EDUCACIÓN

Un maestro del colegio Teresa de Calcuta de Parla, candidato al título de Mejor Docente de España 2018

► Su candidatura fue elegida entre 1.849 propuestas de toda España y ha sido seleccionado junto a otros catorce profesores de la Comunidad de Madrid
► José Andrés Romero es, junto a un profesor de Getafe, el único maestro de la zona sur de Madrid candidato al Premio

José Andrés Romero Ares, profesor de Primaria del colegio público Madre Teresa de Calcuta de Parla es,junto a un maestro de Getafe, el único de los 112 candidatos del ciclo de Primaria a alzarse con el título de Mejor Docente de España 2018. Su nominación ha sido propuesta por las familias de sus alumnos para quienes José es “el mejor profesor del mundo. No educa sólo con la cabeza, sino con el corazón”.

La nominación destaca entre las 1.849 propuestas recibidas por la Fundación Educa Abanca para obtener el título de Mejor Docente de España 2018. De las citadas candidaturas, 683 corresponden a profesores del ciclo de Primaria; 147 lo son de Educación infantil, 513 de ESO y Bachillerato, 150 de Formación Profesional y 356 de la etapa universitaria.

Entre las 683 candidaturas de profesores de Primaria, han sido seleccionados 112 profesionales de la enseñanza, de los que sólo catorce corresponden a maestros que dan clases en centros educativos de la Comunidad de Madrid.

José Andrés Romero es el tutor de Tercero de Primaria en el colegio público Madre Teresa de Calcuta de Parla. Este profesional de la enseñanza de 44 años lleva cuatro trabajando en este centro. Los tres últimos con los mismos alumnos, a los que él llama “mis niños”. Fueron sus madres y padres quienes presentaron la candidatura de José al premio.

“La idea surgió por el boca a boca, el hablar entre varias mamás y ver que existía la posibilidad. Lo hablamos con las demás y lo presentamos. Tuvimos que rellenar una serie de datos que le preguntamos a él sin que se diera cuenta, haciendo un poco de espías, y rellenamos una ficha en función de lo que cada familia siente”, explica Ana María Álvarez, madre de una de las alumnas.

Entre esos sentimientos con los que las familias de Tercero del Madre Teresa de Calcuta han apoyado la candidatura de José se encuentran valores como la igualdad y el respeto a los demás, el trabajo cooperativo, la motivación para mejorar, la obligatoriedad de ser feliz al llegar a clase… “Además de educar con la cabeza, educa con el corazón. Y con eso se dice todo”, apostilla Ana María.

“Soy un friki de la educación”

José Andrés confiesa que es “un friki de la educación, estoy continuamente buscando, no desconecto”; y asegura que es maestro vocacional. “Creo que esta profesión si no es vocacional, no se puede trabajar”, afirma. Recuerda que “desde pequeño me han encantado los niños y enseñar. Y luego, en mi experiencia como alumno, en el colegio tuve profesores que me hicieron salir convencido de que tenía que ser profesor para hacer justo lo contrario de lo que ellos habían hecho conmigo”.

Aspecto emocional

Por eso, y porque más tarde otro maestro le dijo “sé el profesor que quisieras para tus hijos”, José explica que “no me concentro por cien en el aspecto académico. Valoro mucho el aspecto emocional. Trabajo tanto con los niños como con las familias y les dejo muy claro que es muy importante el aspecto emocional”.

“Trabajamos conceptos emocionales como altruismo, empatía, resilencia… Mis niños saben qué es cada cosa, lo trabajamos en clase de muchas maneras. Saben que no son una nota numérica, sino que les valoro por su esfuerzo del día a día, por todo lo que demuestran”, añade el profesor, y confirma Álvaro Puente, uno de sus alumnos de ocho años. “Resilente es que, por ejemplo, si tú cometes un error, si tú te rindes, eso no es ser resilente”, explica Álvaro.

Los exámenes son retos

En las clases de Matemáticas y Lengua que imparte José sólo hay deberes si es necesario; los exámenes se llaman retos; las notas numéricas sólo llegan a los padres y madres y para apoyar la resilencia, está permitido cometer errores.

“Aquí comentemos errores, de los errores se aprende”, asegura el profesor. Es una de las normas propuestas por la clase para entrar en el aula cada día. “Hemos hecho juntos estas normas. Como todas consisten en prohibir, nosotros hemos creado unas que obligan. Por la mañana cuando entramos en clase es obligatorio ser feliz, ser creativo, ser altruista, ser resilente, perseverante…”, detalla José.

Lista blanca y de altruistas

“Ellos saben que cuando se equivocan no tienen que tener miedo. Si ellos se han esforzado, se va a valorar”, insiste el maestro que explica que otro de sus recursos con los alumnos son las listas blanca y altruista. “No es una idea mía, sino de César Bona, del que yo he leído todo y voy cogiendo lo que me gusta”, aclara José.

César Bona es un zaragozano, Premio al Mejor Docente 2018 al que José Andrés admira. De ahí su importación a Parla de las listas. “Tenemos una lista de altruistas, en la que mis niños se apuntan en aquello que creen que tienen habilidades, académicas o no, y las ponen al servicio del grupo”, detalla José.

“Uno se apunta en matemáticas, otro en creatividad, otro en dibujo… Y al lado hay una lista blanca, en la que se apuntan los niños que tienen dificultades para conseguir algún objetivo. De manera que cada niño de la lista blanca se busca un altruista que les ayuda. Son muy pequeños y le cuesta”, confiesa el maestro.

Sin embargo, José asegura que “aunque es difícil, lo que me quedo es con el poso de que mis niños hablan con naturalidad del altruismo”. Lo confirma otro de sus alumnos, Dani Palomino, al que le “encanta que trabajo el altruismo porque me encanta ayudar a la gente que no sabe cosas o que tiene un poco más de problemas. Por ejemplo, si uno no sabe leer muy bien porque va un poco lento, me gusta sentarme al lado suyo y decirle a ver, esto así, esto así”.

Su compañero Nico Vinuesa, coincide en que “nos enseña a ayudar mucho a la gente y, por ejemplo, si alguien no sabe hacer una cosa, pone a uno que sabe con el otro, para que le ayude y le entienda”.

Cooperación y espíritu crítico

También cuentan entre los méritos del parleño para ser el Mejor Profesor de España la cooperación, la crítica y la motivación. “Aquí escuchamos y trabajamos mucho la cooperación y el aspecto crítico”, relata. Y lo hace igual para los que sacan un tres, que para los de diez.

“Hay niños que son habilidosos en un área y niños menos habilidosos. Lo que cambia es que al niño que es menos habilidoso no le etiqueto por ser malo en matemáticas, sino que él sabe que yo le voy a exigir siempre en razón a su trabajo diario. Yo lo que intento es enseñarles que si no es bueno en una cosa, puede llegar a serlo con esfuerzo y constancia. Lo que no hago jamás es frustrarles”, dice José.

“Había niños que no sabían en qué eran buenos. Ahora, todos son buenos en algo”

“Si es un niño de tres, lo que le exijo es que para la siguiente se esfuerce para llegar al cinco. Si es un niño de ocho, todos le valoraremos por su ocho. Si es un niño de diez, está motivado porque no sólo trabaja para él, sino que ofrece lo que tiene bueno para el resto del grupo”, detalla el profesor.

Lo importante, insiste, “es que en primero de Primaria había niños que no sabían para qué eran buenos y ahora todos son buenos en algo. Les digo mucho que no quiero que de aquí salgan todos médicos, maestros, abogados, científicos… Yo quiero que salgan buenas personas. Hay niños que no se dan bien las matemáticas, pero quizá sea el mejor panadero de España. No vamos a evitar que desarrolle esa vocación porque no sea académica y frustrar a un profesional importante en su oficio”.

Esfuerzo y perseverancia

Y entre sus alumnos ya hay vocaciones. De maestros como él, como Dani y David; de futbolistas, de veterinaria como quiere ser Alicia o de bombero. A todos se les valora porque, según afirma José, “esta no es una clase idílica, es una clase como las demás. Pero mis niños no vienen con miedo a equivocarse, a fallar en un examen… Ellos saben que lo que más valoro es su esfuerzo y su perseverancia”.

Entre las madres que han presentado la candidatura del profesor del Madre Teresa de Calcuta al Premio, Pilar Pardo valora que su hijo “viene al colegio motivado. Y consigue que seamos uno, el profesor y la familia, a la hora de educar. Y les enseña valores, que se comporten con sus compañeros como iguales… Y que aparte de las Matemáticas y la Lengua respete a sus compañeros, para mí eso es fundamental”.

El mejor profesor de España y del mundo

Otra de las madres, Olivia Morante, relata que “cuando pasamos de Infantil a Primaria, las familias estábamos muy asustados. Era un paso al bilingüismo, a las matemáticas ABN (un sistema de aprendizaje en el que el colegio público Madre Teresa de Calcuta fue pionero en Parla)… Pero fue hacer la reunión con él, y salimos todos maravillados con él, nos cambió toda la visión de lo que es Primaria”.

Para Pilar Murillo, otra de las madres de alumno de José, su razón para apoyar la candidatura que es que “hace que mi hijo se levante todas las mañanas con ilusión para venir a la escuela a aprender. Eso es lo más importante. Eso, aparte de hacerle muy buen chico y muy buena persona. Siempre le estaré agradecida, eso le hace muy grande como maestro. Para mí es el mejor profesor de España y del mundo”.

La figura del buen docente

Una vez seleccionados los candidatos entre las propuestas recibidas de toda España, la Fundación Educa Abanca, recibe ahora la documentación que avale los méritos de los docentes nominados, como la publicación de libros, presencia en redes sociales, organización de congresos o seminarios, web, blog, etc.

Con la puntuación obtenida, Educa Abancay publicará en diciembre el listado de los diez finalistas y el docente con mayor puntuación será el ganador. La plataforma tiene como objetivo con este galardón, reconocer la labor desempeñada por los mejores profesores durante el curso 2017-2018 y realzar socialmente la figura del buen docente.

Para José ya es un premio, según dice, “estar nominado, junto a los que han sido mis referentes. Sigo estos premios, siempre he sido muy inquieto, y me gusta aprender de los profesores que han sido candidatos”.

El mejor porque “es muy bueno, tiene mucha paciencia, nos ayuda mucho, hace magia…”

Y para sus alumnos, independientemente de la puntuación que obtenga, José no es el mejor docente de España, “para mí es el mejor del mundo. Me gustan mucho sus trucos de magia”, dice Mario Paniego, uno de sus alumnos.

Su compañero David Solano también piensa que José es el mejor, “porque es muy bueno, tiene mucha paciencia, nos ayuda mucho”, dice. Y coinciden otras alumnas, como Alicia Moreno, que cuenta que “tiene mucha paciencia con nosotros, nunca se enfada”; o Estela Marchal, que valora que “hace las clases diferentes y divertidas”.

“Conmigo o sin mí, podrán comerse el mundo”

Sea para quien sea el Premio, los alumnos y familias de Tercero del colegio Madre Teresa de Calcuta de Parla tienen el suyo, su maestro. Un maestro con el que puede que no continúen el próximo curso. José también les prepara para eso.

“Quizá no tengan un José para siempre. No trabajo para que sepan actuar conmigo o sin mí. Lo que quiero es que tengan las capacidades emocionales y académicas necesarias para resolver cualquier conflicto, esté yo o no esté yo. Ellos saben que trabajando esas capacidades que les estoy enseñando, conmigo o sin mí, podrán comerse el mundo”, sentencia.

  • 28
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    28
    Shares
  • 28
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies