LEGANÉS

Vecinos, grupos ecologistas y asociaciones luchan por el sí definitivo a la Vía Verde en Leganés

► El proyecto uniría Leganés, Alcorcón y Madrid y convertiría un espacio abandonado en un lugar ecológico, de movilidad y de ocio y deporte
► Hay acuerdo entre los grupos políticos, pero el paso definitivo no ha llegado aún

Recuperar un espacio abandonado, en malas condiciones, para rediseñar un camino amable, ecológico y para disfrute de todo el mundo. Esa es la intención que se tiene con la vía pecuaria, o actual vía ‘gris’ y transformarla en la vía verde. Un sueño, que tras más de 16 años de lucha, parece cercano en el horizonte. Leganés tiene parte de ello y vecinos y ecologistas no se rendirán hasta haberlo conseguido. Una senda pública y natural que también impulsaría un nuevo modelo de movilidad es pos de la bicicleta, andar y las conexiones con el transporte público, frente a los recursos motorizados. Han realizado marchas y seguirán por la conversión de este trazado en vía verde. Todo un encargo del Siglo XXI.

La idea de vía verde se inicia a partir del desmantelamiento de la vía militar. Se hizo en el 2002. Habían levantado la vía, quedaba un espacio y es usable. Existen tramos superpuestos a la vía pecuaria y otros en paralelo. Desde el 2002 al 2018 han pasado 16 años y los paradigmas actuales guardan un mayor compromiso y concienciación con ámbitos como el deporte y la movilidad sostenible.

Lo que empezase como una reclamación ha ido germinando y creciendo en consecuencia. Entes ecologistas, asociaciones y particulares se han adherido haciendo la voz de la reivindicación cada año más fuerte. Tal es la magnitud que actualmente el tema se encuentra en vigor y se ha elevado a todo un reclamo político. Por ahí, el coste económico de la realización de trabajos y tareas de desbroce “es muy poco para la proyección política, que sin embargo es muy grande”, aseguran desde la Plataforma leganense por la vía verde a nuevocronica.es, a la par que completan, “esto es muy goloso para todos. También va en función de la presión social y ahora el ecologismo está muy moda”.

El pasado noviembre se ven en la Asamblea de Madrid con los cuatro partidos políticos con representación, PP, PSOE, PODEMOS y Cs. Las sensaciones no fueron malas, “nos dieron buenas palabras y parecía que todo iba hacia adelante”, a la par que señalan el interés mostrado por Luis del Olmo, presidente de la Comisión de Medioambiente de la región.

Querían juntar Casa de Campo con el Suroeste con el objetivo dar con una suerte de corredor con la parte de Guadarrama. Y ahí hay una zona que es militar. Lo de la vía verde es muchísimo menos y juntaría Leganés, Alcorcón y Madrid, toda vez que se realizase con todo el proyecto. Se llegaría así hasta Puente de Segovia, que daría con el circuito ciclista de Madrid Río, allí donde aún mora el ‘viejo’ Calderón. Efectivamente, se podría juntar hasta ahí.

Fidel Gozalo es un activista leganense conocido. Me reconoce claramente que “cuando se pongan a hacerlo no será todo de un golpe, sino que a largo plazo. Nosotros pedimos la parte que nos corresponde que es una zona de tres kilómetros del municipio de Leganés que llega hasta el Parque de Las Presillas de Alcorcón”.
Inmatriculaciones

Para enmarcar en su justo contexto esta situación, conviene explicar que hace, aproximadamente, dos años, hubo un movimiento del Ministerio de Defensa que inmatriculó la parte que pertenecía a la vía verde. Se le pidió al Ayuntamiento de Leganés que hiciera algo, pero siguen esperando hasta la fecha. No hizo recurso de la inmatriculación.

“Sobre todo son presiones políticas, creo”, asume Fidel. Y es que aquí entran las tres administraciones en juego. “El PP, que ha gobernado hasta hace un par de meses, debería dar el primer paso y ponerse de acuerdo con el Ministerio de Defensa. Creemos que ese terreno en algunos tramos está inmatriculado indebidamente y en otros, probablemente también”, señalan desde la Plataforma. Esto es de 1802 y cabe pensar que se hicieran expropiaciones de terreno municipal o de fincas particulares. Cuando deja de tener la finalidad para que la que fue concebida la expropiación, es de suponer, deberían volver a los propietarios. Y, probablemente, en el caso que nos ocupa lo sea el Ayuntamiento como de otros tantos espacios. Si bien, también hay particulares. Al fin y al cabo, estamos hablando de cuatro generaciones y nadie parece haber dado señales de reclamarlo. Al menos, no hay constancia de ello. Ellos están convencidos de que “el Ministerio se lo quedó indebidamente”. La Iglesia, de igual forma, inmatriculaba territorios. La administración está capacitada legalmente para hacerlo sin obligación de acudir a un notario. No en vano, al ámbito religioso se le ha retirado esa capacidad. En definitiva, terrenos que se creen como suyos y que nadie, por otro lado, ha tenido a bien reclamarlos.

“Ahora, una vez que en el gobierno central está el PSOE veremos qué pasa. Esto está fuera de ideología cualquiera y que quede bien claro. Es un bien común y nos hemos movido con todos porque estamos obviamente para el municipio”, puntualiza Fidel.

Acuerdo unánime en el pleno de Leganés, pero…

En el pleno ordinario del mes de julio, las edilas no adscritas llevaron una moción sobre el asunto que tuvo como resultado un aprobado por unanimidad de la cámara. “Nadie iba a decir que no a algo como esto, la cosa es que ahora lo cumplan”, sentencian desde la Plataforma. Y tienen razón porque basta seguir la actualidad parlamentaria del municipio para comprobar a qué se reduce el aprobado de una moción. De vinculante con el compromiso de la aritmética nada de nada. Y en esa línea, Fidel reconoce que “soy activista, pero sin cobrar. Hace años, yo pensaba que los políticos eran honrados y luchaban por cosas de la población, pero ahora metiéndote en los charcos ves que no. Y que conste que sabemos que hay mucha demanda porque hay muchos ciclistas que la recorren”.

A la Plataforma de la Vía Verde la siguieron las AAVV de San Nicasio, Arroyo Culebro, Leganés Note, Salvemos Polvoranca, Plataforma Suroeste, Caminantes a pie, de Fuenlabrada y demás grupos ecologistas. La visibilidad es total y el consenso entre todos los colores políticos también. Pero la realidad es que sigue gris y no verde. ¿Y ahora, con el curso electoral? Fidel asiente con la cabeza, “igual es posible y quieran apuntarse el tanto. Tendría maniobra hasta enero-marzo”.

Optimismo y próximas acciones

Si no, seguirán con sus acciones. Llevan marchas y paseos a cuestas. “Es una forma de llamar la atención y de que la gente lo vea, aparte de que hay muchos ciclistas”, argumentan. Y si es menester, intervienen en el camino. Pasando el parque de Las Presillas, se juntaba con Cuatro Vientos, donde la zona de cuarteles. Ahí había una barandilla que impedía pasar. Decidieron echar tierra “e hicimos un paseo. La gente pasa constantemente”.

Y es por eso que “se pide al Ministerio de Defensa que la zona de vía pecuaria, que son 18 metros, si se junta con zonas como la militar, se deja un paseo maravilloso. Incluso para ir a trabajar. Es la comunicación intermodal. Ir con la bici, bajarte en Leganés Central e ir hasta Cuatro Vientos y meterla en el Metro. Es otra manera de evitar contaminación”, analiza Fidel y mientras prosigue, “el beneficio para la población es muy grande, a expensas de la voluntad política que ya hemos dicho. La gente tiene que salir y presionar. Mira el 8 de marzo, se salió a la calle y se tiene más en cuenta. O el tema de los jubilados. Al final, son votos, cuentas políticas”.

Durante nuestra conversación, Fidel está convencido, no sabe cuándo, pero sabe que llega. No obstante, no me voy sin preguntarle si estar en una ciudad donde los árboles, literalmente, se nos caen sobre nuestras cabezas no le pone en cuestión su optimismo. Me contesta que, “¿por qué se nos caen? Porque no hay un mantenimiento adecuado y no lo hay porque lo tenemos privatizado y entonces incrementamos problemas. Hemos tenido entrevistas con el director general de Obras y Medioambiente y sales decepcionado”.

Y ante esto, Fidel y la Plataforma me dejan claro que continúan en su “carrera de fondo y a nuestro paso. Es como la fruta madura, ya lo verás, caerá. Tardará más o menos, pero ya son 16 años los que llevamos peleando por esto. No lo queremos mañana, pero se va viendo más cercano”.

Y en esa senda por una vía verde y no gris ya tienen previstas varias acciones en el medio plazo. Por ejemplo, en septiembre, en la Semana de la Movilidad, realizarán una marcha hasta Cuatro Vientos, mientras que en noviembre llevarán a cabo una plantación de árboles. Ante esto último, en la moción referida unas líneas más arriba y aprobada, una de las cosas que piden y que, en consecuencia del resultado de la votación, se comprometen, es el riego porque “no consiste en plantarlos y a su suerte. Parece que en estos meses de verano se han comprometido a limpiar un poco porque está lleno de escombros, hay gente que también lo utiliza para ello. Vamos a dejar que pase y a ver qué ocurre”, finaliza.

  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies