LEGANÉS

Chisteras, chaqués y varitas en el Severo Ochoa al grito mágico de ‘Abracadabra’

banner-socio_magico

El Hospital Severo Ochoa comienza su colaboración con la Fundación Abracadabra.

El Mago Pepito será el primero en llevar su magia a la Unidad de Pediatría el martes 10 de mayo.

Todos los meses habrá magia para niños y pacientes adultos.

♦ Se pone en marcha el convenio de colaboración que el Hospital Universitario Severo Ochoa (HUSO) ha suscrito con la Fundación Abracadabra de Magos Solidarios. El propósito de esta acción sin ánimo de lucro es llevar una píldora de sonrisas e ilusión no sólo a los más pequeños, sino también a los pacientes adultos, a sus familiares y al personal médico. Estas actuaciones se plantean como espectáculos divertidos y alegres, muy participativos, donde todo el trabajo que realizan estos Magos se hace siguiendo estrictas reglas de protocolo y cuidado hacia los más pequeños y también hacia los grandes pacientes.

La Fundación Abracadabra cuenta con un plantel de más de cien magos solidarios, cuyo objetivo primordial es regalar una dosis de la que para ellos es su mejor medicina: la ilusión. En los hospitales, cambian los estetoscopios y las batas blancas por chisteras, varitas y chaqués con el fin de compartir momentos inolvidables, momentos mágicos.

Pepito

Mago Pepito

Magia en el Severo Ochoa

La magia invadirá las estancias hospitalarias del Severo Ochoa una vez al mes. El primero en utilizar su varita mágica será el Mago Pepito (José Céspedes)este martes 10 de mayo a las 11:00 h. de la mañana en la Unidad de Pediatría. Sorprenderá a los más pequeños con sus trucos de dibujos mágicos, pañuelos que cambian de color, conejos de madera que viajan y, sobre todo, mucho humor. La magia regresará al Hospital el 14 de junio en horario de tarde y así irá alternándose todos los meses, salvo agosto por descanso de los magos.

Los más pequeños del HUSO

El Hospital Severo Ochoa atendió en 2015 a casi 1.300 niños, cuya estancia media de hospitalización en la Unidad de Pediatría fue de 3,05 días. En el caso de los recién nacidos fue de casi seis días, 7,28 días para los bebés que tuvieron que ser ingresados en la UCI de neonatos. Las dolencias de los más pequeños que más se trataron el año pasado fueron todas aquellas relacionadas fundamentalmente con los problemas respiratorios y gastrointestinales.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies