RINCÓN DEL BUTARQUE

VOX: ¿Asignatura de costura?

Muchos habíamos cogido una cierta fobia a los políticos, tras el martilleo de todo un año en campaña electoral, no queríamos pensar ni en unos ni otros, pero hay ciertos discursos que nos alteran las neuronas que nos dan el pensamiento, basado en el conocimiento que nos da una mínima inteligencia.

Algo me puso un poco alerta, en la CAM, (Comunidad de Madrid) escuché una de las barbaridades que nos devuelven los oídos a un tiempo que no debió de existir, cuando una mujer diputada, doña Alicia Rubio de VOX dice que «la mujer se empodera cosiendo botones» añadió citando al bloguero y periodista Milo Yiannopoulos, y soltó desde la tribuna de oradores “el feminismo es un cáncer” La cadena SER, se hacía eco de sus palabras: Alicia Rubio, Vicesecretaria de Movilización en la ejecutiva de VOX, también ha hablado de «lesboterrorismo» y «pornofeminismo».

Y en mi decepción, pensé que España carece de futuro, que la intelectualidad y el pensamiento parecen que se quedaron en la generación del 27

No tenemos remedio desde que se creó la Garduña, en época de Cervantes, como si aquello dijo Picasso en Altamira, de la pintura hubiera llegado hoy. En política:“Todo es decadencia” Una mujer que llama a otras “pornofeminismo”. La mujer no alcanzará jamás la igualdad, porque entre ellas mismas están sus enemigas.

Propone una asignatura de costura en los colegios, España tiene buenas modistas que es una profesión de prestigio, pero eso es, como decir que había que dar una asignatura de carpintería y que todos los alumnos masculinos aprendieran a hacer lazos de cola de milano para ensamblar los cuatro lados de un cajón, eso sólo debe de quedar para quienes elijan esa profesión.

Enséñese señora, la  Constitución, derechos, obligaciones, respeto al diferente y no discriminación como nos dice su art.14  esta carta magna, recordad que tener una vivienda digna y un trabajo digno y retribuido, así como unos servicios sociales adecuados para que ningún español, muy español como dice su partido caiga en la indigencia.

Ustedes quieren llevarnos a los años 50 del pasado siglo, al servicio social y al auxilio social de la posguerra prolongada que yo conocí, aquella canastilla, a la leche en polvo y al quesito americano que nos daban después de formar los escolares de modo militar y cantar el Cara al Sol, en ese adoctrinamiento que marcó a mi generación.

A veces escuchar ciertas afirmaciones me recuerda mi infancia y primera juventud, cuando las mujeres no podían tener por si solas una cuenta de ahorro bancaria, con un machismo atroz, contaba Cristina Almeida que  como abogada colegiada fue a presentar una denuncia a un jefe o director de prisiones andaluz, en la comisaria le preguntaron si iba con ella su marido, al decir que a su marido no le llevaba en su bolso como un pintalabios, no le admitieron la denuncia, era un tiempo en que la mujer parecía estar atada a la pata de la cama, y no podían hacer nada sin tener el Servicio Social a que les obligaba el franquismo, como si para respirar hiciera falta el permiso paterno o el de su marido.

Decía eldiario.es. El «servicio social», ese «deber nacional» que Franco impuso a las mujeres de entre 17 y 35 años y que equivalía al «servicio de las armas» de los hombres” Con la excusa de que pudieran ser buenas amas de casa, cuando aquellas mujeres desde niñas habían aprendido atadas al fogón de sus casas, en la plancha y la costura, en una sociedad machista, quienes lo vivimos lo sabemos señora Rubio, evolucionen y no traten de  involucionarnos a los demás

José Manuel García García (JOSMAN)

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies