LEGANÉS

Ian, en Leganés siguen avivando tu llama

Ian y su madre

► Este leganense lleva desaparecido desde hace un año en Ecuador, adonde había ido a trabajar
► La familia expone que están “desde julio” sin saber nada de las autoridades españolas
► Aunque han pasado 365 días, mantienen la esperanza y apuntan a que “podría estar en alguna de esas cárceles”

El próximo 24 de marzo se cumplirán 30 años del nacimiento de Ian Pardo, vecino leganense. Precisamente, en este mismo mes se da otro fatídico aniversario. El pasado 8 se consumaron 365 días sin saber nada de él. Ian, que se trasladó a Quito, Ecuador, junto con su pareja y su hijo de ahora cuatro años, desapareció en 2018 cuando bajó a comprar a una tienda contigua a su domicilio. Desde entonces se le perdió la pista. Trascurridos 12 meses de su desaparición su familia sigue buscándolo, aunque el empeño no resulte fácil y desde julio vivan con una carencia de información de las instituciones. Continúan avivando la llama que desprende el calor de la esperanza que no ha de perderse…

“Después de un año, aunque intentas no pensarlo, la cabeza da muchas vueltas y te figuras lo peor”, manifiesta apesadumbrada Mar, su madre, a nuevocronica.es. Una pieza fundamental en la búsqueda familiar de Ian ha sido y es Esmeralda, hermana de Mar. Ella, quien también ha conversado con este periódico, guarda el optimismo de volver a verlo con vida. Esmeralda se ha bregado con las distintas administraciones y entes públicos en busca de respuestas que saciasen la sed familiar, pero el resultado no sido exactamente satisfactorio.

En cuanto sucedieron los hechos, éstos fueron denunciados de inmediato en Ecuador por la novia de Ian. Su familia en Leganés intentó proceder de la misma forma. Sin embargo, no ha sido fácil. “Hasta que conseguimos interponer denuncia aquí en Leganés… Fue muy complicado, nos decían que con lo de allí servía…”, recuerdo la tía de Ian, mientras añade que “contactamos con el Ministerio del Interior y con el jefe de desaparecidos, Pedro Herranz. Él consiguió que nos dejasen denunciar. No obstante, yo sigo diciendo que allí no han hecho nada. Y lo mantengo. Y desde aquí algo nos podían haber ido diciendo, aunque sólo fuese para darnos un seguimiento”.

Según su madre, Ely, pareja de Ian, “ya ni recibe noticias de las autoridades de allí. Es más, ni le cogen el teléfono o bien le dicen que la persona que lo lleva no se encuentra en ese momento… Ella hizo allí todo el trabajo. Pegó los carteles en todos los sitios donde pudo, cada vez que un nuevo cuerpo entraba al mortuorio iba…”

Y así van pasando los días. Desde el verano, silencio. Fue entonces cuando, en un cálido día de julio, casi abrasa el timbrazo del teléfono. “Nos llamaban para las pruebas de ADN. Menudo susto porque te piensas que habían encontrado su cuerpo… Pero no. Simplemente era para pasárselas a la Interpol por si encontraban algo que pudiesen cotejar…”, recuerda Esmeralda, quien se queja de “una desprotección total” porque Ian “es un ‘don nadie’, no se trata de ningún banquero ni de ningún famoso. No tenemos ni idea de si el caso sigue abierto o cerrado”.

¿En la cárcel?

Esmeralda tiene una teoría enraizada en su obstinación de pensar que Ian sigue vivo. ¿Por qué no lo buscan en alguna cárcel? “Quizá se haya metido en algún lío que no debería y las prisiones de Ecuador, Perú y países similares no son como las de aquí. Podría darse el caso de que estuviese en una y no habernos enterado”, sostiene y remarca que “es complicado incluso que den a las autoridades la relación de presos que tienen. Allí hay gente metida que ni saben las autoridades que lo están. Sólo hace falta echar un vistazo por Internet a la cárcel 4 de Quito. Hermetismo total. Pero, ¿qué vale la vida allí?”. ¿Y un accidente que le haya sorprendido solo? “También lo he pensado yo, pero no siento que sea eso”, zanja.

Su madre, ya con un año de angustia y de fuente de sed acuestas, descarta que se fuese en una especie de ‘calentón’, “eso me podría cuadrar los primeros días, pero ya no. Tampoco tengo constancia de que estuviese metido en nada raro”. Al hilo de esto último, su hermana puntualiza que “podría haberse metido en algún lío. Él se buscaba la vida trabajando de ilegal, como es el caso de tantas personas que llegan a España. Y, entonces, la droga es una forma fácil de ganar dinero. He imaginado que haya podido ir a alguna reunión en esa línea y que no haya salido muy beneficiado… Y de ahí la cárcel o algo que no quiero creer…”

¿Han intentado acceder a sus redes sociales en busca de información? “Su última publicación en Facebook fue el 6 de marzo de 2018. Lo estuvieron mirando, pero como si ‘Juan y Manuela’. “Tenía un número de teléfono, desde el que él me había mandado WhatsApp. Entonces, vi a ese número en línea, esto fue como unos tres meses después de la desaparición. Le hablé, pero no contestaron. Finalmente, un hombre respondió. Aproveché para preguntarle si le había vendido ese teléfono o cómo lo había conseguido. Me respondió con que no conocía a Ian. Comuniqué toda esta historia a la policía, pero tampoco se investigó y ahí quedó la cosa también”, explica Esmeralda. Ante esto, tampoco ha ayudado nada que el caso no haya gozado de visibilidad mediática. De hecho, a nivel local sólo este medio lo ha tratado. “Está claro que todos los días, por desgracia, desaparece gente. Pero es que nos parece que sólo desaparecen quienes salen en televisión…”, señalan desde la familia.                    

Mientras, el marido de Mar lleva desde baja por depresión desde entonces; y Joel, hermano de Ian, hace un tiempo ya que se tatúo su nombre en el brazo. Su madre ‘teme’ al día 24 y a las emociones que pueden descarrillar… A pesar de todo, les queda aferrarse a la llama, aquella que prende porque más pronto que tarde, Ian reaparezca.                                                                                          

  • 113
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    113
    Shares
  • 113
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Avatar

    David lobato

    17 marzo, 2019 at 14:52

    Va a aparecer ,yo sé que si me niego a creer otra cosa .también tiene amigos en España que lo esperamos y que estamos ,pendientes aún por detrás ahí estamos ,Ian (koro) aparecerá y esto será un mal sueño ,tiempo al tiempo ,y haber si desde España meten presión a las autoridades competentes de kito.que inviertan algo de tiempo y dinero para buscarlo que es su obligación ,este tema me tiene quemado .esperamos que esto se resuelva ,por si bien y por el bien de su familia y amigos .me siento triste …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies