de Vera-Cruz del Rey Fernando III.

♦  El pasado 25 de septiembre, Tomás Ramos Garrido, vecino de Parla, recibió la medalla de Oro de los Reyes Católicos al prestigio personal en el ámbito cultural como Caballero de Las Navas de la Ordén de Caballeros y Ballesteros de la Vera-Cruz del Rey Fernando III, a la que pertenece y ocupa el puesto de Canciller.

“El motivo de la concesión es por el laborioso trabajo realizado en su misión de recuperar y mantener, humildemente, la tradición histórica de la Batalla de Las Navas de Tolosa, así como la dimensión espiritual Cristiana de dichos hechos de Armas en el estoico código de Caballería como elementos de la propia identidad Española”.

La Orden de Caballeros y Ballesteros de Vera-Cruz del Rey Fernando III se refunda cuando en el 2012 año de celebración del VIII centenario de tan memorable batalla, varios caballeros de distintas Ordenes, junto a entusiastas y admiradores de aquella época se unen y deciden rescatar la tradición antigua de custodia encomendada por el Rey Fernando III de “proteger, recordar y enseñar esos hechos a las generaciones presentes y venideras”.

De esta forma, los proyectos, junto a todos los Caballeros de la Orden, es seguir trabajando para dar a conocer la importancia de tal acontecimiento mediante conferencias, coloquios, artículos, libros, visitas al lugar de los hechos, rutas historicas y participación en todos los actos a los que se les invita.

Tomás Gómez Garrido (1976), de origen castellanomanchego, reside en Parla desde su infancia. Junto a sus tareas profesionales en el sector industrial, compagina su vocación por el estudio de la Historia de España, “que tantas alegrías y penas nos ha dado y que, nos guste o no, gracias a ella somos hoy en día lo que somos”.

Entra en la Orden de Caballeros y Ballesteros de Vera-Cruz del Rey Fernando III en 2013. “Su trabajo y colaboración incesante, y su afán de servir a los demás”, hacen que el pasado mes de Julio le comuniquen su nuevo cargo de Canciller, que lo acepta “con la responsabilidad que ello conlleva y la máxima humildad de Caballero, ya que en la Caballería se puede percibir las virtudes cívicas que forjaron grandes hombres, en ejemplar disciplina, estoicos en comportamientos ante las adversidades,leales para con sus parientes y amigos, un espíritu vivo porla historia y la cultura, unidos o asociados a la propia estirpe, una silenciosa participación en obras de beneficencia pública, discretos solidarios con los necesitados y un rechazo de lo trivial, ostentoso,  soberbio y vulgar”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies