GETAFE

Sebas, vecino de Getafe y dependiente de grado II, podría quedarse en la calle nuevamente

► La solución del Ayuntamiento, en plena campaña electoral, “ha sido un engaño”, según el afectado

Sebastián Rodríguez, más conocido como Sebas, vecino de Getafe de 50 años lleva más de 10 sin verticalidad plena, lo que, a la sazón, supone un 67% de discapacidad reconocida. Su situación económica no es mucho mejor, cobra una paga de apenas 400 euros mensuales. Hasta la primavera, Sebas vivía en un garaje abandonado sin luz ni agua, cerca de la conocida rotonda del lazo de Las Margaritas. Lo desahuciaron en mayo. Gracias a una importante presión cívica y del apoyo de este medio, y de algún nacional, el Consistorio le procuró una habitación en Buenavista. Unos meses después esa solución ya no vale. Su futuro vuelve a ser “incierto”, transmite inquieto a nuevocronica.es.

“Me engañaron. Me metieron en una vivienda que se desahuciaba el 8 de noviembre”, espeta molesto Sebas a esta publicación. Esa habitación a la que fue llevado tras pasar más de una noche a la intemperie a las puertas del Ayuntamiento en el mes de mayo, coincidiendo con el periodo de campaña electoral de las últimas municipales, pasaría a ser de un ‘fondo buitre’. “Me hicieron un contrato que sabían que no se iba a poder cumplir. Era de un año, y sólo íbamos a llegar hasta noviembre no hasta la primavera del 2020”, sostiene. Él ha pagado un 30% de su pensión en concepto de alquiler a la mujer con que ha vivido.

Según Sebas, en esa casa, que compartía con la mencionada mujer y el hijo de ésta, ya mayor  de edad y al parecer con problemas de discapacidad también, “entraban familiares de la pareja de ella. Éramos seis personas en 55 metros cuadrados. Como un ‘piso patera’”, y añade que “y a esa mujer se la llevan a una casa que se supone que iba a ser para mí. Se trata de la calle Perales, que sí es de protección oficial. Yo estaba el primero en la lista y de repente, a ella. ¿Por qué? Yo he estado viviendo cuatro años en un agujero y ella siete en Buenavista y se va porque quiere”.

Futuro titubeante

Actualmente, según ha podido corroborar este medio, Sebas ya no está en Buenavista y su futuro en el corto plazo está sembrado de dudas, si bien ha pedido que reservemos, por el momento, más detalles. Además, a inicios del próximo año, debería operarse, según atestigua su documentación clínica, de la espalda y del colón. Podría tener cáncer, aunque aún no se lo han confirmado al 100%. “Cogí una infección terrible en el garaje”, lamenta, y finaliza aclarando que “si no tengo una solución habitacional y vuelvo a quedarme en la calle no me operaré de ninguna de las dos cosas, porque no puedo hacer el postoperatorio en una plaza y morirme de infestado”. 

 

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies