ECONOMÍA

Entrevista a Antonio Salinero, delegado sindical de Tapon Spain

“No nos esperábamos el expediente de despido colectivo de Tapón Spain en Leganés”

► El cierre que plantea la empresa afectaría a 46 familias
► Fuentes oficiales confirman que no hay intención de recalificar el suelo

Malas noticias para los 46 trabajadores de Tapón Corona Ibérica, hoy Tapón Spain desde que el grupo polaco Can-Pack la adquiriese en 2010. La mítica planta leganense, con medio siglo de vida y situada en el polígono próximo a la estación de Leganés Central, está en serio peligro. El 1 de octubre los empleados recibieron la noticia del expediente de despido colectivo. El futuro les ha dado un giro de 180º. De momento, ya han salido a la calle a manifestarse con el fin de evitar el cierre. Fuentes oficiales confirman que no tienen previsto una recalificación de suelo. La media de edad de los obreros se sitúa en torno a los 45 años. Nuevocronica.es ha hablado con Antonio Salinero, delegado sindical de Tapón Spain.

Pregunta: ¿La actual situación tiene que ver con el cambio de dueños hace ocho años?
Respuesta: Viene un poco a raíz de ahí. Cuando nos compraron, con muy buenas palabras, nos dijeron que nuestras condiciones laborales no iban a cambiar y que no nos preocupáramos. Que el único cambio iba a ser el de dueño, supuestamente. Con los anteriores no hubo problemas.

P: ¿Por qué se tuercen las cosas?
R: No hacen una inversión para mantener la fábrica, que es vieja. Lo que hacen es mantenernos como estamos. No somos competitivos porque es antigua. Ellos intentan poco a poco reducir plantilla. Al entrar dijeron que había que quedarse con 80 personas. Había gente mayor que fue jubilándose y no entraba nadie con un contrato indefinido, quizás un eventual. Con lo que la plantilla fija se ha ido reduciendo año tras año.

P: Os llegan a plantear un ERE…
R: En el que querían despedir a 31 personas de alrededor de 70, casi el 50%. En el periodo de consultas conseguimos llegar a un acuerdo y que no fueran despidos, sino bajas voluntarias y de éstas conseguimos 21. Ya no fueron éstos despidos traumáticos. También se acordó una bajada salarial.

P: ¿Cuál es la justificación que os dan?
R: Alegan casusas económicas y productivas y que estaban abocados a reducir personal.

P: ¿Cuál es la situación actual?
R: Es un poco el arrastre de lo anterior. La empresa no invierte en mejoras. Si hay una máquina estropeada se repara, sí, pero no existe una inversión como tal para hacernos competitivos y mejorar la planta en sí. Esto nos lleva a que, año tras año, la calidad del producto se reduce. Y cuando esto pasa, los clientes te reclaman y, por lo tanto, te piden menos cantidades de cara al año siguiente. Si al año te pide 200 millones de tapones, al que viene, quizás, te pide 100 o 50.

P: ¿Existe crisis en vuestro sector?
R: Sí entre comillas. Ellos, que son los empresarios y quienes saben de estas cosas, nos comentan que el consumo del tapón del cristal, que es el que lleva realmente la chapa, se está reduciendo y, por el contrario está aumentando el consumo de la lata. Eso claro que nos repercute a nosotros, cada cliente nos pide un poquito menos. El consumo en cristal parece que se está reduciendo, pese a que es el mejor porque es el más higiénico. No tiene nada que ver, a mi parecer, el refresco en una lata que en una botella de cristal. Tiene otro sabor, sabe distinto, si bien desciende la demanda del cristal. Nos repercute también eso.
Despido colectivo

P: A día de hoy, sobre la mesa hay un despido colectivo…
R: Directamente nos plantearon, el 1 de octubre, mediante un escrito al Comité de Empresa un expediente de despido colectivo. A toda la plantilla, claro. Se cerraría la planta, que no se la llevarían a ningún lado, pero el trabajo que nosotros hacemos, sí. Nosotros abastecemos a marcas importantes y todos ellos técnicamente te van a seguir pidiendo. No se fabricaría en Leganés, sino en las otras plantas que el grupo tiene, la más cercana es en Francia.

P: ¿Cuáles son las sensaciones 30 días después?
R: No son buenas. No nos lo esperábamos así tan de repente. Este año ha habido pocos pedidos, un poco raro… Nuestra intención es la de buscar viabilidad. Que hablen con un cliente, con otro, a ver si hay alguna manera de que el grupo quiera invertir en nosotros. Nos dicen que fabricando sólo tapones no ven viable la inversión. Nosotros entonces les decimos que fabriquen tapones y latas, que lo hace también el grupo. Pero ellos no consideran que la inversión que deberían hacer sea rentable. Estamos con incertidumbre. Después de estar trabajando la mayoría una media de 20 años y con una media de 45-50 años de edad…

P: Habéis contado con el apoyo de los distintos grupos políticos…
R: La verdad es que no nos podemos quejar. Se han hecho eco de la situación, así como otra tanta gente. Vinieron muchas personas a la manifestación y nadie quiso ser más protagonista que nuestras reclamaciones.

P: El alcalde ha confirmado que el suelo no se recalifica para poner viviendas…
R: Sí, había suspicacias con este tema porque es un terreno bastante amplio y goloso. Sin embargo, oficialmente no hay nada y no nos consta que el dueño quiera recalificar para venderlo.

P: De momento, mañana a trabajar…
R: Sí, por ahora la fábrica sigue produciendo. Al menos en este mes de noviembre. Ya en diciembre no sabemos qué pasara y si se extinguirán los contratos. Los ánimos no son los mejores, pero tenemos que seguir yendo a trabajar…

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies