GETAFE

La EMSV de Getafe da ‘marcha atrás’ con el concurso de obras de El Rosón tras la denuncia de irregularidades

Infografía del proyecto de las 60 viviendas que aún se venden en el portal Idealista

La Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda ha dado marcha atrás en el concurso convocado para la construcción de un edificio de 60 viviendas en El Rosón tras las denuncias de irregularidades en la adjudicación que desveló a finales de febrero el digital getafeactualidad.es.

La licitación inicial se saldó con una chapuza administrativa que podría rayar en el [presunto] amaño y prevaricación al proceder de forma ‘ilícita’ al evaluar las ofertas económicas de las empresas que se habían presentado al concurso antes de haber realizado la puntuación de las propuestas técnicas, contraviniendo así el artículo 150 y siguientes de la Ley de Contratos del Sector Público y el propio Pliego de Condiciones.

A este primer concurso para la adjudicación de las obras de construcción de las 60 viviendas del Rosón se habían presentado las empresas Becsa, Dragados (grupo ACS), Ortiz, Isolux, Vías y Construcciones, Edifesa y, por último, la Unión Temporal de Velasco y Construcciones Amenábar.

La forma de proceder de la EMSV en este concurso generó fundadas sospechas de amaño, al postergar la evaluación de los criterios subjetivos y dejando al libre albedrío de los componentes de la Mesa de Contratación determinar a qué empresa adjudicaban las obras.

Compruebe el lector la chapuza hasta en la nota e prensa: «Tras la licitación inicial celebrada el pasado mes de febrero, la EMSV ha realizado los informes técnicos necesarios para despejar cualquier tipo de duda sobre el proceso, concluyendo que la mejor forma de garantizar la total transparencia, igualdad y publicidad es a través de la repetición delconcurso». Un asunto, que a pesar de las dudas históricas sobre las adjudicaciones de la EMSV, nunca había ocurrido.

Algunos edificios de Buenavista han denunciado deficiencias en la construcción de la EMSV, incluso demandas judiciales

La EMSV es una empresa municipal que cumple este año veinte y que ha promovido más de 2.000 viviendas de protección para su venta en barrios como El Casar, Getafe Norte, Los Molinos o Buenavista. En estos dos últimos desarrollos, los más ‘magros’ para la EMSV, hay algunos edificios que han denunciado las chapuzas realizadas en la construcción de las Viviendas de Protección Pública, llegando incluso a demandar en los tribunales a la empresa municipal. En esas promociones la EMSV cuenta con miles de plazas de garaje y locales comerciales que no es capaz de vender ‘ni a precio de saldo’.

También presume la EMSV, además de competir con la iniciativa privada con viviendas de [lujo] a precio de VPPL, de impulsar el ‘alquiler social’ «para dar respuesta a las necesidades de vivienda de las familias con menos recursos». ¿Cuántas viviendas ha alquilado así? El año pasado por estas fechas, el Ayuntamiento solo disponía de 30 viviendas; de ellas, 5 se reservaron para Emergencia Social, otras 5 para familias con dificultades. Quedan 20. Menuda memoria de gestión…

Tras ser desvelado el chanchullo, el Gobierno local intentó —como hace siempre—, desmentir las presuntas irregularidades asegurando que «se abrió primero la documentación técnica, y posteriormente la proposición económica», una aseveración que, a la luz del anuncio de la EMSV de repetir el concurso, queda acreditada como «manifiestamente falsa».

Pillados con las manos en la masa

El gerente de la EMSV de Getafe, Ángel Antonio Fernández Andrés

El protagonista de la chapuza en la adjudicación de obras de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda es su gerente, Ángel Antonio Fernández Andrés, otro ‘listo de confianza’ de la alcaldesa. Para eso ha sido contratado. Su gestión, al frente de la empresa se resume en una oferta para asesorar en reformas a las comunidades de vecinos, algunos cartelitos sobre la Inspección Técnica de los Edificios (ITE), el intento fracasado de vender las miles de plazas de garaje y los locales comerciales que posee la EMSV y un concurso para adjudicar obras, sospechoso de trampa o amago de ella, y de la cual ha tenido que dar marcha atrás. Coitus inturruptus.

Antes de incorporarse al Ayuntamiento de Getafe como gerente de la EMSV, Ángel Antonio Fernández Andrés‘Máster en Política Territorial y Urbanística’ de la UC3M—, se incorporó como socio en el despacho Dutilh Abogados llevando temas de derecho inmobiliario. Llegó allí desde la empresa promotora Metrovacesa. Ya se sabe, oficinas, centros comerciales, promoción residencial, suelo, logística, hoteles, residencias de la tercera edad, aparcamientos o campos de golf. Todo un fichaje.

Ahora, el gerente de la EMSV —‘pillado con el carrito de los helados’—,  ante las posibles consecuencias judiciales, llevará al próximo consejo de administración la repetición del concurso para «garantizar la transparencia de todas las acciones llevadas hasta el momento». Entonces, si todo ha estado bien hasta el momento ¿porqué se repite el concurso? Otro listo que cobra una pasta como cargo de confianza y que nos toma por tontos… Hasta que el ‘carrito’ les pille las manos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies