LEGANÉS

ULEG entregó sus premios congregando a los galardonados y a numerosos vecinos en torno al concepto de independencia

 

♦ El calor, la emoción y un público que desbordó con creces las previsiones de la organización y el aforo del salón de actos del Centro Las Dehesillas fueron los protagonistas de la entrega de galardones a los elegidos en la tercera edición de los Premios al Independiente del Año, ‘in memoriam’ de Marcelino López Hernández.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 


Dos horas después de iniciarse el acto el director de ‘El Español’, Pedro J. Ramírez, tras aclarar él no se fue de ‘El Mundo’, sino que lo echaron, culminó con una pequeña pero magnífica intervención sobre el concepto de la independencia en la que resaltó el valor y las palabras de los anteriores premiados poniendo el broche final a una emocionante gala. Antes del periodista, subieron al estrado todos los galardonados salvo Nuria Roca que disculpó su ausencia mediante un vídeo grabado. Entre los asistentes, además de los organizadores, premiados, concejales de ULEG, simpatizantes, asistían para entregar premios el economista Ángel Laborda, el juez Elpidio Silva, el poeta social José Manuel García “Josman” y Alberto Muñoz, “Tío Alberto, entre otras personalidades.

Los primeros en subir al escenario fueron los representantes de la Asociación Manos Solidarias de Zarzaquemada, premio al Independiente en la categoría de servicios sociales. Manos Solidarias es una ONG con decenas de voluntarios que prestan un servicio ejemplar para que ningún enfermo se sienta solo, prestando apoyo de todo tipo. Los representantes de Manos Solidarias pusieron a prueba la veracidad de los premios al Independiente del Año tras una extensa intervención en la que criticó la dinámica del Consistorio leganense, tanto al Gobierno Local como a la oposición por sus modos. «Al no tener mayoría absoluta, por regla general, las propuestas del Gobierno del PP no son aprobadas por el pleno pero se hacen; por el contrario, las propuestas de la oposición se aprueban pero no se llevan a cabo. El Ayuntamiento de Leganés es kafkiano». También criticó que la oposición, tras aprobrar la petición para que el primer edil dimitiera, no fuera capaz de ponerse de acuerdo para la moción de censura».

El primer momento emocionante de la tarde noche fue cuando subió a recoger el premio Ana Toledano, premio a la protagonista local femenino de la tercera edición de los premios otorgados por ULEG. Toledado, tiene un enorme curriculum como deportista y jugadora de balonmano, internacional en decenas de ocasiones y ganadora de múltiples títulos individuales y colectivos. Ana Toledano es, además, una luchadora contra la Esclerosis Múltiple, a la que se enfrenta con esa garra, saber estar y voluntad de hierro con la que afrontaba el deporte de élite.

Ana Toledano, que nació en Ciudad Real aunque se siente ‘pepinera’, saludó a numerosas personas del abarrotado salón de actos y reclamó, además de independencia, más humanidad y más generosidad. «Los abrazos son gratis».

Alfonso Redondo, protagonista local masculino, campeón de España y de Europa de Boxeo, directivo de la Federación Española de Boxeo protagonizó el siguiente episodio de ternura y emoción tras dedicar el premio a su hermana y a su madre y romper a llorar como una ‘magdalena’. Los hombres duros también lloran.

Tras el golpe al pecho que le dió a la sala el boxeador y embajador leganense, le llegó el turno al Colectivo de las Preferentes, premio a la defensa de consumidores y usuarios. Las preferentes, una de las mayores estafas de la historia de España, han tenido a este colectivo como principal enemigo; han batallado contra viento y marea, frente a la desinformación y la malediciencia. El representante del colectivo, tras recordar que el suyo era un éxito colectivo, recibió una de las mayores ovaciones de la noche de los premios del partido vecinal ULEG, implicado también desde el principio en la defensa de los afectados.

El premio al Independiente del Año, en la categoría de economía, recaía este año en Juan Ignacio Crespo. Colaborador habitual de varios medios de comunicación como El País, El Mundo, La Vanguardia, RNE, Cadena Ser o TVE, este profesor, estadístico y licenciado en Ciencias Exactas es conocido por no morderse la lengua y no hacer el juego político-económico a nadie. Desde el estrado criticó las mentiras de los gobernantes cuando aseguran que la crisis ha pasado y que ya ha comenzado la recuperación. En 2007, Juan Ignacio Crespo aseveró que la crisis duraría diez años. «Y ya llevamos siete; así que nos quedan tres. Y otra recesión que podría tener lugar en el 2016 o 2017, antes de empezar la verdadera recuperación». Crespo dió la noche al público, claro está, en cuanto a las esperanzas de que esto mejore. Eso sí, afirmó que, cuando acabe la crisis, vendrá un periodo de quince o veinte años de prosperidad. Para terminar aseguró que el que no tenga una bola de cristal, para referirse a estas previsiones o augurios, que se compre un libro de historia: «Todos el mundo sabeque se repite».

Miguel Ángel Mateos, premio al independiente en la categoría de política, hizo un discurso a medio camino dentro del individualismo del independiente, pero a medico camino de los comuneros de Castilla y los disidentes por la izquierda y la derecha del ‘régimen del 78’. ¡Cuanta desilusión y cuánta energía para mantener el tipo político e intelectual. Mateos, edil en Zamora capital y líder de Adeiza, algo así como ULEG pero en castellano recio, es catedrático de Historia y expresidente de CAPI, la Confederación de Agrupaciones Políticas Independientes, hoy ‘Tercera Vía’.

Los ‘espartanos’ del Campamento Coca Cola en Lucha de Fuenlabrada subieron al estrado con pancarta y puño en alto para recalcar a gritos que «ni un paso atrás» con la esperanza que la multinacional del refresco cumpla con la sentencia, readmita a los trabajadores despedidos y reabra la factoría del municipio vecino. Desde el atril reclamaron, por enésima vez, el boicot a la falsa ‘bebida de la felicidad’. Los trabajadores de Coca Cola han dado una larguísima lección de cómo defender con dignidad y sin rendirse las conquistas laborales y sociales frente a una de las multinacionales más poderosas del mundo.

Del «ni un paso atrás» de los trabajadores de Coca Cola se pasó al ‘paso al frente’ del teniente Segura, premio Justicia, Defensa e Instituciones. El militar había salido, hacía menos de 24 horas, de un arresto. Era el tercero en los últimos meses por denunciar las corruptelas del Ejército. El teniente Segura ha pedido una auditoría que, seguramente, nunca llegará para desmentir o asegurar sus afirmaciones. Entre los datos que aportó dijo que el Ejército había gastado en los últimos meses cuarenta mil millones de euros.

«Tenemos un submarino que no flota (joder), un tanque que no dispara y un avión que no vuela…» Segura, como el niño entusiasmado por un ejército honrado y valiente; un ejército de hombres incorruptibles, defensores de la verdad, pero decepcionado preguntaba la razón de estos dispendios y corruptelas. Porqué gastamos ese dinero de manera incomprensible «Con lo que vale el submarino que no flota, más de dos mil millones de euros, casi se podrían curar todos los enfermos de Hepatitis C de España». Pero para eso tendríamos que tener políticos y generales honrados. ¡Qué difícil parece!

José María García fue el primero de los premiados en asegurar que, a la vista de las historias que estaba conociendo esta noche,  él era un privilegiado. Eso sí, un privilegiado con una mentalidad independiente. ¡Ojo al dato! Brevemente trazó su trayectoria periodística asegurando que siempre había estado al servicio de la independencia, no la suya, la de sus oyentes y lectores. El juez Elpidio Silva le entregó un premio que no pudo recoger en la edición anterior.

A las nueve y media, con un público entregado a los premiados y a los organizadores del acto, intervino el premio al Independiente del Año, Pedro J. Ramírez o, simplemente, ‘jota’, arquetipo y paradigma del investigador y periodista independiente. A veces hay que resignarse a que la cruda realidad estropee un buen titular; puedes equivocarte al actuar, pero siempre es peor quedarse inmóvil, parado, simplemente mirando los acontecimientos.

El calor, —se sudaba sobre el escenario, en medio, al fondo y en los flancos del salón de actos—, la empatía con los discursos de los premiados y las ovaciones del público cerraban un acto que, tras esta edición,  se ha convertido definitivamente por méritos propios en un referente de los premios a la independencia en España.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies