EL FRANCOTIRADOR NERVIOSO

Arturo Pomar, el niño prodigio de Franco

Arturo Pomar disputa una partida contra el ruso Ossip Bernstein en Londres (1946)

Cuenta la leyenda que hubo un ajedrecista español que se codeó con los mejores jugadores a nivel mundial, un jugador que siendo un niño logró hacer tablas ( empate ) con el campeón mundial de la época Alexander Alekhine, en el torneo de Gijón de 1944.

Este niño prodigio aparecía frecuentemente en el Nodo y consiguió que el mismísimo Francisco Franco sonriera en una fotografía. Un talento de la naturaleza, un jugador que deslumbró al mundo, un ídolo en una España marcada por el hambre y la posguerra. Dicen que aprendió a jugar a los cinco años y que a los 12 hizo tablas con el entonces campeón del mundo. Un talento natural que llevó a este niño a codearse con los mejores. Arturito le decían cariñosamente, fue adoptado por el régimen franquista como ejemplo de la buena educación de la dictadura. Sin embargo él no se pronunció nunca al respecto : “El ajedrez no interesaba, pero Pomar era un BOOM publicitario”. Su imagen fue aprovechada por el régimen para promover lo que denominaron inteligencia nacional en los tiempos donde España estaba aislada y no tenía un hueco en la ONU.

La falta de apoyos hizo que Arturito no tuviera un sponsor ni ayuda económica de ningún tipo por lo que se vio obligado a abandonar su candidatura al título mundial. No podía entrenar ya que no había en España gente de su nivel. La recompensa final se quedó en un pobre puesto en la oficina de correos de Ciempozuelos.

Os suena Bobby Fischer, uno de los mejores jugadores de ajedrez de la historia al que precediron Kasparov o Karpov, pues el Sr. Fischer después de un torneo internacional en Estocolmo en el año 1962 al que Pomar acudió sin entrenador, dijo : “Pobre carterito español, cuando acabe el torneo volverás a pegar sellos”.

Fue 7 veces campeón de España absoluto y logró grandes clasificaciones a pesar de no tener casi recursos en el torneo de Hollywood, donde entre jugada y jugada alternó con estrellas del celuloide. Eran otros tiempos, por ejemplo el Real Madrid club de futbol contaba también con sección propia de ajedrez. En aquella España el futbol era el deporte rey pero había más deportes y la afición se repartía de una forma más ecuánime que hoy en día, baloncesto, boxeo, balonmano, e incluso el ajedrez tenía su público.

En la década de los 90 abandonó la participación de torneos élite, y en 2004 hizo su última aparición pública. La Olimpiada de Calvià le rindió homenaje y Víctor Korchnoi, 3 veces subcampeón mundial, le aplaudió y reconoció su juego. Sin duda un gran final para un gran jugador que fallecía recientemente y que muchos españoles no han conocido su historia, en mi opinión digna de una novela.

Como curiosidad contar que su retrato se encuentra en el museo del RealMadrid. Los padres de Pomar eran pobres como gran parte de los españoles, rápidamente comprendieron que su hijo podía ayudarles a escapar de las penurias, y aceptaron todo tipo de propuestas. Sin mirar demasiado a lo que su hijo quedaba expuesto. Reuben Fine, comentó: “La manera en que un chaval de esa edad ha adquirido tal conocimiento de aperturas, tal profundidad de análisis posicional y de rapidez de cálculo táctico, sobrepasa el entendimiento humano”.

Un genio del ajedrez , un niño que tuvo en jaque a todo el ajedrez mundial.

  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
  •  
  • 2
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies