DESDE LA DOBLE A

Partidas para maquillaje en Leganés

portada-la-plaza

 

Otra gota para el vaso de los despilfarros. Podrían estar muy próximos los aires de corporativismo impreso rondando, de nuevo, por el Ayuntamiento de Leganés. Hace un tiempo paró la revista La Plaza. Pero, podría estar cerca de resucitar. Una revista publicitaria del Gobierno de turno. Toda ella era una sucesión satinada de fotos de los regentes del municipio con sus mejores sonrisas. Había espacio también para algo parecido a una columna de opinión para cada partido y aquella última página con las viñetas de una suerte de monstruo del lago Ness, Nensi, para los más pequeños.

Publicidad institucional en vena. Maquillaje en celulosa a cargo de los vecinos. El Gobierno de Santiago Llorente quiere recuperar esta publicación propagandística. No es preciso adormecer a las gentes con folletos publicitarios pagados de sus propios bolsillos.

No está siendo fácil el casi 25% de legislatura que llevamos en Leganés y, quizás por eso, el alcalde necesite una mano. Y, habrá entendido que hacerse autobombo podría aflojar la corbata que aprietan sus gastos en comidas con la tarjeta del Ayuntamiento, el enchufismo de sus directores generales, el mal estado de colegios o instalaciones deportivas, los desorbitados sueldos que ha puesto a sus camaradas de partido o a él mismo, la quietud en la gestión diaria de la ciudad…

La Oposición está en contra de desempolvar La Plaza y los fantasmas de la comunicación corporativa con el parné de todos. Hombre, los vecinos ya pagamos demasiado como para, encima, sustentar páginas donde leer los regocijos y gracietas del Gobierno, sea cual sea, en este caso el PSOE-IU. Es evidente que son prácticas desactualizadas y criticables a cualquier partido que quisiese llevarlas a cabo en la ciudad.

Destinamos mucho dinero, por ejemplo, en el jefe de la Asesoría Jurídica, José María Borreguero. Es complejo mantener bien atado lo que se lleva este señor (le van subiendo el salario por ediciones), ahora ronda los 90.000 euros/anuales. O llevamos más de 2.000 euros en comidas del Gobierno a costa de todos. Otra práctica desactualizada. O los sueldos, fuera de la realidad de Leganés, de los concejales de la Corporación. Lo dicho, muchos gastos como para correr con otros 80.000 euros más los dineros de distribución. Esa es la cifra, aproximada, de lo que acarrearía resucitar el autobombo de La Plaza. Pero, Santiago es experto es resucitar. Cuando el concejal no adscrito, Jorge Pérez (otrora militante de la vitamina naranja) fue defenestrado por su partido y nadie lo quería, el alcalde le ha procurado toda clase de parabienes tales como un amplio despacho donde guarecerse y dar estabilidad al Gobierno.

También ha resucitado a Martín de la Sierra, delegado de Cultura. Tras su reprobación, por mayoría absoluta, en el Pleno de marzo, fue Santiago quien habló por él para defenderlo y ascenderlo al Olimpo de los concejales pepineros. Martín de la Sierra es el encargado de traernos el Panem et circenses con sus toros. Es un debate manido y para rato; toros sí, toros no. Toros, sí. El animal, por supuesto. Su maltrato y muerte a costa del erario público creo que está desfasado. Sobre todo, cuando ese dinero se puede invertir en cosas mucho más culturales para la ciudad como la organización de una buena Feria del Libro que ha estado abandonada. Para empezar no se pudo hacer en Fuente Honda por la carpa ilegal del bar Melody, con cuya dueña guarda Luis una especial y almibarada relación. Un edil que obtuvo una contundente reprobación plenaria pero que es otro de los santos resucitados por Llorente.

Además, con el tema de los toros hemos tenido otro empacho publicitario. Nuestro municipio está atestado de propaganda de este (perdónenme los taurinos) mal llamado arte. Propaganda que se ha situado donde y como se ha querido. La polémica Ópera Carmen también tuvo un flujo publicitario notable y fue un auténtico fracaso en términos de aforo. Alrededor de 2.000 personas sentadas de las 8.000 localidades. Leganés tiene suerte con un edificio como La Cubierta, que se puede destinar a eventos de índole diversa, pero no con su actual gestión y concesión.

Es mejor ponerse a trabajar en realidades y argumentos y no recurrir a las partidas de maquillaje.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies